ENERGÍA RENOVABLE

El auge de las energías renovables no está exento de riesgos para los inversores

Dada la urgente necesidad de combatir el cambio climático y acabar con la explotación de los combustibles fósiles, parece que las energías renovables tienen un futuro brillante. Habiendo crecido de manera constante durante varios años, representaron el 19,1% del consumo final bruto de energía en Francia en 2020. Al otro lado del Canal, el 43% de la energía consumida en el Reino Unido ahora proviene de fuentes renovables como la energía eólica, solar e hidroeléctrica.

Dicho esto, es esencial que aumentemos aún más la inversión verde si queremos mantener un crecimiento económico bajo en carbono. Según la Agencia Internacional de Energía, se necesitarán más de $2 billones en inversión anual en electricidad limpia para 2030 para lograr la neutralidad de carbono. La guerra en Ucrania también ha puesto de relieve los riesgos que plantea la dependencia de los estados de los hidrocarburos importados, lo que hace que la transición energética no solo sea un imperativo económico y ecológico, sino también político.

Sin embargo, señalamos en un estudio de EDHECinfra que existen una serie de riesgos inherentes a este tipo de inversiones. Nuestro trabajo ha rastreado 20 años de transición energética en el Reino Unido, un ejemplo de una economía que se ha alejado con éxito del carbón y ha hecho una transición rápida a las energías renovables, mientras se basa en energía hidroeléctrica y nuclear limitada.

La prima de riesgo aumenta

Como en la mayoría de las economías desarrolladas, la creciente participación de las energías renovables intermitentes en la combinación energética ha creado nuevos desafíos:

Entonces, mientras las energías renovables disfrutan de ganancias récord (una nota de investigación reciente de EDHECinfra mostró que los rendimientos de los activos europeos de energía renovable alcanzaron el 16 % en 2020, frente al 10 % en 2015), los riesgos que enfrentan los inversores también están aumentando.

Y si bien el interés sigue siendo fuerte, la prima de riesgo exigida por el mercado en proyectos eólicos y solares no cotizados ha comenzado a aumentar nuevamente desde principios de 2022, después de una década de caída. Esta prima ahora se ubica en 700 puntos básicos para proyectos eólicos en las economías más desarrolladas, según nuestro proveedor de datos infraMetrics, frente a poco más de 500 a fines de 2020.

El impacto en los inversores de una transición rápida a la generación de energía renovable intermitente es, por lo tanto, notable. En primer lugar, hay que hacer frente a la inestabilidad del sistema energético, pero también al aumento del valor de la producción de gas, que sigue siendo una de las principales fuentes de energía, al aumento de la volatilidad de los precios y, por supuesto, al impacto negativo en la rentabilidad. esperado por los inversores.

Para reequilibrar los riesgos, los inversores y los consumidores podrían recurrir a mecanismos de estabilización de precios.

La estrategia de capacidad de almacenamiento

Para los inversores, esta es una oportunidad para pensar y gestionar mejor los riesgos a los que están expuestos. Parte de estos riesgos se pueden gestionar invirtiendo en las tecnologías que parecen ser más necesarias hoy en día, como las que aumentan la capacidad de almacenamiento. Hasta la fecha, la mayoría de las nuevas inversiones se han dirigido a la producción de energía intermitente (como la eólica y la fotovoltaica). Sin embargo, la capacidad de almacenamiento está luchando por desarrollarse al mismo ritmo, lo que hace que la cadena de suministro sea más frágil.

Pero también se pueden movilizar otras herramientas además de la estrategia de inversión. En este sentido, se puede mencionar la diversificación. Por ejemplo: combinar inversiones en varios tipos de energías renovables, como la eólica y la solar, o en varios países europeos.

Los inversores también pueden optar por utilizar estrategias de cobertura como hedging (contratos de seguros o garantías contra el riesgo). También se pueden utilizar acuerdos de compra de energía (PPA) y contratos por diferencia (CfD), instrumentos financieros diseñados para limitar el riesgo de pérdidas.

La urgente necesidad de estabilizar los precios

Si bien los inversores tienen la influencia para controlar los riesgos a los que están expuestos, sigue siendo necesaria una fuerte intervención pública para acelerar el desarrollo de las energías renovables. En primer lugar, es necesario proteger a los consumidores de las subidas de precios (+65,5 % de la electricidad en el Reino Unido durante el período de noviembre de 2021 a noviembre de 2022, +15 % en Francia a partir de enero de 2023 gracias al escudo tarifario).

Así, la preservación de los mecanismos de estabilización de precios existentes como el escudo tarifario en Francia, los “contratos por diferencia”, o el fin del acoplamiento de precios entre gas y electricidad parece imprescindible.

Este tipo de medidas permitiría, en efecto, compensar las deficiencias de un mercado que se basa cada vez más en la producción de energías renovables, pero donde el gas sigue siendo, paradójicamente, la medida de todas las cosas.

LEER  qué esperar cuando cierre la planta de carbón más antigua de Australia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies