ENERGÍA RENOVABLE

¿un (sobre)rendimiento que perdurará?

El verano de 2022, que vio repetidas olas de calor, incendios y sequías en Europa y en todo el mundo, es la confirmación de que los efectos del calentamiento global se están produciendo con más fuerza y ​​rapidez incluso que las previsiones más pesimistas. Para poder aspirar a frenarlos, es fundamental que cambiemos nuestro actual modo de producción y consumo de energía hacia un modelo más responsable. Este cambio de paradigma requerirá importantes inversiones: la Comisión Europea estima que entre 2021 y 2030, el sector energético de la UE necesitará un mínimo de 175 a 290 mil millones de euros al año para el desarrollo de energías verdes (solar, eólica, etc.) y el infraestructura necesaria.

Pero desde un punto de vista estrictamente financiero, ¿vale la pena el retorno para los inversores? ¿Las energías verdes, que representan el futuro, ofrecen un mejor rendimiento financiero, frente a las energías fósiles, que están abocadas a desaparecer?

En nuestro trabajo reciente, estudiamos los rendimientos esperados y el rendimiento real de la infraestructura de energía verde en comparación con la infraestructura de energía fósil durante un período de 10 años (2011-2021). Esta cuestión del retorno de la inversión es crucial, ya que las inversiones en proyectos de energía eólica y solar actualmente representan entre el 25 % y el 33 % de todas las inversiones en infraestructura y se prevé que su crecimiento se acelere.

Un favorito entre los inversores.

Uno de los argumentos utilizados para promover la inversión sostenible es que genera mejores retornos que la inversión convencional (que financia, entre otras cosas, los combustibles fósiles). ¿Es esto cierto en la práctica?

LEER  El futuro de la energía hidroeléctrica está empañado por las sequías, las inundaciones y el cambio climático; también es esencial para la red eléctrica de EE. UU.

En 2011, los proyectos de energía eólica y solar tenían una rentabilidad esperada del 8 %, frente al 9 % de los proyectos de energía fósil. Sus rendimientos anuales totales durante 10 años fueron del 16% y 17% respectivamente en 2021. Estas dos cifras pueden parecer similares, pero corresponden a dos realidades económicas diferentes.

Nuestro estudio muestra que ahora hay evidencia de un rendimiento superior de las inversiones en infraestructura verde (definida como proyectos eólicos y solares). Este rendimiento superior, que se define como rendimientos más altos que los activos convencionales, se debe de hecho a las preferencias cambiantes de los inversores por los proyectos «verdes». Es decir, existe un exceso de demanda de este tipo de inversiones, lo que se puede atribuir a la creciente concienciación de la ciudadanía sobre los temas de la transición energética, y que explica el mejor comportamiento de los activos responsables frente a los convencionales.

¿Un cambio de paradigma?

Durante la última década, los inversores han mostrado un interés creciente en el sector de las energías renovables. En la primera mitad de 2022, las inversiones verdes totalizaron US$226 mil millones, un 11% más año con año, según un informe de BloombergNEF publicado en agosto. En particular, las inversiones en proyectos solares alcanzaron los $120 mil millones (+33%) y los proyectos eólicos $84 mil millones (+16%).

En una encuesta de 2022 de alrededor de 350 carteras de activos, EDHECinfra encontró que las energías renovables representaban entre el 25% y el 33% de las inversiones, pero también que los combustibles fósiles (gas y carbón) representaban solo del 1 al 3% de las carteras, con una notable excepción para inversores norteamericanos.

Esto se debe a que los proyectos de combustibles fósiles, además de ser relativamente impopulares, están sujetos a impuestos ambientales, como el impuesto al carbono en Francia y, a partir de 2026, en la Unión Europea. Además, estamos presenciando lo que bien podría ser un punto de inflexión. En 2020, la inversión en energías renovables superó los $ 500 mil millones, en comparación con $ 400 mil millones para la producción de petróleo y gas. De hecho, el valor de los llamados activos “tradicionales” se está viendo afectado.

¿Se mantendrá el impulso?

Se puede ver que durante la última década, las inversiones en combustibles fósiles han sido rechazadas por los principales inversores, mientras que los activos verdes se han integrado ampliamente en las carteras de inversión. Esto es particularmente visible durante el período 2012-2015, durante el cual los activos verdes también se desempeñaron mejor que (o tan bien como) los activos convencionales.

Este desempeño de los activos verdes puede explicarse en particular por un cambio en la percepción del riesgo (la inversión responsable tiende a normalizarse y ser aún más deseable). Por el contrario, el rendimiento de los activos convencionales sigue estando impulsado por su rentabilidad ajustada al riesgo.

Sin embargo, estos retornos temporalmente más altos para las inversiones verdes no predicen el desempeño futuro. Según nuestras observaciones, este fenómeno de fuerte demanda acompañada de un aumento en el valor de los activos verdes alcanzó su punto máximo en 2019. En la actualidad, los rendimientos esperados de este tipo de inversión son mucho menores.

Esto significa, entre otras cosas, que los rendimientos de los proyectos de energía verde no deben verse como un indicador de su desempeño futuro. Cuanto mayor sea la demanda de activos verdes que se satisfaga con inversiones adicionales, menores serán los rendimientos esperados. De hecho, la oferta y la demanda finalmente convergen, lo que permite “corregir” el rendimiento superior de los activos verdes.

Por lo tanto, no existe una prima de riesgo real para los proyectos de infraestructura verde de la que los inversores puedan beneficiarse a largo plazo. De hecho, deberíamos hablar más bien de una “prima verde”, que los inversores estaban dispuestos a pagar en un momento dado, cuando los activos responsables ganaban popularidad. El rendimiento superior de los activos verdes durante la década anterior se debió únicamente al exceso de demanda, que finalmente disminuyó.

En otras palabras, cuando la oferta finalmente alcanzó a la demanda, los activos verdes experimentaron una disminución relativa en el rendimiento como resultado de un retorno al equilibrio del mercado. La prima verde es una realidad, pero solo estaba destinada a ser temporal. Por lo tanto, la década anterior debe verse como un período de transición, no como el comienzo de un fenómeno permanente.

LEER  Todo, al parecer, está conspirando para poner a prueba al gobierno albanés.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies