ENERGÍA RENOVABLE

El próximo gobierno de Australia debe comenzar a hablar de una «transición justa» para el carbón.empieza aqui

En la conferencia climática de Glasgow del año pasado, los países se unieron en sus ambiciones de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Incluso Australia ha propuesto un nuevo objetivo de emisiones netas cero para 2050 y firmó un acuerdo final que pide una «eliminación gradual» global del carbón.

Esto deja a Australia con dos tareas particularmente importantes. Primero, nuestra red, que depende del carbón para aproximadamente la mitad de su electricidad, debe cambiar a energía renovable. En segundo lugar, debemos reducir drásticamente las exportaciones de carbón, que producen alrededor del 3 por ciento de las emisiones mundiales de dióxido de carbono cuando se queman en el extranjero.

Claramente, Australia necesita discutir seriamente qué significa alejarse del carbón y cómo hacerlo justo. Esta transición a menudo se denomina «transición justa». En nuestra investigación reciente, analizamos cómo se entiende esta idea en Australia.

Hemos identificado una serie de obstáculos que impiden una conversación productiva sobre una transición justa, entre otros, el hecho de que el gobierno federal casi no está hablando ni planificando al respecto. Este es un fracaso que el próximo gobierno no debe repetir.

Bajo una intensa presión pública, el estado de Glasgow acordó eliminar gradualmente el carbón.
Jane Barlow/Prensa Asociada

Una historia de dos industrias del carbón

En primer lugar, es importante definir una «transición justa». Se utilizan muchas definiciones diferentes, pero como característica clave, nadie se queda atrás cuando se trata de realizar los cambios necesarios en los sistemas energéticos y económicos.

Esto significa compartir equitativamente los costos y los beneficios del cambio, apoyar a los trabajadores en nuevos trabajos o en la reconversión laboral, y apoyar a las comunidades a través de un cambio económico más amplio.

LEER  3 formas en que el gobierno albanés puede aliviar la presión sobre sus facturas de energía

Nuestra investigación sobre la transición justa de Australia implica revisar la investigación académica y otra literatura, entrevistar a figuras clave de la sociedad civil, el gobierno y la industria, y analizar cientos de artículos de los medios.

Los encuestados informaron que las discusiones limitadas sobre una transición justa en Australia se centraron en el sector eléctrico, particularmente luego del cierre repentino y de alto perfil de la central eléctrica Hazelwood de Victoria en 2017. Las discusiones sobre la reducción de las exportaciones de carbón se consideraron demasiado difíciles.

El sector energético de Australia se dirige hacia la descarbonización, con las centrales eléctricas de carbón cerrando más rápido de lo esperado. Por ejemplo, en febrero de este año, Origin Energy anunció que cerraría su extensa central eléctrica de Elarin en tres años, el período de tiempo más rápido permitido por las regulaciones estatales.

Pero la industria minera del carbón de Australia eclipsa al sector energético. Aproximadamente el 90% del carbón negro de Australia se exporta. La mayoría termina en Asia, ya sea generando electricidad en centrales eléctricas o en altos hornos que producen acero. El carbón australiano contribuye más a las emisiones de dióxido de carbono en el extranjero que en casa.



Leer más: ¿Cómo califican los principales partidos la política climática?Preguntamos a 5 expertos


Terminal de carbón en el puerto
La industria minera del carbón de Australia eclipsa al sector energético.
Shutterstock

transición justa es un término tóxico

Nuestra investigación reveló que ‘transición justa’ es un término problemático en Australia. Esto se debe en gran medida a partes de los medios de comunicación y algunos políticos que equiparan la transición con el desempleo.

Esta narrativa de «empleos y medio ambiente» se ha nutrido de las llamadas «guerras climáticas» que han plagado la política federal durante los últimos 15 años más o menos.

El líder del Partido Nacional, Barnaby Joyce, ejemplificó esta afirmación a fines del mes pasado. Cuando se le preguntó si el gobierno planeaba renunciar al carbón, dijo que «no decimos la palabra ‘transformación’ a la gente porque equivale a desempleo».

Según nuestros entrevistados, hay dos razones principales por las que este argumento resuena en las comunidades regionales. Primero, la mayoría de las personas que piden una «transición justa» no son locales que piensan que no entienden las necesidades y aspiraciones de Coal Town. En segundo lugar, muchas comunidades han tenido malas experiencias con programas de reestructuración económica en el pasado.

Muchos encuestados dijeron que era importante discutir una transición justa, pero evitaron usar el término explícitamente debido a sus connotaciones negativas.

Necesidad urgente de liderazgo gubernamental

Una transición justa no es solo lo que piden los activistas ambientales o sindicales. Nuestra investigación muestra que casi todas las partes interesadas clave están dispuestas a planificar esto, desde la industria hasta los grupos comunitarios, los inversores y algunos gobiernos estatales y locales, incluso si sus motivaciones difieren.

Los grupos también acordaron que la falta de liderazgo gubernamental era el mayor obstáculo para la acción. En particular, el gobierno federal estuvo casi completamente ausente de las discusiones.

Cualquiera que sea el partido que gane las elecciones del 21 de mayo, debe comenzar a hablar y planificar activamente una transición justa. Eso significa introducir políticas para fomentar la generación de energía a base de carbón y la disminución de las exportaciones de carbón, apoyar a las industrias emergentes y ayudar a las comunidades a hacer frente al cambio.

El apoyo federal es fundamental porque la transición lejos del carbón afecta a la sociedad en su conjunto. Los gobiernos pueden construir instituciones estables a largo plazo y mecanismos de políticas para apoyar los esfuerzos de transformación estatales y locales.

hombre sosteniendo carbón
Como tesorero, Scott Morrison dijo que los australianos no deberían tener miedo al carbón.
Lucas Koch/AAP

Cómo tener conversaciones productivas

Nuestra investigación destaca las formas en que el gobierno federal y otros pueden tener conversaciones productivas sobre una transición justa del carbón.

Los forasteros que viajan a las comunidades regionales deben escuchar a las personas para comprender sus deseos y temores.

Explique que la transición desde el carbón ya está en marcha y aclare lo que significa una transición justa: reducir la producción de carbón, pero agregar otras fuentes de energía y diversificar las economías regionales.

Deje en claro que a medida que cambian nuestros sistemas energéticos, la transformación es una oportunidad para las personas de la región que tienen las habilidades que la sociedad necesita. Y explique las acciones prácticas que se pueden usar para ayudar a las comunidades que están experimentando cambios significativos.

Finalmente, concéntrese en los medios de vida y las comunidades, no en los salarios y los trabajadores. La transición sólo será justa si involucra a todos.

Dos hombres vestidos de alta visibilidad en un entorno industrial
Los trabajadores del carbón son parte de su comunidad, no independientes de su comunidad.
Dan Simbrechts/AAP

¿Qué camino tomar ahora?

En ausencia de políticas gubernamentales sólidas, el proceso de lograr una transición justa ha sido un desafío. Aún así, vemos cambios.

La industria de generación de energía de Australia ha comenzado a alejarse del carbón. Glencore y BHP Billiton, las dos mineras de carbón orientadas a la exportación más grandes de Australia, también han visto restricciones significativas en las exportaciones continuas de carbón.

El alejamiento del carbón ahora es inevitable. Pero si no se gestiona bien, la transición será caótica, no sólo. Esto no solo dañará a la comunidad del carbón, sino también a la economía y la posición internacional de Australia.



Leer más: Al mundo no le importan las fluctuaciones en los asientos marginales.La acción climática debe liderar la nueva política exterior australiana


Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies