Calentamiento Global

Los inviernos que terminan temprano interrumpen el sueño de los abejorros

Los jardineros de América del Norte y diferentes partes del mundo se han preocupado cada vez más por un silencio inquietante que se asienta en sus jardines, un silencio causado por el zumbido perdido de las abejas.

Con el uso cada vez mayor de la tierra para el desarrollo y el cambio climático que empeora la desaparición de las abejas a nivel mundial, estos jardineros han tenido que transferir minuciosamente los granos de polen de flor en flor con un pincel, simulando el proceso de polinización necesario para la producción de frutas o vegetales.

Perder estas abejas y otros polinizadores no es un mero inconveniente, sino un desafío mucho más amplio que evoluciona con los cambios en su entorno.

En un artículo de investigación reciente, mi colega Jeremy Kerr y yo descubrimos que el 72 por ciento de las especies nativas de abejorros en América del Norte están terminando su hibernación invernal mucho antes. Si bien estas abejas han cronometrado su aparición para principios de primavera, el resto se enfrenta a la amenaza de extinción.

Llamada de despertador temprano

Desde la década de 1970, los factores climáticos estresantes, incluido el aumento de la tasa de calentamiento, el inicio temprano de la primavera y los fenómenos meteorológicos extremos más impredecibles, han añadido nuevos y graves desafíos al sector agrícola y a los polinizadores de los que depende.

Una abeja cubierta de polen.
Las reinas de los abejorros hibernan en el invierno y buscan polen y néctar después de despertarse hambrientas y necesitadas de energía.
(Shutterstock)

Las abejas son extremadamente sensibles a los cambios ambientales. El clima cambiante aumenta la probabilidad de un final más temprano del invierno y, por lo tanto, de una floración temprana de las plantas de primavera. Estas flores son fuentes de alimento esenciales para las abejas reinas que hibernan en el invierno y buscan polen y néctar después de despertarse hambrientas y necesitadas de energía.

LEER  El Boletín de calificaciones del Ártico de 2021 revela historias (humanas) de interrupciones en cascada, eventos extremos y conexiones globales

La supervivencia de aquellos que emergen de la hibernación antes de la llegada de las flores de primavera, su principal fuente de alimento, es poco probable. Esto conduce a colonias más pequeñas con menores probabilidades de persistir en los años siguientes.

Sin embargo, los abejorros que se sincronizan con el tiempo cambiante de la primavera aprovechan al máximo los recursos florales de la temporada y es más probable que prosperen con el tiempo.

En sintonía con el cambio climático

Nuestra investigación encontró que muchas especies nativas de abejorros en América del Norte se están adaptando al clima cambiante acortando su período de hibernación.

Una abeja cavando el suelo.
Las reinas de los abejorros encuentran refugio en lugares cálidos como madrigueras subterráneas e hibernan durante todo el invierno.
(Shutterstock)

Examinamos la relación entre el clima y la emergencia primaveral de los abejorros utilizando registros de colecciones de museos de América del Norte. Después de estudiar 17 000 abejas individuales de 21 especies, descubrimos que el clima influyó en los patrones de emergencia de primavera de 15 especies.

Especies que incluyen el abejorro con parche oxidado (bombus affinis), una especie que es importante para la polinización de los cultivos pero que se enfrenta a la extinción en América del Norte, y el abejorro medio negro (bombus vagans) no pudo mantenerse al día con los cambios estacionales. La fragmentación del paisaje, los pesticidas y las enfermedades de las colonias de abejas comerciales agravaron el riesgo de supervivencia de estas especies nativas.

Por otra parte, especies de abejas como la Bombus pensylvanicus, Bombus melanopygus y bombus huntii rastreó con éxito la llegada anticipada de la primavera y se despertó de su hibernación invernal a tiempo para darse un festín con las flores que florecen temprano.

Como hay alrededor de 40 especies nativas en América del Norte, esta investigación enfatiza la necesidad de más investigación y una mejor conservación de estos polinizadores económicamente valiosos.

¿Quien corre el mundo? ¡Abejas!

Al igual que los canarios en una mina de carbón, la disminución de la presencia de abejas es un indicador del deterioro de la calidad ambiental.

La industria agrícola, que ocupa aproximadamente el 38 por ciento de nuestra superficie terrestre, depende en gran medida de estos polinizadores para prosperar. La producción de café, kiwis, arándanos, calabazas, tomates y vainilla depende de la polinización de las abejas, mientras que otros cultivos como las bananas se benefician de polinizadores como pájaros y murciélagos frugívoros.

La industria agrícola mundial depende en gran medida de los polinizadores de abejas.

La agricultura aporta $49 mil millones a la economía canadiense y más de $1 billón a la economía estadounidense.

Sin embargo, la conversión de tierras de bosques o praderas a cultivos y pastos y el uso de pesticidas está haciendo que estos hábitats sean cada vez más inadecuados para muchas abejas. Los pesticidas son mortales para las abejas y los monocultivos agrícolas no brindan fuentes de alimentos constantes para los polinizadores durante la primavera y el verano.

Nuestras dietas consisten en alimentos polinizados por abejas. Si algunos polinizadores luchan por adaptarse a los cambios climáticos, muchos de nuestros cultivos producirán muchas menos frutas y verduras, lo que desencadenará desafíos de seguridad alimentaria a nivel mundial.

El futuro de las abejas

Nuestra investigación destaca la preocupación potencial en aquellas especies que demostraron declive con el tiempo y la incapacidad de adaptarse a los cambios en el clima.

Dada la importancia de las abejas para nuestra economía mundial y la seguridad alimentaria, es una buena noticia que algunas abejas coincidan con los cambios en el inicio de la primavera entre años. Es crucial que dirijamos los esfuerzos de conservación hacia aquellas especies a las que les está yendo peor.

Mientras tanto, las políticas para proteger a nuestros polinizadores deben continuar incluyendo la regulación de plagas y pesticidas y la protección de los espacios naturales, incluso en nuestras ciudades.

Los estudios de investigación como este pueden ayudar a los responsables de la formulación de políticas y las autoridades de conservación de especies a encontrar formas efectivas y duraderas de proteger la biodiversidad de nuestro planeta para las generaciones futuras.

LEER  La violencia y la salud mental pueden empeorar en un mundo que se calienta

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies