ENERGÍA RENOVABLE

Cómo la crisis energética está presionando los planes climáticos de los países: mientras algunos corren hacia las energías renovables, otros ven riqueza en el gas natural, pero los beneficios de la perforación pueden ser de corta duración.

La guerra de Rusia contra Ucrania ha ensombrecido las reuniones de líderes mundiales de esta semana en la cumbre del G-20 en Bali y la conferencia sobre el cambio climático de las Naciones Unidas en Egipto.

La guerra ha trastornado drásticamente los mercados de energía en todo el mundo, dejando a muchos países vulnerables a los picos de precios en medio de la escasez de suministro.

Europa, preocupada por mantener la calefacción encendida durante el invierno, está superando a los países pobres por el gas natural, incluso pagando primas para desviar los buques cisterna después de que Rusia cortó la mayor parte de su suministro habitual de gas natural. Algunos países están reiniciando centrales eléctricas de carbón. Otros están buscando formas de expandir la producción de combustibles fósiles, incluidos nuevos proyectos en África.

Estas acciones están muy lejos de las promesas de los países hace apenas un año de controlar los combustibles fósiles, y es probable que aumenten aún más las emisiones de gases de efecto invernadero, al menos temporalmente.

Pero, ¿impedirá la guerra y la agitación económica que el mundo alcance los objetivos a largo plazo del acuerdo climático de París?

El enviado climático de EE. UU., John Kerry, habla con el canciller alemán Olaf Scholz en la conferencia sobre cambio climático de la ONU, conocida como COP27, el 7 de noviembre de 2022 en Egipto.
Michael Kappeler/alianza de imágenes a través de Getty Images

Hay razones para creer que esto puede no ser el caso.

La respuesta depende en parte de cómo los países ricos respondan a un enfoque de la conferencia climática de este año: cumplir sus promesas en el Acuerdo de París para brindar apoyo a los países de ingresos bajos y medianos para construir sistemas de energía limpia.

Europa acelera planes de energías limpias

Una lección clave que muchos países están aprendiendo de la actual crisis energética es que, en todo caso, la transición a las energías renovables debe acelerarse.

Trabajo con los países a medida que actualizan los compromisos climáticos nacionales y he participado en la evaluación de la compatibilidad de los escenarios de reducción de emisiones globales con el Acuerdo de París. Veo la crisis energética afectando los planes de los países de diferentes maneras.

Alrededor del 80% de la energía del mundo todavía proviene de fuentes fósiles. El comercio global de carbón, petróleo y gas natural ha significado que incluso los países con sus propios suministros de energía han sentido algo del dolor de los precios exorbitantes. En EE. UU., por ejemplo, los precios del gas natural y la electricidad son más altos de lo normal porque están cada vez más vinculados a los mercados internacionales, y EE. UU. es el mayor exportador mundial de gas natural licuado.

La escasez ha llevado a una lucha por encontrar proveedores de combustibles fósiles a corto plazo. Los países europeos se han ofrecido a ayudar a los países africanos a producir más gas natural y han cortejado a regímenes autoritarios. La administración Biden está instando a las empresas a extraer más petróleo y gas, ha tratado de presionar a Arabia Saudita para que produzca más petróleo y consideró levantar las sanciones contra Venezuela.

Sin embargo, Europa también tiene un suministro creciente de energía renovable que ha ayudado a amortiguar parte del impacto. Una cuarta parte de la electricidad de la Unión Europea proviene de la energía solar y eólica, lo que evita miles de millones de euros en costos de combustibles fósiles. A nivel mundial, las inversiones en la transición hacia la energía limpia aumentaron alrededor de un 16 % en 2022, según estimaciones de la Agencia Internacional de Energía.

Los países en desarrollo enfrentan desafíos complejos

Si la invasión rusa de Ucrania es una llamada de atención para acelerar la transición hacia la energía limpia en los países más ricos, la situación es mucho más compleja en los países en desarrollo.

Los países de bajos ingresos están siendo duramente golpeados por el impacto de la guerra de Rusia, no solo por los altos costos de la energía, sino también por la disminución de las exportaciones de cereales y aceite de cocina. Cuanto más dependan estos países de las importaciones extranjeras de petróleo y gas para su suministro de energía, más expuestos estarán a las oscilaciones del mercado mundial.

La energía renovable puede reducir parte de esa exposición.

Los costos de la energía solar y eólica se han reducido drásticamente en la última década y ahora representan las fuentes de energía más baratas en la mayoría de las regiones. Pero los avances en la expansión del acceso a la electricidad limpia se han visto retrasados ​​por la guerra. Los costos de endeudamiento también pueden ser una barrera para los países de bajos ingresos, y esos costos aumentarán a medida que los países aumenten las tasas de interés para combatir la inflación.

Como parte del Acuerdo de París, se suponía que los países ricos cumplirían sus promesas de poner a disposición 100.000 millones de dólares estadounidenses al año para la financiación climática, pero las cantidades reales proporcionadas se han quedado cortas.

Para lograr los objetivos del Acuerdo de París, el consumo de carbón, petróleo y gas natural debe disminuir drásticamente en la próxima década o dos. La cooperación internacional será necesaria para ayudar a los países más pobres a ampliar el acceso a la energía y la transición hacia vías de desarrollo bajas en emisiones.

Combustibles fósiles de África y riesgos de activos varados

Varios países en desarrollo tienen sus propios recursos de combustibles fósiles, y algunos en África han pedido un aumento de la producción, aunque no sin rechazo.

Sin una alternativa sólida dentro de los contextos locales para los recursos energéticos sostenibles, y con los países ricos compitiendo por los combustibles fósiles, los países en desarrollo explotarán los recursos fósiles, tal como lo han hecho los países más ricos durante más de un siglo. Por ejemplo, el ministro de energía de Tanzania, January Makamba, le dijo a Bloomberg durante la conferencia climática de la ONU que su país espera firmar acuerdos con Shell y otras grandes petroleras para un proyecto de exportación de gas natural licuado de $ 40 mil millones.

Si bien esta intersección de intereses podría impulsar a algunos países en desarrollo, también puede generar desafíos futuros.

Fomentar la construcción de nuevas infraestructuras de combustibles fósiles en África, presumiblemente destinadas a Europa a corto o mediano plazo, puede ayudar a mejorar algunas escaseces de suministro a corto plazo, pero ¿cuánto tiempo necesitarán el combustible esos clientes? ¿Y cuánto de ese ingreso beneficiará a la gente de esos países?

La AIE prevé que la demanda de gas natural se estancará para 2030 y la demanda de petróleo y carbón caerá, incluso sin políticas climáticas más ambiciosas. Cualquier infraestructura construida hoy para suministros a corto plazo corre el riesgo de convertirse en un activo varado, sin valor en un mundo con bajas emisiones.

El gráfico de capas muestra que el uso de gas natural se está estabilizando en la década de 2020, mientras que la demanda de carbón y petróleo cae.
Las proyecciones de la Agencia Internacional de Energía muestran que la demanda de gas natural se estabilizará pronto.
AIE 2022, CC BY

Alentar a los países en desarrollo a asumir el riesgo de endeudarse para invertir en la extracción de combustibles fósiles que el mundo no tendrá ningún uso podría perjudicar enormemente a estos países, aprovechándose de ellos para obtener ganancias a corto plazo.

El mundo ha progresado en cuanto a emisiones en los últimos años, y las peores proyecciones de calentamiento de hace una década parecen muy poco probables ahora. Pero cada décima de grado tiene un impacto, y el camino actual de “negocios como siempre” aún lleva al planeta hacia niveles de calentamiento con costos del cambio climático que son difíciles de contemplar, especialmente para los países más vulnerables. Los resultados de la conferencia climática y la cumbre del G-20 darán una indicación de si la comunidad global está dispuesta a acelerar la transición.

Este artículo se actualizó el 14 de noviembre de 2022 con el inicio de la cumbre del G-20.

LEER  3 formas en que el gobierno albanés puede aliviar la presión sobre sus facturas de energía

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies