NATURALEZA

ANÁLISIS: Las granjas de pulpo plantean enormes preocupaciones sobre el bienestar animal, y también son insostenibles

CUANDO imaginas el mundo de un pulpo, es posible que veas una criatura curiosa en un entorno submarino complejo.

Sin embargo, la realidad de la vida de algunos pulpos es la existencia dentro de un tanque estéril, inevitablemente rodeados de humanos y otros pulpos. Este es el sombrío mundo de la cría de pulpos, y pronto podría haber nuevas granjas comerciales en el horizonte.

Recientemente, una empresa española anunció su intención de abrir una nueva granja industrial de pulpo, con el objetivo de producir 3.000 toneladas de pulpo al año. Esto genera una gran preocupación por el bienestar animal, porque no cabe duda de que los pulpos son animales complejos e inteligentes.

Los pulpos salvajes son maestros del camuflaje, cambiando rápidamente los patrones de su piel para mezclarse con sus fondos. A veces se cubren con conchas o incluso llevan cáscaras de coco para esconderse de los depredadores. Y son conocidos artistas del escape en cautiverio, capaces de colarse por espacios extraordinariamente pequeños.

Incluso pueden tener una racha traviesa, con informes frecuentes de pulpos que arrojan agua a los visitantes y cuidadores desprevenidos. Un pulpo en Alemania era conocido por arrojar agua repetidamente a las luces, aparentemente consciente de que esto provocaría un cortocircuito en la electricidad y causaría una conmoción.

También en un entorno de laboratorio, se han mostrado hábiles para resolver laberintos y otros acertijos para obtener una recompensa de comida.

Y los pulpos no solo son inteligentes. También son sensibles, capaces de experimentar sentimientos como el dolor y el placer.

Recientemente elaboramos un informe para el gobierno del Reino Unido, luego de analizar más de 300 estudios científicos. Encontramos pruebas sólidas a favor de la sensibilidad en moluscos cefalópodos (incluidos pulpos, calamares y sepias) y crustáceos decápodos (como cangrejos y langostas).

Para muchos científicos, nuestros hallazgos simplemente reafirmaron lo que ya creían: que los pulpos son animales conscientes con sentimientos y vida interior, al igual que los vertebrados.

Para nosotros, todo esto no encaja con la idea de la cría de pulpos.

Si bien el pulpo ha sido durante mucho tiempo un elemento ocasional del menú para muchos, la demanda de carne de pulpo está creciendo rápidamente. Y eso ha llevado a las propuestas para comenzar a criar pulpos a escala industrial. Además de España, existen esfuerzos similares en México, Chile, China y Japón.

Enormes preocupaciones éticas

Los pulpos son candidatos atractivos para la acuicultura comercial, debido a su alto valor, rápido crecimiento y rápida reproducción.

Pero cuando trabajábamos en nuestro informe, evaluamos algunos de los mayores riesgos para el bienestar de los pulpos, y la cría de pulpos ocupaba un lugar destacado en nuestra lista. La posibilidad de un bienestar deficiente es extremadamente preocupante, especialmente porque no existen protecciones para los pulpos de granja bajo la legislación de bienestar animal en ningún lugar del mundo.

Los pulpos tienen varias características que los hacen especialmente inadecuados para la cría intensiva.

Son de cuerpo blando, con una piel que se daña fácilmente por el manejo brusco o las colisiones con las paredes o los muebles del tanque, particularmente cuando se alejan de las amenazas percibidas, su respuesta de escape habitual. Es un animal vulnerable que prefiere esconderse y requiere refugio para sentirse seguro.

Como animales solitarios (con muy raras excepciones), a menudo son agresivos y territoriales, lo que significa que tienden a reaccionar mal en compañía de otros pulpos, siendo el canibalismo común para muchas especies de pulpos. El estrés del hacinamiento puede incluso llevar a los pulpos a recurrir al autocanibalismo: literalmente se comen sus propios brazos.

Y dado que son conductuales y cognitivamente complejos, requieren entornos complejos que proporcionen estimulación y oportunidades para realizar comportamientos naturales.

Para empeorar las cosas, actualmente no existen métodos reconocidos de matanza humanitaria de pulpo que sean factibles a gran escala comercial. Por estas razones, concluimos en nuestro informe que tenemos «una confianza muy alta en que la cría comercial de cefalópodos de alto bienestar es actualmente imposible».

En resumen, teníamos pocas dudas de que es una mala idea.

tambien es insostenible

Los defensores de la cría de pulpos afirman que la práctica tiene beneficios ambientales. Dicen que es un método de producción sostenible que reducirá la presión sobre las poblaciones silvestres de pulpo.

En la actualidad se da el caso de que se capturan anualmente unas 350.000 toneladas de pulpo salvaje. Y si la demanda continúa aumentando, se espera que esta cosecha también aumente.

Pero no nos convence esta afirmación de sostenibilidad.

Un problema es que los pulpos son carnívoros, lo que significa que necesitan pescado u otros productos del mar, como harina o aceite de pescado, en su dieta. Estos productos todavía se extraen con frecuencia del océano. Y dado que los pulpos tienen una tasa de conversión de alimentos de alrededor de tres a uno (lo que significa que se necesitan aproximadamente tres kilogramos de alimento para producir un kilogramo de pulpo), este es un uso de recursos altamente ineficiente.

Un segundo problema es que no está nada claro que el cambio a la acuicultura reduzca la presión sobre las poblaciones silvestres. Es igualmente probable que la cría de pulpos simplemente reduzca los precios y aumente la demanda, como se ha visto en la acuicultura.

Entonces, si realmente queremos proteger las poblaciones de pulpos salvajes, debemos ir más allá de una falsa elección entre la sobrepesca devastadora y la agricultura industrializada.

El énfasis debe estar en disminuir el consumo en lugar de intentar cambiar la demanda de las poblaciones silvestres a las cautivas, y para hacerlo, debemos tener cuidado con las soluciones rápidas, como el aumento artificial de los precios. Eso puede generar efectos no deseados, como crear una escasez percibida que aumenta el deseo del consumidor; piense aquí en bienes de «lujo» como la aleta de tiburón.

Para encontrar las mejores formas de cambiar profundamente nuestros hábitos alimenticios, deben ser diseñados y probados por expertos en cambio de comportamiento para que podamos cambiar la demanda de manera sólida. Y puede que no haya una solución única. Es posible que los enfoques deban variar según las diferentes culturas y grupos de consumidores.

Por Alexandra Schnell, R.becario de investigación en Psicología Comparada, Universidad de Cambridge; Heather Browning, Oficial de Investigación Postdoctoral, Fundamentos de Sentimiento Animal, Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres, y Jonathan Birch, Profesor Asociado de Filosofía, Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres

Este artículo se vuelve a publicar de The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Lea el artículo original.

LEA TAMBIÉN: Activistas luchan para detener la ‘crueldad’ de la primera granja de pulpos del mundo en las Islas Canarias de España

LEER  Agave al día... - Olive Press News Spain

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies