Emisiones De Carbono

¿Por qué los apagones de electricidad de Sudáfrica continuarán durante los próximos cinco años?

Sudáfrica está experimentando una vez más cortes de energía periódicos. Estos típicamente toman la forma de interrupciones programadas del suministro, de dos a cuatro horas al día, cada vez que el sistema eléctrico del país está sobrecargado. Tal sobrecarga ocurre actualmente entre 40 y 50 días al año.

Eskom, la empresa de energía eléctrica del país, admitió recientemente que es probable que dichas interrupciones persistan durante los próximos cinco años. Esto se debe al mayor tiempo de inactividad de la flota de plantas de carbón que envejece rápidamente. Pero también se debe a los retrasos en la instalación de nuevas centrales eléctricas.

El desempeño decreciente de las plantas Eskom existentes es evidente en la disminución constante del factor de disponibilidad de energía. Esta es una medida del porcentaje de electricidad total generada en comparación con lo que se lograría cuando cada planta estuviera funcionando. El factor de disponibilidad de energía se encuentra actualmente en torno al 65%. Esto significa que, en promedio, el 35 % de las plantas de energía de Eskom están inactivas en un momento determinado debido a fallas o mantenimiento.

En su discurso sobre el estado de la nación de 2021, el presidente Cyril Ramaphosa ofreció un plan de acción para desarrollar capacidad adicional de generación de energía a corto y mediano plazo. Si bien estas intervenciones son realmente críticas, no van lo suficientemente lejos como para alcanzar la estabilidad del poder.

Provisión de energía de emergencia

Desde entonces, el gobierno ha anunciado ocho licitadores seleccionados para proyectos de gas, energía eólica y solar en el marco del Programa de Adquisición de Productores de Energía Independientes de Mitigación de Riesgos de 2.000 megavatios. En teoría, se requiere que los postores puedan generar electricidad para agosto de 2022. Pero dado que los parques solares y eólicos suelen tardar dos años en estar operativos, el tiempo de implementación estipulado es demasiado corto. La mayoría de estos proyectos solo abastecerán la red en 2023.

LEER  Cómo las políticas climáticas de los países se ajustan a sus promesas y quién aspira a cero emisiones netas

El Programa de Adquisición de Productores de Energía Independientes de Energía Renovable es un mecanismo iniciado hace 10 años bajo el cual los desarrolladores privados compiten por los derechos para construir nuevas plantas generadoras de electricidad y luego venden la electricidad a Eskom a tarifas predeterminadas.

El programa estableció con éxito el sector de energía renovable de Sudáfrica a través de tres ventanas de licitación. Pero se estancó después de 2015 cuando estas nuevas tecnologías comenzaron a amenazar los intereses de grupos de interés políticamente bien conectados en los sectores del carbón y nuclear. Los proyectos para una cuarta ventana de licitación finalmente recibieron autorización en 2018 luego de la partida del ex presidente Jacob Zuma, pero el entusiasmo por las energías renovables ha disminuido nuevamente bajo el actual Ministro de Recursos Minerales, Gwede Mantashe.

La tan esperada quinta ronda acaba de anunciarse después de retrasos inexplicables. Los posibles desarrolladores de parques eólicos y solares tienen hasta agosto de 2021 para presentar ofertas para proyectos que generen un total de 1.600 MW de capacidad eólica y 1.000 MW de capacidad solar.

Los licitadores ganadores pueden anunciarse antes de fin de año, pero deberán demostrar el cierre financiero antes de comenzar a construir las instalaciones. Las construcciones renovables suelen tardar unos dos años en completarse. Esto significa que es probable que los proyectos de la ronda 5 entren en funcionamiento solo en 2024. Eso es dos años después de lo establecido por el plan nacional de electricidad de 2019.

Los 2.600 MW agregados al sistema en la ronda 5 son con tecnologías intermitentes. Solo funcionan cuando brilla el sol o sopla el viento. Por lo tanto, solo agregarán, en promedio, algo menos de 1.000 MW. Eso es muy poco para superar el déficit de energía existente.

Futuras rondas de adquisiciones

La última entrega (2019) del Plan Integrado de Recursos Eléctricos de Sudáfrica preveía entre 1600 MW y 2600 MW de capacidad renovable agregada a la red casi todos los años desde 2022 hasta 2030. Con el retraso existente, el proceso para efectuar las próximas adiciones anuales debe ser acelerado

Pero es poco probable que se pongan al día pronto, porque el ministro solo se comprometió con una ronda más de energías renovables, de la misma escala, “dentro de los próximos 12 meses”. Por lo tanto, se espera que las futuras rondas solo se realicen anualmente, con no más de 2600 MW que se implementen cada vez.

A ese ritmo, las contribuciones de la energía eólica y solar a la electricidad de Sudáfrica permanecerán por debajo del 10% del total nacional durante varios años más. Las energías renovables no tendrán un impacto decisivo para aliviar la escasez de energía del país durante al menos cinco años.

¿Más gas, carbón y nuclear?

Además de las rondas de emergencia y nuevas renovables, el ministro Mantashe también ha anunciado que pronto comenzará la adquisición de 1.500 MW de nuevas plantas de carbón y 3.000 MW de plantas de gas.

En vista de su papel en el calentamiento global, el sentimiento contra las nuevas plantas de carbón es ahora tan fuerte que la inversión en tales proyectos es extremadamente improbable. Las plantas nucleares no son vistas favorablemente a nivel mundial debido a sus altos costos de construcción y su reputación de retrasos severos en la construcción. El gas se considera más atractivo, pero es una fuente de energía costosa que se concibe principalmente como respaldo para situaciones de emergencia.

Ninguna de estas tecnologías ofrece soluciones rápidas.

La opción a pequeña escala

No se espera que suficientes fuentes de energía alternativas estén operativas hasta alrededor de 2026. Parece que los cortes de energía se mantendrán durante los próximos años.

En el lado positivo, es probable que esto actúe como un catalizador para el crecimiento de las instalaciones solares de pequeña a mediana escala. Estos pueden tomar la forma de instalaciones domésticas en los techos o incluso minicentrales eléctricas en los techos de los centros comerciales o adyacentes a minas y plantas industriales. Los municipios pronto también podrán establecer sus instalaciones locales de generación de energía.

Por lo tanto, algunos pueden escapar antes de los cortes de energía, pero la inversión en tales soluciones es solo para aquellos que pueden permitírselo.

LEER  Nueva Zelanda quiere gravar los eructos de las vacas: he aquí por qué esa no es la mejor solución climática

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies