Emisiones De Carbono

Los ‘datos oscuros’ están acabando con el planeta: necesitamos descarbonización digital

Más de la mitad de los datos digitales que generan las empresas se recopilan, procesan y almacenan con fines de un solo uso. A menudo, nunca se reutiliza. Estas podrían ser sus múltiples imágenes casi idénticas guardadas en Google Photos o iCloud, las hojas de cálculo desactualizadas de una empresa que nunca se volverán a usar o datos de sensores de Internet de las cosas que no tienen ningún propósito.

Estos «datos oscuros» están anclados al mundo real por la energía que requieren. Incluso los datos que se almacenan y no se vuelven a utilizar ocupan espacio en los servidores, normalmente enormes bancos de ordenadores en almacenes. Esas computadoras y esos almacenes usan mucha electricidad.

Este es un costo de energía significativo que está oculto en la mayoría de las organizaciones. Mantener una memoria organizacional efectiva es un desafío, pero ¿a qué costo para el medio ambiente?

En el camino hacia el cero neto, muchas organizaciones están tratando de reducir sus huellas de carbono. La orientación generalmente se ha centrado en reducir las fuentes tradicionales de producción de carbono, a través de mecanismos como la compensación de carbono a través de terceros (plantar árboles para compensar las emisiones del uso de gasolina, por ejemplo).

Una huella de carbono digital

Si bien la mayoría de los activistas contra el cambio climático se centran en limitar las emisiones de las industrias automotriz, de aviación y energética, el procesamiento de datos digitales ya es comparable a estos sectores y sigue creciendo. En 2020, se suponía que la digitalización generaría el 4% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. La producción de datos digitales está aumentando rápidamente: este año se espera que el mundo genere 97 zettabytes (es decir: 97 billones gigabytes) de datos. Para 2025, casi podría duplicarse a 181 zettabytes. Por lo tanto, sorprende que se haya prestado poca atención política a la reducción de la huella de carbono digital de las organizaciones.

LEER  Los paneles solares de última generación mejoran la eficiencia, pero pueden conllevar riesgos tóxicos
vista aerea de los almacenes
Un enorme centro de datos de Microsoft en los Países Bajos.
Mauvries / persiana

Cuando hablamos con la gente sobre nuestro trabajo, descubrimos que a menudo asumen que los datos digitales y, de hecho, el proceso de digitalización, son neutrales en carbono. Pero ese no es necesariamente el caso: tenemos el control de su huella de carbono para bien o para mal. Para ayudar a reducir esta huella, hemos introducido la idea de “descarbonización digital”. Con esto no nos referimos al uso de teléfonos, computadoras, sensores y otras tecnologías digitales para reducir la huella de carbono de una organización. Más bien, nos referimos a reducir la huella de carbono de los propios datos digitales. Es clave reconocer que la digitalización no es en sí misma un problema ambiental, pero existen enormes impactos ambientales que dependen de cómo usamos los procesos digitales en las actividades diarias del lugar de trabajo.

Para ilustrar la magnitud de la situación de los datos oscuros, los centros de datos (responsables del 2,5 % de todo el dióxido de carbono inducido por el hombre) tienen una huella de carbono mayor que la industria de la aviación (2,1 %). Para poner esto en contexto, hemos creado una herramienta que puede ayudar a calcular el costo de carbono de los datos para una organización.

Según nuestros cálculos, una empresa típica basada en datos, como seguros, comercio minorista o banca, con 100 empleados, podría generar 2983 gigabytes de datos oscuros al día. Si mantuvieran esos datos durante un año, tendrían una huella de carbono similar a volar seis veces de Londres a Nueva York. Actualmente, las empresas producen 1 300 000 000 gigabytes de datos oscuros al día, lo que equivale a 3 023 255 vuelos de Londres a Nueva York.

avión despegando
¿A qué se suman tus datos oscuros?
Steve Mann / persiana

El rápido crecimiento de los datos oscuros plantea preguntas importantes sobre la eficiencia de las prácticas digitales actuales. En un estudio publicado recientemente en el Journal of Business Strategy, identificamos formas de ayudar a las organizaciones a reutilizar los datos digitales y destacamos las vías que deben seguir las organizaciones al recopilar, procesar y almacenar nuevos datos digitales. Esperamos que esto pueda reducir la producción de datos oscuros y contribuir al movimiento de descarbonización digital, en el que todos debemos participar si se quiere lograr el cero neto.

Incluso puede comenzar usted mismo decidiendo qué fotos y videos ya no necesita. Cada archivo almacenado en Apple iCloud o Google Photos se suma a su huella de carbono digital.

LEER  Por qué la verdadera construcción neta cero aún está a décadas de distancia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies