CAMBIO CLIMÁTICO

La administración Trump se mueve para limitar las revisiones climáticas para proyectos federales

Le tomó siete años al presidente Obama lograr que las agencias federales estuvieran en sintonía acerca de considerar los impactos climáticos de los proyectos propuestos. Eso podría revertirse definitivamente con las regulaciones que se espera que la Casa Blanca publique hoy.

Las reglas anticipadas no cambiarán lo que ha sido la práctica común en la mayoría de las agencias federales desde que el presidente Trump asumió el cargo hace tres años, que ha sido marcar una casilla sobre el cambio climático mientras se ignora la verdadera contribución de un proyecto al calentamiento global al realizar las revisiones obligatorias. por la Ley Nacional de Política Ambiental.

Pero al cambiar las regulaciones de 40 años bajo la ley histórica, la Casa Blanca de Trump espera hacer que su enfoque limitado para medir los impactos climáticos de un proyecto sea más difícil de desafiar en los tribunales, y dificultar que los futuros presidentes continúen donde Obama lo dejó. apagado. La administración anterior obligó a las agencias a sopesar los efectos indirectos y acumulativos de un proyecto sobre las emisiones de gases de efecto invernadero antes de darle luz verde.

Le tomó mucho tiempo a la administración de Obama introducir ese cambio. Comenzó en 2009, cuando el Consejo de Calidad Ambiental de la Casa Blanca señaló planes para proporcionar una nueva guía que crearía estándares uniformes en todo el gobierno federal para medir los efectos de un proyecto y la vulnerabilidad al calentamiento.

CEQ estaba respondiendo a una petición de 2008 del Sierra Club, el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales (NRDC) y el Centro Internacional de Evaluación de Tecnología que le pedía que actualizara las reglamentaciones de la ley para tener en cuenta el cambio climático. El consejo lanzó un borrador de guía en febrero de 2010, con mucha fanfarria.

“Me invitaron a ir a la Casa Blanca para el anuncio del borrador de la guía”, recuerda Michael Gerrard, director del Centro Sabin para la Ley del Cambio Climático de la Universidad de Columbia. “Tuvieron una gran cosa en el Antiguo Edificio de Oficinas Ejecutivas”.

Los comentarios públicos sobre la guía cerraron en mayo de 2010. Y luego, los grillos.

En Capitol Hill, el borrador de la guía de cambio climático del CEQ para la NEPA se convirtió en un saco de boxeo frecuente para los republicanos, con los senadores John Barrasso (R-Wyo.) y Jim Inhofe (R-Okla.) flotando en los proyectos de ley destinados a evitar que la Casa Blanca de finalizarlo. Finalmente no tuvieron éxito.

La industria del petróleo y el gas se quejó de que agregar el cambio climático a la lista de cosas que las agencias consideraron en sus declaraciones de impacto ambiental obstaculizaría el desarrollo de combustibles fósiles en tierras públicas. A medida que pasaban los años, los aliados ambientales de Obama se frustraron. La NEPA era un tema clave en su agenda y se estaba moviendo con demasiada lentitud.

‘Un proceso de educación’

Detrás de escena, los funcionarios de la agencia expresaron sus propias preocupaciones.

“Había cierta cantidad de miedo y temor por parte de muchas agencias acerca de tratar de asumir los impactos climáticos en sus declaraciones de impacto ambiental y otros documentos de la NEPA”, dijo Susan Bromm, quien entonces era directora de la Oficina de Actividades Federales de la EPA, que revisa Declaraciones de impacto ambiental de NEPA de todo el gobierno. “Desde mi punto de vista, era miedo a lo desconocido”.

Bromm, quien ya se jubiló, dijo que la guía era difícil de vender entre el personal de carrera que había estado realizando revisiones durante décadas y estaba preocupado de que expandirla para incluir una visión integral de las emisiones de gases de efecto invernadero llevaría mucho tiempo y arruinaría el presupuesto.

“Pasamos bastante tiempo en la EPA trabajando entre la NEPA [staff] en mi tienda y la gente del cambio climático en el [EPA] air shop tratando de educar a otras agencias sobre lo que significaría analizar las emisiones de gases de efecto invernadero”, dijo, “y tratando honestamente de disipar sus preocupaciones sobre las complejidades involucradas”.

Las agencias y sus contratistas ahora tienen mucha práctica en el uso de herramientas de modelado climático para mapear el impacto probable de un proyecto en las emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, dijo Bromm.

“Así que sentimos que era un proceso educativo, que no era tan complejo”, dijo.

El borrador de la guía sobre el cambio climático no volvió a aparecer hasta 2014, cuando el CEQ proporcionó un conjunto modificado de pautas a las agencias. Se finalizó en agosto de 2016.

A pesar de la demora, se exigió a las agencias del gobierno federal que incorporaran las preocupaciones climáticas en sus declaraciones de impacto ambiental. Pero fue desigual. Los resultados variaron de una agencia a otra, lo que demuestra la necesidad, dijeron los observadores, de un conjunto uniforme de estándares que la guía fue diseñada para proporcionar.

“En la administración de Obama, vimos que había una oportunidad de lograr cierta consistencia entre las agencias, hacer que las agencias cuantificaran las emisiones de gases de efecto invernadero de manera rutinaria, buscar alternativas, ver si esas alternativas tenían diferentes emisiones de gases de efecto invernadero y ver si parte de la mitigación que podría hacerse bajo las alternativas podría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”, dijo Bromm.

Pero un informe del Centro Sabin para la Ley de Cambio Climático, publicado en 2017, encontró que las revisiones ambientales realizadas en los últimos meses de 2016 variaron ampliamente, incluso después de que la guía se convirtió en definitiva. Algunos solo consideraron el efecto del cambio climático en el área local del proyecto. Otros analizaron exhaustivamente las emisiones a través de una gama de alternativas, incluso aguas arriba o aguas abajo del proyecto propuesto, y discutieron oportunidades para reducir esas emisiones o fortalecer un proyecto contra las vulnerabilidades relacionadas con el clima.

Las revisiones que se completaron ese otoño, en 2016, por agencias como el Servicio Forestal y la Oficina de Gestión de Energía Oceánica se dividieron más o menos equitativamente entre considerar solo las emisiones directas de un proyecto y las emisiones indirectas más amplias que se crearían después de construirlo. .

El enfoque más expansivo para cuantificar las emisiones de gases de efecto invernadero fue particularmente raro para los proyectos de combustibles fósiles, encontró el informe del Centro Sabin. Solo la revisión ambiental de la Oficina de Recuperación para el Proyecto del Complejo Minero Kayenta en el condado de Navajo, Arizona, hizo eso al conectar la mina a las emisiones que permitiría suministrar carbón a la Estación Generadora Navajo cercana.

“Incluso bajo la administración de Obama, algunas agencias consideraron de manera inadecuada los impactos acumulativos e indirectos que los proyectos tenían sobre el cambio climático y los impactos que el cambio climático tendría sobre los proyectos”, dijo Gerrard. “Serían muy útiles pautas metodológicas más detalladas, aplicadas con rigor”.

Esa vez que el Departamento de Estado entró en conflicto con la EPA

El oleoducto Keystone XL es un buen ejemplo de cómo las agencias bajo Obama diferían en la forma en que evaluaban los impactos climáticos de los proyectos.

El borrador de EIS de 2013 del Departamento de Estado para el oleoducto marquee, que transportaría crudo con alto contenido de carbono desde Alberta, Canadá, a las refinerías de EE. UU. en el Golfo de México, consideró las consecuencias de los gases de efecto invernadero más allá de las que estarían directamente relacionadas con la construcción y operación del oleoducto (cable verde4 de marzo de 2013).

Pero hubo un problema.

La revisión encontró que el oleoducto, que se había convertido en una causa célebre del movimiento climático, no tendría un efecto real en las emisiones globales. Canadá continuaría bombeando su valioso petróleo crudo con o sin KXL, descubrió.

El borrador del EIS publicado bajo la dirección del Secretario de Estado John Kerry enfureció a los ambientalistas y provocó una disputa con la EPA, que exigió una revisión.

“Este análisis debe considerar cómo el nivel y el ritmo de la producción de crudo de las arenas bituminosas podrían verse afectados por los costos de transporte más altos y el potencial impacto de la congestión para ralentizar el transporte ferroviario de crudo”, acusó la EPA en una carta de seis páginas al Departamento de Estado en abril. 2013 (alambre de energía23 de abril de 2013).

La revisión final publicada al año siguiente tomó ese consejo en serio. Descubrió que si los precios del petróleo caían por debajo de cierto precio, la huella de carbono del oleoducto aumentaría porque reduciría los costos de transporte, manteniendo la rentabilidad del desarrollo de las arenas bituminosas de Alberta.

La Comisión Reguladora de Energía Federal se enfrentó frecuentemente con la EPA de Obama sobre el alcance de sus revisiones ambientales. La EPA envió una carta enérgica a la FERC en octubre de 2016 exigiendo que hiciera más para considerar los impactos climáticos indirectos de las tuberías que autoriza.

“FERC se ha resistido excepcionalmente a implementar NEPA correctamente”, dijo Gillian Giannetti, abogada del personal de NRDC. “La jurisprudencia actual muestra una creciente frustración de parte de los tribunales con la FERC por su enfoque poco obstinado para buscar la información que necesita para hacer una evaluación sobre la importancia de las emisiones de un proyecto”.

Cimentando la negación climática

Si bien los expertos dicen que los registros de la agencia eran irregulares bajo Obama, Trump ha ido mucho más allá.

“Durante la administración de Obama, al menos estaban tratando de observar los impactos acumulativos, aunque no siempre lo hacían bien. Bajo Trump, ni siquiera lo están intentando”, dijo Gerrard.

CEQ eliminó la orientación de Obama en 2017 y, en junio, presentó un nuevo borrador de orientación que otorgaba a las agencias una mayor discreción (cable verde21 de junio de 2019).

Una encuesta del Sabin Center publicada en noviembre mostró que los proyectos de combustibles fósiles con permiso federal revisados ​​en los primeros dos años de la administración Trump a menudo evaluaron las emisiones directas e indirectas de gases de efecto invernadero de esos proyectos. Pero las agencias de gestión de tierras como el Servicio Forestal o el Departamento del Interior en 2017 y 2018 no incluyeron las emisiones indirectas del arrendamiento de combustibles fósiles, es decir, la producción y combustión de combustibles fósiles.

Eso significaba que se determinó que todos los programas de arrendamiento en la encuesta de Sabin tenían huellas de gases de efecto invernadero que no eran «significativas» y, por lo tanto, no requerían una EIS completa. La encuesta Sabin estudió 10 proyectos que se consideraron insignificantes. Juntos, podrían ser responsables de 654 millones a 683 millones de toneladas métricas de CO2 a lo largo de su vida, una cantidad aproximadamente equivalente al CO de Arabia Saudita2 emisiones de combustibles fósiles en el año 2017.

La propuesta anticipada de esta semana por parte de la Casa Blanca sería la primera revisión de las regulaciones de la NEPA desde la década de 1980 y la primera significativa desde la década de 1970. Se espera que trunque la forma en que las agencias analizan los impactos ambientales indirectos y acumulativos cuando otorgan permisos a los proyectos, una medida que, según sus impulsores, permitirá que los permisos se lleven a cabo de manera más fluida y expedita.

Diane Katz, investigadora principal de la Fundación Heritage, dijo que CEQ podría haber optado por las regulaciones en lugar de la guía menos vinculante porque tendrían más poder de permanencia.

“Las administraciones van y vienen, al igual que las orientaciones, y no hay una permanencia allí”, dijo.

Los tribunales le han otorgado a la administración Trump 12 pérdidas por minimizar el cambio climático en las revisiones de la NEPA. Esas reglas de larga data requieren que una agencia observe no solo el impacto directo de un proyecto, sino también sus impactos indirectos y acumulativos.

Si CEQ finaliza una regulación de reemplazo que limita la revisión ambiental a los impactos directos, las futuras revisiones ambientales para las tuberías podrían considerar solo el impacto de ponerlo en tierra y operarlo. No se medirían las emisiones indirectas de gases de efecto invernadero por la quema del gas natural suministrado por el gasoducto.

Si bien una administración posterior podría rescindir y reemplazar las regulaciones, solo podría hacerlo después de un proceso formal de elaboración de reglas, completo con períodos de comentarios públicos.

“Este movimiento realmente consolida la negación climática de la administración Trump”, dijo Sally Hardin del Centro para el Progreso Estadounidense.

Reimpreso de Climatewire con permiso de E&E News. E&E brinda cobertura diaria de noticias esenciales sobre energía y medio ambiente en www.eenews.net.

LEER  Tierra: Consecuencias del aumento de temperaturas Noticias Telemundo

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies