Emisiones De Carbono

Las empresas y los directores podrían enfrentar sanciones multimillonarias si no divulgan su impacto climático

Las grandes empresas tendrán que revelar públicamente información detallada sobre lo que están haciendo para reducir las emisiones de carbono y otra información financiera relacionada con el clima según la legislación ante el parlamento federal.

Según la nueva legislación, las empresas deberán incluir un informe de sostenibilidad separado en su informe anual.

Y, al igual que ocurre con el componente financiero del informe anual, el documento de sostenibilidad será adoptado formalmente por el consejo de administración de la empresa.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático celebrada en Glasgow en 2021 (conocida como COP26) identificó la divulgación financiera obligatoria relacionada con el clima como necesaria para combatir el cambio climático.

La divulgación hace que los riesgos, oportunidades, métricas y objetivos de una empresa relacionados con el clima sean transparentes para sus inversores y otras partes interesadas.

Las leyes planificadas no cambian lo que las empresas deben hacer en respuesta al cambio climático, pero permiten a los reguladores y a las partes interesadas monitorear el progreso de la empresa hacia los objetivos netos cero acordados internacionalmente.

Por esa razón, es probable que las divulgaciones que produzcan las empresas sean examinadas de cerca.

¿Cómo serán las leyes de divulgación?

Los requisitos de contenido específicos (y extensos) para el informe de sostenibilidad están siendo desarrollados por la Junta Australiana de Normas de Contabilidad en línea con los estándares globales de informes de sostenibilidad elaborados después de la COP26.

En la COP26 se consideró necesario hacer obligatorios los informes financieros relacionados con el clima para combatir el cambio climático.
Beca Alastair/AAP

Las empresas deberán revelar información sobre sus emisiones de gases de efecto invernadero de alcance 1, 2 y 3.

Las emisiones de alcance 1 son aquellas producidas por las operaciones propias de una empresa y las emisiones de alcance 2 provienen de la producción de la energía que utiliza para hacer negocios. El alcance 3 son las emisiones producidas por sus cadenas de suministro, por ejemplo en la producción de materiales de proveedores o de las actividades de las empresas que financia.

Para contabilizar sus emisiones de alcance 3, las empresas que preparan informes de sostenibilidad necesitarán información detallada de las empresas con las que tratan.

Australia ya cuenta con un régimen, conocido como Plan Nacional de Información sobre Energía y Efectos Invernaderos, que exige que las empresas con un gran impacto climático informen al gobierno sobre sus emisiones, producción y consumo de energía cada año.

El nuevo requisito de presentación de informes de sostenibilidad es más amplio que esto y se aplicará de manera mucho más amplia.

¿Qué empresas se verán afectadas?

Cuando las nuevas leyes se implementen por completo, se aplicarán a todas las empresas cubiertas por el esquema NGER existente, todos los fideicomisos y fondos de inversión (incluidos los fondos de jubilación) con activos superiores a 5 mil millones de dólares australianos y otras empresas que cumplan dos de los tres umbrales de tamaño propuestos. . Los umbrales propuestos son: activos superiores a 25 millones de dólares, ingresos superiores a 50 millones de dólares y 100 o más empleados.

Por ahora, el informe de sostenibilidad se centrará en cuestiones relacionadas con el clima. Pero la legislación señala la posibilidad de agregar otras divulgaciones ambientales (por ejemplo, que cubran los impactos sobre la naturaleza y la biodiversidad) en años posteriores.

En los primeros años, las leyes de divulgación serán aplicadas únicamente por la Comisión Australiana de Valores e Inversiones (ASIC), y los demandantes privados, incluidos los defensores del clima, quedarán excluidos de los tribunales.

Si la divulgación de la empresa es engañosa y la ASIC puede demostrar que la empresa no tomó todas las medidas razonables para garantizar que fuera precisa, la empresa puede enfrentar sanciones civiles. Estos, para empresas muy grandes, pueden ascender a cientos de millones de dólares.

Los tribunales pueden imponer sanciones a las empresas que produzcan informes engañosos.
Dave Hunt/AAP

Las declaraciones sobre el futuro se considerarán engañosas a menos que la empresa pueda demostrar motivos razonables para realizarlas.

Una vez que expiren los acuerdos de transición, las empresas también pueden esperar que los accionistas y los defensores del clima participen activamente en los tribunales para castigar las revelaciones engañosas.

Nueva presión sobre los directivos de las empresas

Hacer que el informe de sostenibilidad sea un componente del informe anual –en lugar de un documento separado– tiene importantes consecuencias legales para los directores de la empresa.

Durante los primeros años del nuevo régimen de presentación de informes, los directores deberán declarar si, en su opinión, la empresa ha tomado medidas razonables para garantizar que el informe de sostenibilidad se ajuste a la ley.

Después de eso, se les pedirá que declaren si, en su opinión, el informe cumple con los estándares de informes de sostenibilidad establecidos por la Junta de Normas de Contabilidad de Australia e incluye con precisión todas las divulgaciones requeridas.

Los directores tienen el deber legal de garantizar que la empresa cumpla con los requisitos legales para la presentación de informes anuales, un deber que se extenderá al informe de sostenibilidad.

Además, se aplicarán las leyes que responsabilizan personalmente a los directores por defectos en los documentos de divulgación corporativa obligatorios.

Estas disposiciones, que la ASIC puede hacer cumplir, conllevan una pena civil máxima para las personas de 1.565.000 dólares.

¿Las nuevas leyes de divulgación cambiarán la gobernanza de la sostenibilidad?

Durante muchas décadas, se ha esperado que los miembros de la junta directiva asumieran la responsabilidad personal de lo que dice su empresa en su informe financiero.

No pueden simplemente dejar que el equipo directivo o los auditores se aseguren de que la información sea precisa. Como resultado, la información financiera se revisa cuidadosamente y los directores hacen preguntas detalladas sobre los datos y supuestos en los que se basa.

El informe financiero proporciona a las partes interesadas una imagen clara de la viabilidad financiera y el desempeño de la empresa. Pero también obliga a la junta a prestar mucha atención a estas cuestiones.

Según las nuevas leyes, los directores tendrán responsabilidad personal por lo que diga la empresa en el informe de sostenibilidad. Diseñar la ley de esta manera obligará a los directores a prestar la misma atención a las divulgaciones de la empresa relacionadas con el clima.

Deberán comprender y cuestionar los datos y suposiciones que sustentan la divulgación.

Esto afectará la gobernanza más amplia de la empresa, al elevar las cuestiones de sostenibilidad en las discusiones de la sala de juntas y acercar los riesgos, oportunidades, objetivos y métricas relacionados con el clima al centro de las deliberaciones de la sala de juntas.

Debería hacer que los directores sean mucho más conscientes y sensibles al impacto climático de su empresa.

LEER  cómo una alternativa concreta puede reducir las emisiones, el uso de recursos y los desechos

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies