SOSTENIBILIDAD

Los seres humanos han estado alterando la naturaleza durante miles de años; para dar forma a un futuro sostenible, es importante comprender esa historia profunda

En julio de 2024, todas las miradas se centrarán en París para los Juegos Olímpicos de Verano. Espectadores de todo el mundo convergerán en la Ciudad de la Luz para ver competir a los atletas y sumergirse en la cultura, el romance y la historia de una de las ciudades más reconocibles del mundo.

Pero un hito icónico de París, la catedral de Notre Dame, aún estará en renovación después de un devastador incendio que se inició en la catedral y ardió durante 12 horas el 14 de abril de 2019. Cuando se extinguieron las últimas brasas, la mayor parte de la madera y el metal de Notre Dame. El techo estaba destruido y su majestuosa aguja había desaparecido, consumida por las llamas.

Notre Dame tiene casi 1000 años y ha sido dañada y reparada muchas veces. Su última renovación importante fue a mediados del siglo XIX. Las enormes vigas que enmarcaban la estructura se fabricaron a partir de robles europeos talados hace 300 o 400 años.

Hoy en día, estos árboles son comunes en todo el centro-norte de Europa, pero pocos son lo suficientemente altos como para reemplazar la celosía y la aguja del techo de Notre Dame, gracias a siglos de deforestación. Los planificadores tuvieron que buscar en todo el país suficientes robles de tamaño adecuado para la restauración.

Los forestales franceses cosechan robles centenarios para la reconstrucción de la estructura del techo y la aguja de Notre Dame.

Como arqueólogo, estudio las interacciones humanas a largo plazo con la naturaleza. En mi nuevo libro, “Understanding Imperiled Earth: How Archaeology and Human History Inform a Sustainable Future”, describo cómo abordar las crisis ambientales modernas requiere una comprensión de la historia profunda, no solo de los registros humanos escritos, sino también de las conexiones antiguas entre los humanos y la naturaleza. mundo.

Mucha gente supone que los impactos devastadores que los humanos han causado en nuestro planeta se produjeron con la era industrial, que comenzó a mediados del siglo XVIII. Pero la gente ha estado transformando las condiciones de la Tierra durante milenios. Mirar hacia atrás puede informar nuestro viaje hacia adelante.

LEER  El cáñamo es más sostenible que la madera: así es como podría transformar la construcción con bajas emisiones de carbono

De la deforestación a la reforestación

Para ver cómo funciona esto, consideremos la escasez de árboles altos para Notre Dame desde una perspectiva más amplia. La deforestación en Europa se remonta al menos a 10.000 años, cuando los primeros agricultores se extendieron por todo el continente, talando bosques y creando tierras agrícolas y de pastoreo para formar los paisajes actuales.

Basándose en evidencia arqueológica, modelos basados ​​en polen y registros escritos, los científicos han determinado que la cubierta forestal en el norte, centro y oeste de Europa alcanzó su densidad más alta hace unos 10.000 a 12.000 años, seguida de una disminución gradual a lo largo de los milenios intermedios. Hacia el año 1700 d. C., la gente cultivaba 250 millones de acres (100 millones de hectáreas) de campos agrícolas, la mayoría de los cuales habían sido creados mediante la tala de bosques nativos europeos.

Voluntarios plantan árboles nativos en un proyecto de reforestación en Escocia.

Millones de acres de madera se convirtieron en combustible para hogares domésticos y luego para hornos y calderas durante la Revolución Industrial. Este proceso fue tan transformador que el renombrado geógrafo británico HC Darby, en un escrito de 1954, lo llamó “probablemente el factor individual más importante que ha cambiado el paisaje europeo”.

La mayoría de estos bosques se perdieron mucho antes de que los científicos pudieran estudiarlos, pero el trabajo de detectives históricos puede completar la información que falta. Al identificar restos de plantas carbonizadas de antiguos fogones y analizar el polen de los núcleos de lagos y suelos, los arqueólogos pueden mapear dónde alguna vez florecieron los bosques antiguos, determinar qué especies estaban representadas y reconstruir cómo eran los bosques.

Hoy en día, las naciones europeas están trabajando para restaurar los bosques en todo el continente con el fin de frenar el cambio climático y la pérdida de especies. Con información histórica sobre los bosques del pasado, los científicos modernos pueden tomar mejores decisiones sobre qué especies de árboles plantar, seleccionar las mejores ubicaciones y proyectar cómo los árboles pueden responder al cambio climático futuro.

Entendiendo lo que es posible

En los últimos 50 años, el ritmo y la escala de los impactos humanos en la Tierra se han intensificado. En lo que los estudiosos han denominado “la Gran Aceleración”, actividades humanas como la tala de bosques, la conversión de tierras para la agricultura y el desarrollo, la sobreexplotación de la vida silvestre y la pesca y el calentamiento de la atmósfera mediante el uso generalizado de combustibles fósiles han alterado las condiciones de vida.

Para las personas nacidas durante esta era de cambios vertiginosos, puede resultar difícil imaginar la vida en la Tierra antes de que los humanos la rehicieran. Los científicos han señalado el peligro de las llamadas “líneas de base cambiantes”, la tendencia generalizada a suponer que el actual estado de agotamiento de la naturaleza es como siempre han sido las cosas. Saber cómo solían verse y funcionar los ecosistemas, y cómo las acciones humanas los han cambiado, aclara la escala de las tareas de conservación.

La historia ofrece información sobre cómo era el mundo, mucho antes de que la globalización y las actividades industriales remodelaran el planeta. Huesos de animales desechados, fragmentos de carbón, herramientas de piedra rotas y otros restos flotantes del pasado antiguo proporcionan pistas sobre el tamaño y la abundancia de las especies animales, la ubicación y composición de los bosques y paisajes nativos, y las condiciones atmosféricas fluctuantes. También indican cómo respondieron los humanos, las plantas y los animales a estos cambios.

Informar un futuro resiliente

El pasado puede ayudar a las sociedades modernas a enfrentar los desafíos ambientales actuales de innumerables maneras. Comprender cómo se requiere un cuidadoso trabajo de detective histórico y creatividad científica. Aquí están algunos ejemplos:

  • Rastrear dónde los pescadores indígenas recolectaron el abulón negro durante más de 10.000 años puede guiar los esfuerzos de restauración de esta especie en peligro de extinción. Numerosos ejemplos de estrategias indígenas efectivas están surgiendo de investigaciones arqueológicas y antropológicas recientes, que muestran prácticas innovadoras de gestión de la tierra, agricultura sostenible y resiliencia comunitaria que se han perfeccionado a lo largo de siglos.

  • Comprender la historia de la deforestación y los patrones de conversión de tierras puede ayudar a los expertos en salud a anticipar futuras pandemias. Muchas enfermedades infecciosas pasan de la vida silvestre a los humanos, y las actividades humanas como la deforestación y la urbanización están acercando cada vez más a los humanos y la vida silvestre. Esto aumenta el riesgo de transmisión de enfermedades zoonóticas.

  • Las colecciones de los museos pueden ayudar a los científicos a documentar y comprender la disminución de las especies y a crear estrategias efectivas para luchar contra la pérdida de biodiversidad global. Por ejemplo, las colecciones de anfibios preservados de los museos han permitido a los científicos rastrear la propagación del mortal hongo quitridio, ayudando en el desarrollo de estrategias de conservación específicas para proteger a las especies vulnerables de ranas.

El análisis de ADN de palomas migratorias en colecciones de museos indica que factores genéticos pueden haber contribuido a la extinción del ave, junto con la caza excesiva masiva por parte de los humanos.
Tim Evanson/Flickr

Los seres humanos pueden frenar y, tal vez, revertir los daños ecológicos que han causado, pero la Tierra nunca volverá a algún estado prístino del pasado.

No obstante, creo que la historia puede ayudar a los humanos a salvar los lugares naturales y salvajes que quedan en la Tierra y que, junto con íconos culturales como Notre Dame, cuentan la historia de quiénes somos. El objetivo no es retroceder, sino crear un planeta más resiliente, sostenible y biodiverso.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies