SOSTENIBILIDAD

cómo los anuncios te hacen pensar que las marcas son más ecológicas de lo que son, y cómo evitar caer en la trampa

Los anuncios son omnipresentes en la vida de muchas personas, ya sea en vallas publicitarias en nuestras ciudades o en nuestros teléfonos mientras nos rastrean a través de Internet. Eso es una gran cantidad de poder e influencia. Por ejemplo, los anuncios que atraen a los consumidores con conciencia ecológica tienen el potencial de afectar drásticamente las percepciones públicas sobre cómo las marcas están abordando el cambio climático.

La tendencia de la publicidad ecológica, que presenta anuncios que explícita o implícitamente abordan la relación entre un producto o servicio y el entorno natural, promueven un estilo de vida ecológico o presentan a una corporación como ambientalmente responsable, está creciendo rápidamente. Muchos anuncios ahora presentan una variedad de tácticas inteligentes, desde llenar su pantalla con verde hasta usar términos vagos como «totalmente natural», diseñados para convencerlo de que los productos que están vendiendo son buenos para el planeta.

Pero, ¿son estos anuncios realmente un reflejo de la mejora en lo que respecta a las prácticas de producción, o es solo otro ejemplo de greenwashing, cuando las empresas presentan una imagen exagerada o incluso falsa de tener un impacto positivo en el medio ambiente? Gracias a un creciente cuerpo de investigación, hay una serie de cosas que puede observar para notar la diferencia.

A medida que más y más personas se abren los ojos a la dura realidad del cambio climático y el papel dañino que el consumismo tiene que desempeñar para acelerarlo, las marcas se dan cuenta de la necesidad de «poner lo verde primero» si quieren vender sus servicios. Como resultado, las últimas tres décadas han visto florecer la publicidad ambiental.

Como reacción, la investigación sobre la publicidad verde comenzó a surgir a principios de la década de 1990. Aunque ha sido relativamente escaso, un número creciente de académicos ha estado examinando cómo responde la gente a los anuncios ecológicos y qué tan realistas son estos anuncios.

LEER  Clima: Fuelóleo doméstico, coche de gasolina, avión... La UE presenta su proyecto "big bang"
Esta maqueta publicitaria juega con las asociaciones subconscientes entre el color verde y la sostenibilidad.
Shutterstock

Incluso en 2009, una encuesta encontró que el 80% de los especialistas en marketing se estaban preparando para aumentar el gasto en marketing ecológico para dirigirse a consumidores más conscientes del medio ambiente. Y la investigación desde entonces ha enfatizado la importancia de desarrollar la combinación adecuada de técnicas de comunicación y mensajería en un anuncio para atraer el interés de aquellos con preocupaciones ambientales.

Los estudios sugieren que la afinidad emocional de las personas hacia la naturaleza tiene una fuerte influencia positiva en sus niveles de consumo verde. Y dado que los productos ecológicos también suelen ser más caros, los anuncios para ellos tienden a jugar con las emociones de las personas, en lugar de centrarse en los beneficios funcionales de los productos, para fomentar la compra.

Algunas empresas, sin embargo, intentan crear este efecto sin que los hechos lo respalden: “lavado verde”. Los anuncios de lavado verde presentan afirmaciones confusas o engañosas que carecen de información concreta sobre los impactos ambientales reales de lo que se anuncia. A menudo implican apelaciones emocionales que te hacen sentir bien por ayudar al medio ambiente, cuando la realidad es menos agradable.

En uno de los estudios más recientes sobre publicidad ecológica publicado en el European Journal of Marketing, investigamos el papel que desempeña la música publicitaria en las elecciones de compra ecológicas de los consumidores. Creamos anuncios de radio para dos marcas ecológicas ficticias (un automóvil eléctrico y una taza de café reutilizable).

Descubrimos que agregar música alegre y brillante a los anuncios hizo que los oyentes se sintieran mejor con la marca en cuestión y, por lo tanto, más propensos a comprarle, en comparación con cuando el mismo anuncio de radio iba acompañado de música lenta y triste, con un sonido aterrador. música, o nada de música.

Música temible.
Autor proporcionado, Autor proporcionado832KB (descargar)

Con su fuerte poder emotivo, la música de fondo se puede utilizar como una «pista periférica» ​​en los anuncios, junto con eslóganes ecológicos, para hacer que los productos parezcan más positivos. Pero eso significa que las empresas pueden hacer un mal uso de estos atractivos emocionales para reforzar promesas fabricadas y reclamos débiles en torno a la sostenibilidad.

Si estas afirmaciones se desacreditan públicamente, tiende a generar escepticismo en el consumidor sobre la validez de las afirmaciones de sostenibilidad. Esta es una barrera desafortunada para las marcas que realmente ofrecen productos ecológicos, y como resultado es menos probable que se les tome en serio.

Publicidad engañosa

Las afirmaciones ecológicas se utilizan con frecuencia para que la gente compre productos que simplemente no son intrínsecamente respetuosos con el medio ambiente: desde botellas de plástico reciclables y tazas de café desechables hasta vuelos y coches de combustión que se comercializan con un impacto «menor», pero en realidad muy alto, en el entorno.

Como ejemplo, se alegó que el gigante petrolero BP había estado engañando a los clientes a través de una campaña publicitaria lanzada en 2019. Se acusó a los anuncios de crear una impresión potencialmente engañosa de la empresa al centrarse en sus inversiones en energía renovable, mientras que el petróleo y el gas aún compensan. una parte significativa de su negocio. BP retiró los anuncios en cuestión en febrero de 2020.

De hecho, las empresas de combustibles fósiles se encuentran entre las que más gastan en anuncios de Google que parecen resultados de búsqueda, lo que los activistas creen que es un ejemplo de lavado verde endémico.

Un video de la organización benéfica de derecho ambiental ClientEarth que explora el lavado verde en el marketing de BP.

La reacción contra el greenwashing ha dado lugar a estrategias como la «antipublicidad», una táctica que utiliza el marketing para animar explícitamente a la gente a comprar menos. Las empresas que han adoptado esta estrategia, incluidas REI y Patagonia, afirman que la prueba de la sinceridad (o hipocresía) ecológica de una marca es si los productos que venden son útiles, duraderos y de alta calidad, alentando a sus clientes a comprar menos cosas que durar más.

Si sospecha de las credenciales ecológicas de una marca, busque evidencia producida de forma independiente para las afirmaciones que están haciendo. La Autoridad de Normas de Publicidad permite a las personas marcar un anuncio o presentar una queja si sospechan que se está realizando un lavado verde. Y también es hora de aumentar la legislación publicitaria para evitar que las empresas vendan productos no sostenibles. Esto podría ser similar a los requisitos del Reino Unido para que los influencers marquen su contenido anunciado en Instagram.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies