NATURALEZA

¿Es realmente necesario «reforzar» su sistema inmunológico?

Para la salud inmunológica, algunas personas influyentes parecen pensar que la filosofía de Ricitos de Oro de “lo perfecto” está sobrevalorada. ¿Por qué conformarse con menos inmunidad cuando puedes tener más? Muchas publicaciones en las redes sociales promocionan suplementos y otros trucos que “estimulan su sistema inmunológico” para mantenerse saludable y defenderse de las enfermedades.

Sin embargo, estas afirmaciones no se basan en la ciencia ni en lo que se sabe sobre la función inmune. No es necesario «reforzar» los sistemas inmunológicos sanos. En cambio, el sistema inmunológico funciona mejor cuando está perfectamente equilibrado. Los expertos científicos en el sistema inmunológico (inmunólogos) saben que una reacción inmune excesiva podría provocar alergias, trastornos autoinmunes o inflamación crónica. Por otro lado, una reacción inmune muy pequeña podría provocar una enfermedad o infección.

Su sistema inmunológico requiere un delicado equilibrio para funcionar correctamente. Cuando está desequilibrado, su propio sistema inmunológico puede causar enfermedades.

saldo celular

El sistema inmunológico es el sistema de defensa móvil de su cuerpo. Es una red compleja de células y órganos que trabajan juntos para proteger su cuerpo de infecciones y enfermedades. Sus células inmunes están continuamente patrullando, viajando por todo su cuerpo en busca de invasores infecciosos y daños.

Se crean nuevas células inmunitarias en la médula ósea. Ciertas células inmunitarias, llamadas células B y células T, son las fuerzas especiales del sistema inmunológico y desempeñan un papel importante en la eliminación de invasores infecciosos. Debido a esta función, estas células se someten a un riguroso campo de entrenamiento durante su desarrollo para garantizar que no descarguen fuego amigo sobre las células sanas del cuerpo.

Cualquier célula B o T que muestre actividad contra uno mismo (o autorreactividad) muere durante el entrenamiento. Millones de células B y T recién creadas mueren cada día porque fallan en este proceso de entrenamiento. Si estas células autorreactivas escapan a la destrucción, podrían volverse contra el cuerpo y llevar a cabo un ataque autoinmune inadecuado.

Mi investigación investiga cómo las células B pueden pasar los puntos de control que el sistema inmunológico tiene establecidos para protegerse contra la autorreactividad. Estos puntos de control de tolerancia garantizan que las células inmunes autorreactivas sean eliminadas del cuerpo o mantenidas en bloqueo permanente e incapaces de participar en respuestas inapropiadas que apuntarían al tejido sano.

Más no es necesariamente mejor

Probablemente haya visto anuncios de suplementos dietéticos que prometen «estimular la función inmune». Si bien esto puede parecer atractivo, es importante tener en cuenta que el sistema inmunológico funciona mejor cuando está perfectamente equilibrado.

Si el sistema inmunológico es como un termostato, subirlo demasiado da como resultado una sobreactivación e inflamación incontrolada, mientras que bajarlo demasiado resulta en una falta de respuesta a las infecciones y enfermedades.

Debido a que mantener el equilibrio inmunológico es fundamental, modificar el sistema inmunológico mediante el uso de suplementos no es una buena idea a menos que tenga una deficiencia clínica en ciertos nutrientes vitales. Para las personas con niveles saludables de nutrientes, tomar suplementos podría generar una falsa sensación de seguridad, particularmente porque la letra pequeña en la parte posterior de los suplementos generalmente tiene esta advertencia sobre los beneficios enumerados: “Esta declaración no ha sido evaluada por la FDA. No pretende diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad”.

Por otro lado, llevar una dieta bien equilibrada, hacer ejercicio con regularidad, reducir el estrés y dormir bien puede ayudar a su cuerpo a mantener un sistema inmunológico funcional y saludable. Aunque estos estilos de vida no son infalibles, contribuyen a una buena salud general y, en última instancia, a un sistema inmunológico más saludable.

En realidad, las vacunas son la única herramienta segura y eficaz, más allá de los hábitos de vida saludables, para apoyar el sistema inmunológico. Las vacunas contienen formas inofensivas de patógenos que ayudan a entrenar las células inmunitarias para reconocerlos y combatirlos. Cuando usted entra en contacto con la versión real y dañina del patógeno en la naturaleza, ya sea en una tienda de comestibles, un evento social o en la escuela, en una fecha posterior, estas células de memoria inmune completamente entrenadas inmediatamente comenzarán a luchar y destruir. el patógeno, a veces tan rápido que ni siquiera te das cuenta de que has sido infectado.

En un mundo donde la gente es bombardeada continuamente con el mantra del marketing de que más es mejor, tenga la seguridad de que, cuando se trata del sistema inmunológico, mantener un equilibrio perfecto es simplemente bien.

LEER  Colisión de tren en la línea Kanjikode-Madukkarai mata a tres elefantes más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies