CAMBIO CLIMÁTICO

Las conversaciones climáticas de la ONU llegan a un final decepcionante

MADRID—Más de dos semanas de conversaciones climáticas de la ONU terminaron ayer con pocos avances en un tema clave relacionado con el acuerdo climático de París, un punto muerto que frustró tanto a los activistas como a los negociadores, y que generó nuevas preocupaciones sobre el futuro del planeta.

La ruptura ocurrió incluso después de que los negociadores trabajaron más de 40 horas después del cierre oficial de las conversaciones para tratar de llegar a una resolución. Pero las largas horas y las noches de insomnio no dieron lugar a un acuerdo sobre la última pieza del libro de reglas del Acuerdo de París: pautas sobre cómo los mercados internacionales de carbono servirían al acuerdo climático de 2015.

Gran parte de la culpa recayó en la delegación chilena, que encabezó las conversaciones. La presidencia chilena fue criticada por no equilibrar las necesidades de los diferentes grupos de negociación y por un proceso que se retrasó perpetuamente. Otra queja: la falta de consenso en temas clave como el comercio de carbono, incluso cuando avanzaba la segunda semana de negociaciones.

“Simplemente no se siente como un lugar donde la gente está tratando de resolver las cosas”, dijo un negociador senior a E&E News, mientras las conversaciones se prolongaban el viernes.

El letargo de las negociaciones contrastó fuertemente con la pasión de los manifestantes que llenaron las calles de Madrid por cientos de miles al final de la primera semana de la conferencia. Y se sintió desconectado de los activistas juveniles liderados por la sueca Greta Thunberg, y de los defensores de los derechos humanos, indígenas y científicos que asediaron el lugar de la conferencia exigiendo acciones en línea con una emergencia.

LEER  La energía eólica marina entrará en aguas australianas, siempre que allanemos el camino para esta nueva industria.

Una protesta el miércoles provocó la expulsión de 200 personas de la conferencia de la ONU, apodada COP 25.

El mayor obstáculo se centró en el artículo 6 del Acuerdo de París, que trata sobre el comercio y las compensaciones de carbono. Esta fue la última pieza del libro de reglas del acuerdo que en gran parte se puso a dormir hace un año en Katowice, Polonia.

Las conversaciones se estancaron aquí cuando los países profundizaron en las posiciones que han mantenido desde París sobre la mejor manera de garantizar la integridad ambiental y qué créditos deberían calificar para ser comprados y vendidos en un nuevo mercado multinacional de emisiones. Al final, la Conferencia de las Partes tomó medidas para darse seis meses más para resolver esas diferencias, retrasando la decisión hasta una reunión de junio en Bonn, Alemania.

La batalla por los mercados de carbono dividió la conferencia incluso después de que los participantes llegaran a un acuerdo sobre otros temas espinosos, como los próximos pasos en un mecanismo para ayudar a los países pobres.

Por un lado: una alianza compuesta por pequeños estados insulares, países menos desarrollados, la Unión Europea y varias naciones latinoamericanas, incluido Chile.

Del otro lado: las principales naciones en desarrollo, encabezadas por Brasil. Su objetivo era ayudar a sus sectores privados a vender los créditos de carbono sobrantes del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) del Protocolo de Kyoto que expira en el futuro mercado de carbono del Acuerdo de París.

Además, Brasil quería una exención a las reglas de París para la doble contabilidad que habría permitido que un país contara las emisiones de los proyectos de mitigación para su propia contribución determinada a nivel nacional a París, incluso después de haberla vendido.

El gigante sudamericano era el único que ocupaba esa posición, pero cuando las conversaciones se alargaron el viernes, la delegación de EE. UU. se acercó a Brasil para negociar un compromiso que hubiera limitado el doble cómputo pero, a cambio, les hubiera dado a los países en desarrollo un período de transición durante el cual podrían vender pre- Créditos MDL 2020 en el mercado de París.

Según una estimación, la medida habría lanzado cientos de millones de toneladas adicionales de CO2 a la atmósfera, habría permitido a los países y corporaciones superar sus objetivos de París y habría contribuido con 0,01 grados centígrados adicionales al calentamiento global.

Cuando la presidencia de la COP publicó un texto el sábado por la mañana que proponía esta compensación, se encontró con un rechazo inmediato.

La situación tampoco mejoró cuando la presidencia chilena de la COP trató de llegar a un acuerdo el sábado por la noche sobre el Artículo 6, pero no invitó a varios jugadores, incluidas naciones africanas y países latinoamericanos progresistas.

La presidenta de la COP, Carolina Schmidt, luego se disculpó por las exclusiones y prometió un proceso más transparente, pero el daño ya estaba hecho. Las conversaciones que duraron toda la noche del sábado no lograron llegar a un compromiso.

La presidencia chilena de la COP recibió bajas calificaciones de parte de los ambientalistas por proponer textos que entregaban demasiado a Brasil y sus aliados, y por parecer menospreciar a los países vulnerables.

“La presidencia chilena tenía un trabajo: proteger la integridad del Acuerdo de París y no permitir que el cinismo y la codicia lo desgarren”, dijo Jennifer Morgan, codirectora ejecutiva de Greenpeace International, luego de que la presidencia publicara un borrador del Artículo sábado 6 que incluyó concesiones para los principales países emisores. “El enfoque que ha tomado Chile… ha demostrado cómo ha escuchado a los contaminadores y no a la gente”.

La COP aprobó un lenguaje que «recuerda» que los compromisos de París tienen la intención de «representar una progresión» hacia una ambición más fuerte con el tiempo.

Los ecologistas calificaron el resultado de débil, pero al menos insinuó la esperanza de que las partes se comprometan con mayor firmeza antes de las conversaciones del próximo año en Glasgow, Escocia.

Bill Hare de Climate Analytics dijo que este año fue una señal de que la pérdida del liderazgo climático de EE. UU. bajo el presidente Trump ha afectado la disposición de otros países para tomar medidas decisivas.

“Una de las grandes dinámicas políticas aquí es la preocupación de China de que Estados Unidos no está en el juego”, dijo. “Desde el punto de vista del gobierno chino, si Estados Unidos no está aumentando la ambición, ¿por qué debería hacerlo?”.

Reimpreso de Climatewire con permiso de E&E News. E&E brinda cobertura diaria de noticias ambientales y de energía esencial en twww.eenews.net.

LEER  Nueva energía renovable barata

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies