CAMBIO CLIMÁTICO

La regulación del cambio climático de Nueva Zelanda es desordenada y compleja: aquí se explica cómo mejorarla

Al igual que otros países, Nueva Zelanda tiene objetivos tanto internacionales como nacionales para la reducción de emisiones, pero tienen diferentes plazos y se basan en diferentes suposiciones.

esta semana, opinión pública Finalice el primer plan de reducción de emisiones de Nueva Zelanda, que propone políticas para mantenerse dentro del presupuesto de emisiones 2022-25 y alinearse con presupuestos futuros.

Nueva Zelanda también se comprometió Reducir a la mitad las emisiones para 2030 cuando anuncia su actualizado Contribuciones determinadas a nivel nacional (Centro Nacional de Datos) durante la reciente cumbre climática COP26.Esto es parte de un esfuerzo global, según Acuerdo de París, limitando el calentamiento a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales.

La coexistencia de compromisos internacionales, leyes nacionales y presupuestos de carbono ilustra la complejidad de la regulación del cambio climático. Esta complejidad puede ser confusa. Destacó el «caos» del actual régimen regulatorio de Nueva Zelanda y la necesidad de «rectificar» la legislación.

Según la legislación nacional, la Ley de Respuesta al Cambio Climático de 2002 (CCRA) requiere que el gobierno desarrolle un presupuesto de emisiones de cinco años hasta 2050 y publique Plan de Reducción de Emisiones cada período. Tras el período de consulta actual, el gobierno publicará su primer plan de reducción de emisiones en mayo.

El nuevo compromiso internacional de Nueva Zelanda tiene una línea de tiempo de 2030, equivalente a «gastar» un presupuesto de emisiones de 571 megatoneladas de dióxido de carbono equivalente (MtCO2e) entre ahora y entonces. El presupuesto combinado propuesto para 2022-30 suma 28MtCO2e más que esto (599MtCO2e) según la ley nacional de cambio climático.

LEER  Compañías petroleras serán citadas tras histórica audiencia en el Congreso

No está claro si el presupuesto de la ley se revisará de acuerdo con las nuevas INDC o si la brecha se llenará financiando reducciones de emisiones en el extranjero.



Leer más: COP26: El nuevo compromiso climático de Nueva Zelanda es un progreso, pero no una ‘parte justa’


Los diferentes horarios se suman a la confusión. Nuestros compromisos internacionales están comprometidos a 2030 y, a nivel nacional, ya se cuenta con un presupuesto provisional para 2035. Respuesta al Cambio Climático (Cero Carbono) Enmienda 2019 Requiere Emisiones de Gases de Efecto Invernadero (Excepto Biometano) Cero neto para 2050.

Mejor alineación, información más clara

Una vez que se introduzca el plan de reducción de emisiones, las consecuencias serán de gran alcance. Las partes interesadas de todos los sectores buscarán incorporar sus políticas de reducción de emisiones.

A menos que todos entiendan claramente sus metas y objetivos, el programa puede recibir críticas innecesariamente negativas.tener amplio apoyo público Tome más medidas para mitigar el cambio climático en Nueva Zelanda. Pero debe quedar claro qué papel puede jugar cada uno.



Leer más: Los abogados cuestionan que el presupuesto de emisiones propuesto por Nueva Zelanda no concuerde con el objetivo de 1,5 °C


Los planes de reducción de emisiones brindan la oportunidad de repensar cómo las leyes pueden alinear mejor los objetivos, los cronogramas y los hitos nacionales e internacionales para mejorar la claridad sobre lo que se debe lograr, cuándo y por quién.

El plan de reducción de emisiones de Aotearoa debe ser claro, innovador e incluyente, atrayendo la atención del público”emergencia climática«Y muéstranos dónde es posible un cambio real.

Claridad, Innovación e Inclusión

Si los planes de reducción de emisiones comienzan con una declaración de visión que reúne todas las obligaciones relevantes para crear un conjunto de objetivos claros y medibles, no se requiere nueva legislación.Naciones Unidas Metas de desarrollo sostenible Brinda un excelente ejemplo de cómo los objetivos complejos se pueden expresar de manera simple y cómo los objetivos y las métricas se pueden usar para agregar detalles y ayudar a rastrear el progreso.

Los planes de reducción de emisiones deben lanzarse como «documentos vivos», no solo para desarrollar planes de acción, sino también como un lugar para seguir el progreso y participar. Debería aprovechar al máximo las herramientas y aplicaciones interactivas, convirtiéndolo en algo con lo que las personas puedan navegar e interactuar fácilmente.

Por ejemplo, en el ámbito del transporte, uno de los objetivos del proyecto es reducir en un 20% el número de kilómetros recorridos por coches y vehículos ligeros para 2035, hasta Proporcionar mejores opciones de viaje.Dichos objetivos podrían vincularse directamente con opciones adaptadas a los horarios de transporte público y vehículos compartidos, y también podrían incluir oportunidades para que los usuarios establezcan sus propios objetivos y desafíos.

Las reducciones significativas en las emisiones y la transición a una economía de carbono cero neto ofrecen numerosas oportunidades. Pero la escala del cambio requerido también conlleva riesgos. Las consultas sobre un plan nacional de adaptación comenzarán el próximo año con el objetivo de limitar los riesgos que enfrentan las personas.

Lecciones de otros ejemplos

El gobierno se ha comprometido a proporcionar «Una Transición Justa, Justa e InclusivaPara hacer esto, todos los sectores deben estar involucrados, lo que requiere una combinación de fijación de precios de emisiones, regulación específica, políticas sectoriales adaptadas, inversión directa e incentivos corporativos.

Será fundamental lograr el equilibrio adecuado, especialmente entre incentivos y regulación. Se debe alentar y apoyar el liderazgo del sector privado para normalizar los modelos comerciales de bajas emisiones. Pero también necesitamos regulación para prohibir ciertos comportamientos.

anunciado recientemente Prohíbe la mayoría de los plásticos de un solo uso, incluidas las bolsas de plástico y las pajillas, es un buen ejemplo de intervención regulatoria para cambiar el comportamiento dañino del consumidor. Los planes de reducción de emisiones no deben rehuir políticas similares para abordar el comportamiento perjudicial para la ecología de la industria y los consumidores.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies