SOSTENIBILIDAD

Los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU no logran tener un impacto significativo, advierte nuestra investigación

En septiembre de 2015, líderes de 193 países se reunieron en el salón de actos de la ONU en Nueva York para planificar nada menos que “transformar nuestro mundo”. Este fue el nacimiento de los objetivos de desarrollo sostenible, cuyo objetivo era “liberar a la raza humana de la tiranía de la pobreza y la miseria y sanar y proteger nuestro planeta”.

Hay 17 objetivos de desarrollo sostenible, u ODS, que abarcan 169 objetivos más detallados y más de 200 medidas de progreso. No hay casi nada que la ONU no busque mejorar con estos objetivos, desde reducir la pobreza y el hambre hasta asegurar una mejor salud, educación, igualdad de género, saneamiento, energía, crecimiento económico e infraestructura, mientras se reduce la desigualdad social, asegurando el consumo sostenible, protegiendo el clima, el océano, la biodiversidad y los bosques, y promover la paz y la justicia.

Para dar solo algunos ejemplos de las 169 metas bajo estos objetivos generales, los gobiernos acordaron, para 2030, reducir a la mitad la proporción de personas en situación de pobreza, acabar con el hambre, garantizar que todos los niños completen una educación de calidad de forma gratuita, aumentar los ingresos de los más pobres 40 % de la población de cada país a una tasa superior a la media nacional, y aumentar significativamente la financiación para conservar y utilizar de forma sostenible la biodiversidad y los ecosistemas. La lista continua.

Los objetivos de desarrollo sostenible se encuentran dondequiera que se reúnan los burócratas de la ONU y los diplomáticos internacionales. Verás las 17 banderas de los ODS en los exuberantes jardines de la sede de la ONU en Nueva York. Los carteles que enumeran los ODS cuelgan en las oficinas gubernamentales de todo el mundo. Cada año se celebran decenas de reuniones internacionales para discutirlas. La ONU incluso anunció una década de acción internacional para lograr los objetivos. En los Países Bajos, donde vivo, el gobierno ha designado a un coordinador de los ODS a quien vi una vez en un automóvil eléctrico pintado con los símbolos de los ODS y un traje con los ODS impresos en el forro interior. En resumen, si volteas una piedra, puedes encontrar un ODS.

LEER  El Pacto Climático: ¿Innovación Democrática o Señal de Crisis en los Sistemas Parlamentarios?

Y, sin embargo, es justo preguntar: ¿estos objetivos globales realmente cambian algo? ¿Influyen tangiblemente en las acciones de gobiernos, líderes empresariales, alcaldes, burócratas de la ONU y presidentes de universidades? Durante los últimos años, una creciente comunidad de científicos sociales se ha planteado esta cuestión. Con 61 colegas de todo el mundo, analizamos más de 3000 estudios académicos que analizaron aspectos de los ODS. Nuestros hallazgos se publican en la revista Nature Sustainability, y pronto se publicará una evaluación más detallada en forma de libro. Debido a que creemos que es importante compartir lo que encontramos con todos, ambas publicaciones serán gratuitas para descargar y leer.

Todo habla, nada de acción

Desafortunadamente, nuestros hallazgos son desalentadores. Los ODS se han infiltrado en lo que la gente dice, piensa y escribe sobre los desafíos de la sostenibilidad global. Los gobiernos mencionan los ODS en sus informes nacionales a la ONU, y algunos han establecido unidades de coordinación para implementarlos. A las corporaciones multinacionales también les gusta referirse a los ODS, especialmente aquellos objetivos que son menos perjudiciales para sus actividades comerciales, como el ODS 8, que insta a los gobiernos a “sostener el crecimiento económico per cápita de acuerdo con las circunstancias nacionales”. Y, como era de esperar, las organizaciones de la ONU apoyan formalmente los ODS.

La gente hurga en una montaña de desechos.
La acción coordinada para reducir la pobreza no se ha materializado.
EPA-EFE/Piyal Adhikary, Autor proporcionado

Pero nada ha cambiado donde importa. Encontramos pocas políticas, instituciones o asignaciones presupuestarias nuevas diseñadas para promover objetivos específicos. ¿Algún gobierno cambió sus leyes para lograr las muchas transformaciones cruzadas previstas por los ODS? ¿Algún ministerio de esos gobiernos creó nuevos programas para implementar los ODS? Si es así, hay poca evidencia de ello. En cambio, lo que encontramos son cambios en el discurso. Los que están en el poder ahora se refieren a menudo a los ODS. Sin embargo, la forma en que gobiernan no ha cambiado.

LEER  Cinco formas de iniciar una recuperación verde

¿Qué debemos hacer con esto? Los optimistas apuntan a la línea de tiempo de los ODS: los ODS solo se acordaron en 2015 y se lograrán para 2030. El análisis que publicamos utiliza en gran medida investigaciones anteriores a 2021. En otras palabras, nos quedan ocho años más. El hecho de que los gobiernos y las corporaciones hablen de manera diferente sobre la sostenibilidad y se refieran a los ODS con más frecuencia hoy en día puede verse como una señal de esperanza de que a esta conversación le siga la acción.

Y, sin embargo, la mera charla puede resultar contraproducente al conferir legitimidad a un comportamiento insostenible, permitiendo que los líderes corporativos enarbolen coloridas banderas de los ODS mientras valoran las ganancias por encima de todo. Simplemente hablar de los ODS puede desmovilizar a la sociedad civil creando una falsa impresión de acción. Incluso como se prometió, las transformaciones siguen siendo esquivas. La charla ociosa actúa como una cortina de humo, ocultando la realidad del retraso y el estancamiento.

No quiero menospreciar la importancia de tener los ODS. Nuestro estudio solo proporciona una instantánea del estado actual de su implementación. Los ODS reflejan algunas ambiciones globales maravillosamente altruistas, sobre todo al centrarse en las desigualdades globales (ODS 10), las mejoras necesarias en las instituciones nacionales y globales (ODS 16) y la reducción de los patrones de consumo nocivos en los países ricos (ODS 12).

Pero tenemos que hacer que los objetivos realmente funcionen. La sociedad civil y los movimientos sociales deben pinchar la burbuja de la conversación sobre los ODS. No se debe permitir que los líderes gubernamentales y los jefes de la industria se escondan detrás de las banderas de los ODS en sus oficinas, los botones de los ODS en sus solapas y los logotipos de los ODS en sus folletos brillantes. Los ODS no pueden seguir siendo una gran inspiración. Debemos convertir su promesa en acción.


Imagine el boletín semanal sobre el clima

¿No tienes tiempo para leer sobre el cambio climático tanto como te gustaría?

Obtenga un resumen semanal en su bandeja de entrada en su lugar. Todos los miércoles, el editor ambiental de The Conversation escribe Imagine, un breve correo electrónico que profundiza un poco más en un solo problema climático. Únase a los más de 10 000 lectores que se han suscrito hasta ahora.


Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies