NATURALEZA

Los enjambres de insectos podrían electrificar el aire tanto como las nubes de tormenta

Es posible que sientas una chispa cuando hablas con la persona que te gusta. Pero los seres vivos no necesitan romance para generar electricidad. Puedes acumular suficiente carga eléctrica para electrocutar a alguien arrastrando los pies con calcetines sobre una alfombra. Y los animales voladores, como los insectos, pueden acumular carga cuando pasan rozando las moléculas de aire. Ahora, la investigación sugiere que los enjambres de insectos pueden acumular suficiente electricidad para afectar la carga general de la atmósfera.

Los investigadores compartieron ese impactante hallazgo el 24 de octubre en iCiencia.

“Los insectos son pequeñas partículas que se mueven por la atmósfera”, señala Joseph Dwyer. Y “las partículas en la atmósfera se cargan fácilmente”, añade este físico. Trabaja en la Universidad de New Hampshire, en Durham, y no participó en el nuevo estudio.

Los científicos saben desde hace mucho tiempo acerca de la pequeña carga eléctrica que transportan los insectos. Pero nadie ha investigado cómo esa electricidad podría influir en el campo eléctrico de la atmósfera. Ese campo afecta cómo se forman las gotas de agua. También determina cómo se mueven las partículas de polvo y cómo se desarrollan los rayos.

Un rayo de inspiración

La idea de que los insectos podrían cambiar la carga del aire en gran medida se les ocurrió a los investigadores por pura casualidad.

«En realidad, estábamos interesados ​​​​en comprender cómo la electricidad atmosférica influye en la biología», dice Ellard Hunting. Este biólogo trabaja en la Universidad de Bristol en Inglaterra. Un día, un enjambre de abejas pasó por encima de un sensor en la estación de campo de su equipo. Ese sensor estaba destinado a recoger electricidad en el aire. Pero este encuentro casual despertó la curiosidad de los científicos. ¿Podrían las formas de vida influir en la electricidad atmosférica?

LEER  La respuesta equivocada exacta a la reciente catástrofe climática.

El grupo de Hunting incluía biólogos y físicos. Midieron el cambio en la fuerza de una carga eléctrica cuando otros enjambres de abejas pasaban por encima de su sensor. Esto reveló un aumento promedio de 100 voltios por metro. Cuanto más denso es el enjambre de insectos, mayor es la carga.

Esto hizo que el equipo pensara en enjambres de insectos aún más grandes. Las langostas, por ejemplo, pueden formar nubes de hasta 1.000 kilómetros cuadrados (386 millas cuadradas).

El equipo midió las cargas de langostas del desierto individuales mientras los insectos volaban en un túnel de viento impulsado por un ventilador. Luego, el equipo combinó esas medidas con datos sobre las densidades de enjambres de langostas reales de estudios anteriores. Esto les permitió construir un modelo informático que estimaba la carga eléctrica de todo un enjambre de langostas.

Las nubes de langostas podrían producir tanta electricidad por metro como las nubes de tormenta, informan ahora los científicos.

efectos electricos

Los resultados resaltan la necesidad de explorar las vidas desconocidas de los animales en el aire, dice Hunting. Esos animales a veces pueden alcanzar alturas mucho mayores que las abejas o las langostas. Las arañas, por ejemplo, pueden volar kilómetros sobre la Tierra para llegar a nuevos hábitats. Lo hacen “hinchando” hilos de seda.

“Hay mucha biología en el cielo”, dice Hunting. Los insectos, las aves y los microbios transportan muchos pedacitos de carga. “Todo suma”.

Algunos enjambres de insectos pueden ser enormes. Aún así, es poco probable que los animales voladores cargados eléctricamente sean lo suficientemente densos como para producir rayos, dice Dwyer. Sin embargo, su presencia podría interferir con el rastreo de tormentas. “Si hay algo que estropea nuestras mediciones de campo eléctrico, eso podría causar una falsa alarma”, dice Dwyer. “O podría hacer que te pierdas algo que es realmente importante”.

Queda por ver el efecto completo que los insectos y otros animales tienen sobre la electricidad atmosférica. Pero Dwyer dice que los nuevos resultados son «un primer vistazo interesante».

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies