ENERGÍA RENOVABLE

¿Materias primas o seres sagrados? La extracción de litio pone en tensión dos cosmovisiones

Ubicada en el corazón de América del Sur, Bolivia contiene los depósitos de litio más grandes del mundo, una posición envidiable, a los ojos de muchos países, a medida que despega el mercado de vehículos eléctricos. Aunque los vehículos eléctricos emiten menos gases de efecto invernadero que los vehículos que funcionan con combustible, sus baterías requieren más minerales, especialmente litio, que también se usa para fabricar baterías para teléfonos inteligentes y computadoras.

A diferencia de sus vecinos Chile y Argentina, Bolivia aún no se ha convertido en un actor importante en el mercado mundial del litio. En parte, esto se debe a que sus salinas de gran altitud no son adecuadas para el método de extracción habitual, la evaporación solar.

Pero eso parece estar a punto de cambiar: en enero de 2023, la empresa estatal YLB firmó un acuerdo con el consorcio chino CBC, que incluye al mayor productor mundial de baterías de iones de litio, para introducir un nuevo método llamado extracción directa de litio.

Puede resultar una bendición económica. Pero desde la época colonial, el legado de la abundancia de minerales en Bolivia ha sido también de contaminación, pobreza y explotación. Si bien algunos residentes tienen esperanzas sobre los beneficios potenciales de la creciente industria del litio, otros están preocupados por el impacto local de la extracción. En particular, la extracción directa de litio exige una gran cantidad de agua dulce, lo que podría poner en peligro los ecosistemas circundantes, como ha sucedido en otras partes del “triángulo del litio” de América del Sur.

El litio se encuentra en la salmuera subterránea debajo de este salar.
Mario Orospe HernándezCC BY-NC-ND

Una rápida escalada en la extracción de litio en los Andes bolivianos también representa un choque inminente entre dos visiones fundamentalmente diferentes de la naturaleza: la de la sociedad industrial moderna y la de las comunidades indígenas que llaman hogar a la región, un foco de mis colaboraciones de investigación actuales y proyecto de tesis.

La Pachamama

Bolivia es el hogar de 36 grupos étnicos en sus regiones montañosas y bajas. Los pueblos aymara y quechua comprenden la mayoría de las comunidades indígenas en la Cordillera de los Andes.

Para estas culturas, la naturaleza no es un medio para los fines humanos. En cambio, se ve como un grupo de seres con personalidad, historia y poder más allá del alcance humano. Por ejemplo, la divinidad femenina de la fertilidad, a quien se debe respeto, es la Pachamama. Dado que ella sustenta y asegura la reproducción de la vida, los indígenas andinos realizan ofrendas a la Pachamama en rituales ancestrales conocidos como “challas” que buscan reforzar su vínculo con ella.

Un puñado de personas se inclinan sobre hileras de cultivos mientras trabajan en una ladera.
Productores locales de alimentos en Chicani, un pueblo en las afueras de La Paz, Bolivia.
Mario Orospe HernándezCC BY-NC-ND

De igual forma, los grupos serranos reconocen a las montañas no como un conjunto de rocas inertes, sino como guardianes ancestrales llamados “Achachilas” en aimara y “Apus” en quechua. Cada comunidad andina alaba a una montaña cercana que cree que protege y supervisa sus vidas.

En Uyuni, por ejemplo, donde se construirá una de las dos nuevas plantas de litio, las comunidades indígenas reconocen la presencia de estos seres sagrados. Hasta el día de hoy, los fieles de la cercana región de Lípez explican el origen del salar con una leyenda tradicional: es la leche materna de su Apu, un volcán hembra llamado Tunupa.

Sin embargo, conceptos religiosos como “sagrado” o “divino” no necesariamente capturan las relaciones que los indígenas andinos han establecido durante mucho tiempo con estos seres más que humanos, a quienes se les conoce desde la época precolonial como “huacas”. Estas entidades no se consideran «dioses» ni se piensa que se relacionan con creencias de otro mundo. Más bien, son tratados como parte integral de la vida cotidiana terrenal de las personas.

Una pequeña pila de piedras se encuentra frente a una colina de color arena.
Una huaca quechua, también conocida como el santuario de la roca sagrada, en la Isla del Sol en el lago Titicaca.
Mario Orospe HernándezCC BY-NC-ND

Por ejemplo, antes de las comidas, los pueblos quechua y aymara arrojan hojas de coca o derraman sus bebidas en el suelo para compartir su comida con estos seres en señal de gratitud y reciprocidad.

Materia sin vida

En las sociedades industriales, por otro lado, la naturaleza se entiende como algo externo a la humanidad, un objeto que se puede dominar a través de la ciencia y la tecnología. La economía moderna convierte a la naturaleza en una fuente de materias primas: materia moral y espiritualmente inerte que está ahí para ser extraída y movilizada en todo el mundo. En este marco, un mineral como el litio es un recurso a desarrollar en la búsqueda de ganancias económicas para el ser humano.

De hecho, la historia de estas nociones en competencia está profundamente entrelazada con la historia de la época colonial, cuando diferentes culturas entraron en violentos conflictos. A medida que los españoles descubrieron la abundancia de minerales del llamado Nuevo Mundo, como el oro y la plata, comenzaron una extracción intensiva de sus riquezas, apoyándose en el trabajo forzoso de la población local y los esclavos importados.

El concepto de «materias primas» se remonta a la noción teológica de «materia prima». El término proviene originalmente de Aristóteles, cuya obra se introdujo en el cristianismo a través de traducciones latinas alrededor del siglo XII. En la forma en que los cristianos adaptaron su idea de la materia prima, todo estaba ordenado por su nivel de «perfección», desde el nivel más bajo, la materia prima, la «cosa» más básica del mundo, hasta rocas, plantas, animales, humanos, ángeles y, finalmente, Dios.

Un grabado en blanco y negro muestra a personas trabajando en una mina con una escalera que conduce a la entrada.
Una mina de plata en Potosí, Nueva España, ahora Bolivia, representada por Theodor de Bry alrededor de 1590.
ullstein bild/ullstein bild a través de Getty Images

La Iglesia Católica y el Imperio español utilizaron posteriormente esta comprensión medieval de la materia como algo pasivo, sin espíritu, para justificar la extracción de recursos durante la época colonial. Cuanto más cerca estaban las cosas de la materia prima, suponía su argumento, más necesitaban la impronta humana y un propósito externo para hacerlas valiosas.

Esta noción también fue utilizada por los colonizadores cristianos que tenían la intención de destruir las tradiciones que consideraban idólatras. A sus ojos, la reverencia hacia una montaña o la tierra misma era adorar una mera “cosa”, un dios falso. La iglesia y el imperio creían que era fundamental desacralizar a estos seres más que humanos y tratarlos como meros recursos.

Esta visión aplanada de la naturaleza sirvió de base para el concepto económico moderno de las materias primas, que se introdujo en el siglo XVIII con el nacimiento de la economía como ciencia social.

El camino por delante

Los proyectos de litio de Bolivia plantean un nuevo choque potencial de cosmovisiones. Sin embargo, las iniciativas de extracción han enfrentado severos reveses en los últimos años, incluidas las protestas sociales, la crisis política de 2019 y la falta de la tecnología necesaria. El acuerdo chino representa un nuevo hito, pero sus resultados aún son inciertos: para la economía, para las comunidades locales y para la Tierra.

Hoy en día, los vehículos eléctricos se consideran ampliamente parte de la solución a la crisis climática. Sin embargo, necesitarán un aumento de la minería para satisfacer sus demandas de batería. Si las sociedades realmente quieren un futuro más verde, los cambios tecnológicos como los vehículos eléctricos serán solo una parte de la respuesta, junto con otros cambios como una planificación urbana más sostenible y un mejor transporte público.

Pero además, quizás otras culturas puedan aprender de las relaciones andinas con la naturaleza como seres más que humanos: una inspiración para repensar el desarrollo y convertir nuestra propia forma de vivir en algo menos destructivo.

LEER  El daño climático está empeorando más rápido de lo esperado, pero aún hay motivos para el optimismo: 4 lecturas esenciales del informe del IPCC

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies