Subida Del Nivel Del Mar

por qué Nueva Zelanda está redactando una nueva ley para permitir que las comunidades se alejen de los riesgos climáticos

La revisión recientemente anunciada por el gobierno de importantes leyes ambientales dará como resultado una nueva ley centrada únicamente en la adaptación al cambio climático.

La Ley de Gestión de Recursos (RMA) de 30 años fue pionera cuando se aprobó en 1991, la primera en el mundo basada en el concepto de gestión sostenible. Pero ha sido objeto de muchas críticas y enmiendas, desde todos los ángulos.

Por un lado, no ha protegido lo suficiente el medio ambiente, permitiendo la degradación de los cursos de agua y la pérdida de la biodiversidad autóctona. Por otro lado, sus procedimientos son lentos y engorrosos, lo que dificulta su desarrollo. También se le ha culpado en parte por la actual escasez de viviendas en Nueva Zelanda.

En este documental, dirigido por Magnolia Lowe, la autora aborda cuestiones legales en torno al agua, desde el cambio climático hasta la contaminación.

Una extensa revisión independiente de la legislación recomendó reemplazar la RMA con tres leyes nuevas separadas, una de ellas centrada en la adaptación climática.

Quizás lo más significativo es que la revisión recomendó un nuevo fondo gubernamental para pagar el retiro administrado, para garantizar mejor que el cambio ocurra de manera justa y consistente en todo Aotearoa, Nueva Zelanda.

Demandado si lo hace y demandado si no lo hace

Las leyes actuales tanto en Australia como en Nueva Zelanda están obstaculizando la adaptación a los efectos del cambio climático.

La Comisión de Productividad de Australia descubrió ya en 2012 que la ley era una barrera para la adaptación efectiva al cambio climático. Significativamente, los gobiernos locales son responsables de las medidas de adaptación, pero sus habilidades y responsabilidades precisas no son lo suficientemente claras.

Por lo tanto, se enfrentan a un “dilema de responsabilidad” en el que son demandados si toman medidas y demandados si no lo hacen. El miedo a ser demandados les ha impedido tomar medidas y, para algunos consejos locales, la preocupación por la responsabilidad se ha descrito como el problema más importante que hay que resolver.



Leer más: Cuando el cambio climático y otras emergencias amenacen el lugar donde vivimos, ¿cómo manejaremos nuestro retiro?


La investigación en Nueva Zelanda ha encontrado lo mismo: las autoridades locales de Nueva Zelanda han sido demandadas cuando toman medidas para adaptarse al cambio climático y demandadas cuando no han actuado con suficiente audacia. El temor a la responsabilidad también ha impedido que el gobierno local de Nueva Zelanda tome medidas que sabe que son necesarias.

Las pautas de adaptación a amenazas costeras emitidas por el Ministerio de Medio Ambiente han ayudado pero no son suficientes.

Carretera que recorre la costa
La devolución de las medidas de cambio climático a los gobiernos locales ha inhibido la planificación estratégica nacional del uso de la tierra.
Shutterstock/Krug

Barreras y brechas para una adaptación efectiva

No es solo el miedo a la responsabilidad, hay muchas barreras legales que dejan a las autoridades locales inseguras de lo que pueden o no pueden hacer. En algunos casos, se les impide legalmente hacer lo que deben hacer.

En 2019, un extenso estudio de Nueva Zelanda identificó numerosas barreras y brechas en la ley y recomendó muchos cambios a la legislación relevante, principalmente la RMA.

La RMA incluye varias barreras para la adaptación en general, así como la retirada controlada en particular. Por ejemplo, no siempre está claro quién es responsable de tomar determinadas medidas de adaptación climática, ya sea que se trate de construir diques de contención, imponer condiciones a los permisos de construcción para garantizar la resiliencia futura o simplemente revisar dónde se pueden construir viviendas y otras estructuras frente a riesgos crecientes por el aumento del nivel del mar.



Leer más: Si el calentamiento supera los 2 °C, las capas de hielo de la Antártida que se derriten podrían elevar los mares 20 metros en los próximos siglos


Incluso cuando la responsabilidad es clara, el alcance de los poderes puede no estar claro, o la medida más apropiada puede no estar definida o dejar demasiada flexibilidad sobre lo que debe hacerse.

También existen fuertes barreras para las medidas de adaptación que involucran la interferencia con los usos de la tierra existentes y permitidos. En algunos casos, no parece posible obligar a los terratenientes a retirarse de la costa ante el aumento del nivel del mar. Si se mudan, no está claro si tienen derecho a una compensación y, de ser así, quién debería pagar.

Otra investigación centrada únicamente en la gestión de los usos existentes (particularmente el retiro) también encontró que la ley debe cambiar si queremos permitir que el gobierno tome las medidas necesarias para que las comunidades se adapten al cambio climático.

La ley también debe cambiar si queremos hacer esto de manera justa y digna, y sin transferir los riesgos y las cargas a los más vulnerables.

reforma de la ley

El RMA es un estatuto enorme de 836 páginas. Gobierna la mayoría de los usos de la tierra, los recursos naturales y el área marina costera en Nueva Zelanda. Proporciona políticas y normas nacionales, así como regionales y locales.

Pero la devolución al gobierno local ha inhibido la planificación estratégica nacional para los usos de la tierra. Por ejemplo, las ciudades han sacrificado las mejores tierras para la producción de alimentos por viviendas en la periferia urbana. Es importante destacar que la RMA no ha previsto los crecientes riesgos del cambio climático.

El panel de reforma de RMA hizo varias recomendaciones para corregir las barreras a la adaptación climática, que incluyen:

  • Dirección nacional obligatoria sobre medidas de adaptación climática

  • planes espaciales que incluyen disposiciones para la adaptación

  • financiación para permitir la retirada gestionada

  • regímenes de planificación flexibles

  • y la facultad de modificar los permisos y usos de suelo existentes.

Todavía no hay suficientes detalles para evaluar cómo se logrará esto. Actualmente, el Ministerio de Medio Ambiente está determinando con precisión cómo deben redactarse estos nuevos estatutos.

Pero esto podría ser otra primicia mundial: leyes que prevean la adaptación climática, incluido un fondo que permita a las comunidades gestionar su retirada de los riesgos climáticos. Nueva Zelanda es pequeña ya menudo experimenta con nuevas ideas e iniciativas. Este bien puede ser uno que Australia debería estar observando.

LEER  Traducir el riesgo a costos futuros ayuda a los compradores e inquilinos a comprender las probabilidades

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies