ENERGÍA RENOVABLE

Será imposible reemplazar los combustibles fósiles con energías renovables para 2050, a menos que reduzcamos nuestro consumo de energía.

El consumo de energía, ya sea para calentar su hogar, conducir, refinar petróleo o licuar gas natural, es responsable de alrededor del 82 % de las emisiones de gases de efecto invernadero de Australia.

A menos que Australia reduzca su consumo de energía, mi estudio reciente revela que será casi imposible que la energía renovable reemplace a los combustibles fósiles para 2050. Esto es lo que se requiere para alcanzar nuestro objetivo de emisiones netas cero.

Sin embargo, a medida que la economía de la nación se recupera de la pandemia, es probable que el consumo de energía de Australia vuelva al crecimiento anterior a la pandemia. El estudio identifica dos justificaciones principales para reducir el consumo de energía (o “descenso de energía”):

  1. la probable lentitud del transporte electrizante y la calefacción
  2. que la energía renovable perseguirá un objetivo en retirada si el consumo de energía crece.

El descenso de energía no es una tarea imposible. De hecho, en 1979, el consumo total de energía final de Australia fue aproximadamente la mitad que en 2021. La clave del éxito será la transición a una economía de estado estable ecológicamente sostenible, con tecnologías e industrias más ecológicas.

¿Qué está frenando el crecimiento de las energías renovables?

Para hacer la transición a la energía sostenible, Australia debe electrificar el transporte y la calefacción por combustión, al tiempo que reemplaza toda la electricidad de combustibles fósiles con eficiencia energética y energías renovables, que son las tecnologías energéticas más baratas.

Las energías renovables se pueden implementar rápidamente: los parques eólicos y solares se pueden construir en solo unos pocos años y la energía solar residencial en los techos se puede instalar en un solo día.

solar en la azotea
La instalación solar en la azotea tarda muy poco tiempo en instalarse.
Imagen AAP/David Mariuz

Pero el rápido crecimiento de la energía eólica y solar se ve frenado por tres requisitos críticos de infraestructura e institucionales de la industria eléctrica:

  • para establecer Zonas de Energía Renovable (un grupo de parques eólicos y solares y almacenamiento)
  • para construir nuevas líneas de transmisión y almacenamiento de energía a mediano plazo, como hidroeléctrica de bombeo
  • reformar las normas del mercado de la electricidad para que sean más adecuadas para la electricidad renovable.

Estos toman más tiempo que construir parques solares y eólicos y mucho más que instalar energía solar y baterías en los techos. Sin embargo, podrían implementarse completamente dentro de una década.

De hecho, la transición de la generación de electricidad a partir de combustibles fósiles existente, como las centrales eléctricas de carbón, a energías 100 % renovables posiblemente podría completarse a principios de la década de 2030.

Pero los cálculos optimistas basados ​​en la rapidez con la que podemos construir parques solares y eólicos y su infraestructura ignoran el hecho de que el crecimiento de la electricidad renovable está limitado por la demanda de electricidad.

Cuando las centrales eléctricas de carbón existentes hayan sido reemplazadas por energías renovables, la demanda de electricidad estará determinada por la rapidez con la que podamos electrificar el transporte y la calefacción por combustión. Estas son las principales tareas que limitarán la futura tasa de crecimiento de la electricidad renovable. Es probable que se implementen lentamente, a pesar de la urgencia del cambio climático.



Leer más: Por qué el nuevo recorte de impuestos de Labor sobre los vehículos eléctricos no lo ayudará a comprar uno en el corto plazo


Los hogares y las industrias tienen grandes inversiones en vehículos de gasolina/diésel y calefacción de combustión. Pueden ser reacios a reemplazar estas tecnologías de trabajo, sin incentivos gubernamentales sustanciales.

Hasta el momento, las políticas efectivas del gobierno federal son casi inexistentes para la transición del transporte y la calefacción, que en conjunto son responsables del 38 % de las emisiones de Australia.

El anuncio de este mes de una futura «consulta» sobre los estándares de eficiencia de combustible de las flotas es el primer paso tentativo del gobierno.

Coche eléctrico cargando en la calle
Los autos eléctricos siguen estando fuera del alcance de la mayoría de los australianos.
Foto AP/Godofredo A. Vásquez

Persiguiendo un objetivo en retirada

Si observamos solo las tasas de crecimiento porcentual, la tarea de la electricidad renovable parece engañosamente fácil. De 2015 a 2019, la electricidad renovable de Australia creció un 62 %, un logro excelente.

Pero, estaba comenzando desde una base pequeña. Esto significa que su aumento en la producción de energía durante ese período fue solo ligeramente mayor que el crecimiento del consumo total de energía final, que comprende electricidad, transporte y calefacción, que todavía se alimenta principalmente de combustibles fósiles.

A escala mundial, la situación es aún peor. Como resultado del crecimiento del consumo total de energía final, la proporción de combustibles fósiles fue la misma en 2019 que en 2000: alrededor del 80 %.

El desafío de la energía renovable es como un corredor que trata de batir un récord mientras los oficiales se alejan por la pista con la cinta final.

Esta situación no es culpa de las tecnologías de energías renovables. La energía nuclear, por ejemplo, crecería mucho más lentamente y tardaría incluso más en ponerse al día con el consumo creciente.

El consumo de energía es responsable de más del 80% de las emisiones de Australia.
Foto AP/Mark Baker, archivo

En uno de los escenarios que exploro en mi estudio, el consumo total de energía final de Australia crece linealmente a la tasa anterior a la pandemia de 2021 a 2050. Luego, la electricidad renovable tendría que crecer 7,6 veces su tasa anterior a la pandemia para ponerse al día en 2050.

Alternativamente, si el crecimiento de la electricidad renovable es exponencialtendría que duplicarse cada 6,8 años hasta 2050.

Teniendo en cuenta que el crecimiento futuro de la electricidad renovable estará limitado por la tasa de electrificación del transporte y la calefacción por combustión, las tasas de crecimiento lineal y exponencial requeridas parecen imposibles.

Soluciones posibles

Tanto la Agencia Internacional de Energía como los modelos realizados para el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático evitan el problema al suponer que la captura y el almacenamiento de dióxido de carbono a gran escala o la captura directa de CO₂ del aire estarán disponibles comercialmente.

Pero confiar en estas tecnologías no probadas es especulativo y arriesgado. Por ello, necesitamos un Plan B: reducir nuestro consumo energético.



Leer más: Los ingenieros han construido máquinas para eliminar el CO₂ del aire. ¿Pero detendrá el cambio climático?


Mi estudio muestra que si pudiéramos reducir a la mitad el consumo de energía de 2021 para 2050, la transición podría ser posible. Es decir, si las materias primas (como el litio y otros minerales críticos) están disponibles y la fabricación local podría aumentar considerablemente.

Por ejemplo, si el consumo total de energía final disminuye linealmente y la electricidad renovable crece linealmente, esta última solo tendría que crecer aproximadamente tres veces su tasa de 2015-2019 para reemplazar toda la energía fósil para 2050. Para un crecimiento exponencial, el tiempo de duplicación es 9,4 años.

Las mejoras en la eficiencia energética ayudarían, como el aislamiento del hogar, electrodomésticos eficientes y sistemas de agua caliente con bomba de calor y solar. Sin embargo, la Agencia Internacional de Energía muestra que es poco probable que tales mejoras reduzcan la demanda lo suficiente.

Necesitamos cambios de comportamiento fomentados por políticas socioeconómicas, además de técnicas.

Implicaciones del descenso de energía

Para reducir nuestro consumo de energía, necesitaríamos un debate público seguido de políticas para fomentar tecnologías e industrias más ecológicas y realizar cambios socioeconómicos.

Esto no implica necesariamente la privación de tecnologías clave, sino más bien una reducción planificada a un nivel sostenible de prosperidad.

Se caracterizaría por un mayor énfasis en mejorar y ampliar el transporte público, las ciclovías, las áreas peatonales, los parques y parques nacionales, los centros de salud pública, la educación pública y la vivienda pública.



Leer más: La riqueza está acabando con el planeta, advierten los científicos


Este enfoque de proporcionar servicios básicos universales reduce la necesidad de altos ingresos y su alto consumo asociado. Como señaló la investigación en 2020, los 40 millones de personas más ricas del mundo son responsables del 14% de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con el estilo de vida.

Y a escala global, el descenso energético podría ser financiado por los países ricos, incluida Australia. La mayoría de la gente experimentaría una mejor calidad de vida. El descenso energético es una parte clave del camino hacia una sociedad ecológicamente sostenible y socialmente justa.

LEER  por eso es vital cortar la demanda de energía ahora

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies