Subida Del Nivel Del Mar

¿Qué hay que hacer al respecto?

Las comunidades de todo el mundo enfrentan impactos cada vez más graves y frecuentes del cambio climático. Están en la “primera línea” de las sequías, las inundaciones, la desertificación y el aumento del nivel del mar.

Se supone que la financiación climática internacional ayudará. En el Acuerdo de París de 2015, los países más ricos del mundo prometieron 50 mil millones de dólares anuales para apoyar la adaptación climática entre aquellos “particularmente vulnerables” al cambio climático. La adaptación climática son los ajustes que los humanos hacen para reducir la exposición al riesgo climático.

Ocho años después, está claro que este dinero no llega a las “comunidades de primera línea” vulnerables, especialmente en el África subsahariana. Recientemente, Mozambique, Zimbabwe, Malawi, Sudán del Sur y Níger se encuentran entre los diez países más afectados.

El país anfitrión de las próximas negociaciones anuales sobre el clima de las Naciones Unidas (COP28), los Emiratos Árabes Unidos, ha anunciado que se centra en “arreglar la financiación climática”.

Soy un investigador que ha estudiado el financiamiento climático internacional durante siete años, tanto en las COP anuales como a través de investigaciones en Madagascar, Mauricio y Namibia. Mi trabajo explora cómo hacer que la financiación climática sea más equitativa y accesible para las comunidades vulnerables.

En mi opinión, los países que aportan la mayor parte de los fondos para la adaptación climática pueden garantizar que más dinero llegue a quienes más lo necesitan. Para hacerlo, primero deben comprender por qué el financiamiento no llega a las comunidades de primera línea. De lo contrario, el dinero seguirá siendo muy insuficiente para cubrir las necesidades.

Por qué la financiación no llega a las comunidades vulnerables

La razón más clara por la que el financiamiento para la adaptación no llega a estas comunidades es que simplemente no hay suficiente. Los países ricos han incumplido sistemáticamente el compromiso de 50.000 millones de dólares. Cada año crece la brecha entre las necesidades y el apoyo. El último Informe sobre la Brecha de Adaptación estima que la financiación internacional para la adaptación está entre 10 y 18 veces por debajo de las necesidades.

Más allá de este déficit, la estructura actual del financiamiento climático impide que las comunidades de primera línea accedan al apoyo. Los estudios muestran que los países más pobres y vulnerables reciben menos de lo que les corresponde en financiación para la adaptación. El apoyo a los países del África subsahariana es tan solo 5 dólares por persona al año.

Dos barreras clave explican esta desconexión. El primero es la superposición de la vulnerabilidad climática con el conflicto y la inestabilidad política. Doce de los 20 países más vulnerables al cambio climático también se ven afectados por conflictos. Los países vulnerables también son propensos a sufrir agitación política, cambios frecuentes de gobierno y altos niveles de corrupción gubernamental.

Los fondos climáticos de la ONU y otros financiadores importantes como el Banco Mundial ven a estos países como menos «preparados» para proyectos de adaptación. Mi investigación también ha descubierto que a los países ricos les preocupa que el dinero de sus contribuyentes se pierda debido a la corrupción.

La segunda barrera es el proceso de solicitud de financiación. Las propuestas para fondos climáticos de la ONU, como el Fondo Verde para el Clima, pueden tener cientos de páginas. Los requisitos de solicitud difieren de un fondo a otro. Puede llevar años desarrollar una propuesta y recibir el dinero.

Discusión en grupos focales en la región de Aloatra Mangoro en Madagascar.
Katherine Browne

Llegar a las comunidades de primera línea

Incluso cuando los países vulnerables reciben apoyo internacional, otras barreras pueden impedir que llegue a las comunidades de primera línea. Actualmente, sólo el 17% del financiamiento para la adaptación ha llegado a los niveles locales. Mi investigación en Madagascar y Mauricio encontró barreras tanto administrativas como políticas.

Los gobiernos nacionales consumen recursos administrando subvenciones, a menudo contratando costosos consultores extranjeros para planificar, implementar y monitorear proyectos. Estos costos consumen el dinero destinado a las comunidades locales. El enfoque en proyectos grandes e individuales tiende a concentrar el financiamiento en un área, limitando hasta dónde pueden llegar los beneficios.

Los fondos también requieren pruebas claras de éxito. Los gobiernos podrían invertir en proyectos que saben que tendrán éxito en lugar de adoptar enfoques innovadores o elegir áreas más riesgosas.

Los gobiernos nacionales también toman decisiones por razones políticas. Tienden a distribuir recursos –incluido dinero para adaptación– en función de lo que les ayudará a mantenerse en el poder. Es más probable que financien a partidarios políticos que a opositores. Las comunidades suelen ser vulnerables precisamente porque están políticamente marginadas.

Finalmente, los estudios muestran que la financiación para la adaptación, al igual que la financiación para el desarrollo, puede perderse debido a la corrupción y la mala gestión. Las élites ricas y poderosas pueden “capturar” los beneficios de proyectos financiados internacionalmente, como una parte desproporcionada de semillas de arroz para un proyecto destinado a aumentar la resiliencia de la agricultura en Madagascar.

Como arreglarlo

No es demasiado tarde para cambiar la forma en que fluye el financiamiento para la adaptación para garantizar que una mayor parte llegue a las comunidades vulnerables. El primer paso es aumentar la financiación para la adaptación. De hecho, el apoyo a la adaptación disminuyó en 2021, el año más reciente del que disponemos de datos. Los países ricos deben cumplir los compromisos que asumieron en el Acuerdo de París.

El segundo paso es que los fondos de la ONU, el Banco Mundial y los países ricos dediquen una mayor proporción de financiación a los países más vulnerables. Deben hacerlo independientemente de si estos países se ven afectados por conflictos, inestabilidad y corrupción.

En el caso de los fondos de la ONU, esto se puede lograr simplificando y estandarizando los procedimientos de solicitud. Los fondos también pueden dedicar más recursos para ayudar a los países a preparar propuestas. Deberían centrarse menos en exigir resultados claros y más en apoyar una adaptación que se alinee con las prioridades nacionales y locales.

Los países ricos que contribuyen a los fondos climáticos deben ceder algo de poder sobre el dinero. Tendrán que aceptar una gobernanza imperfecta y que se perderá parte de la financiación debido a la mala gestión y la corrupción. Ya han tolerado este tipo de compensaciones antes, como durante la pandemia de COVID, cuando la urgencia superó las preocupaciones por el despilfarro y el fraude.

Pero los financiadores también deberían presionar para lograr una mayor transparencia en torno a los proyectos. Pueden fomentar el escrutinio por parte de grupos de la sociedad civil local, por ejemplo, publicando información del proyecto en los idiomas locales.

El tercer paso es experimentar. Por ejemplo, el Fondo Verde para el Clima está experimentando actualmente con financiación “descentralizada” para la adaptación en Namibia. En lugar de un único gran proyecto, el gobierno de Namibia dividió los fondos en 31 pequeñas subvenciones para organizaciones comunitarias. Junto con la Universidad de Namibia, estamos examinando si este enfoque ayuda a que llegue más financiación a las comunidades de primera línea y de qué manera. Los primeros resultados son alentadores.

Arreglar la financiación climática no es sencillo, pero sí urgente. No hacerlo significa dejar solos a los más vulnerables para enfrentar las crecientes amenazas del cambio climático.

LEER  ¿Se pueden salvar de la erosión las costas en ruinas del Reino Unido?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies