Subida Del Nivel Del Mar

tres visiones de unas futuras vacaciones de verano en la costa

La pandemia de COVID-19 garantizará que el verano de 2020 sea un fracaso para la mayoría. Con las restricciones de viajes internacionales que limitan las vacaciones en el extranjero, muchas personas en el Reino Unido han optado por quedarse en un lugar más cercano a casa. Como resultado, ha habido aumentos notables en el número de visitantes a las playas de todo el Reino Unido. Miles de personas acudieron en masa a una playa de Bournemouth en un solo día de junio, lo que provocó que el consejo local declarara un incidente importante.

Pero nos esperan interrupciones mucho mayores en nuestras vacaciones de verano. Aproximadamente la mitad de todo el turismo tiene lugar en las zonas costeras, pero con el calentamiento global que aumentará el nivel del mar en unos dos metros durante los próximos 80 años, ¿cómo cambiará nuestra relación con la costa?

¿Conmemoraremos los antiguos límites costeros con estancias tristes sobre la tierra hundida? ¿Recrearemos la playa en el corazón de nuestras ciudades? ¿O conservaremos la costa sumergida como una reserva natural, un memorial silencioso de lo que se perdió?

Imaginamos tres versiones diferentes de cómo serían unas vacaciones en la playa a medida que el cambio climático eclipsa la costa que alguna vez conocimos.

1. Flotando en el lugar

El aumento del nivel del mar puede parecer una amenaza lejana, pero los centros turísticos y otros operadores turísticos ya están considerando cómo pueden permanecer cerca de la costa y operar sobre el agua. En la isla caribeña de Barbuda, se han construido cabañas de resort sobre pilotes.

LEER  A medida que sube el nivel del mar, ¿estamos preparados para vivir detrás de muros gigantes?

El objetivo es mantener el turismo viable en el mismo lugar en el que ha prosperado durante décadas, al tiempo que se minimizan los daños causados ​​por los niveles más altos de agua.

Seasteading es una respuesta a este enigma. La idea de construir asentamientos en plataformas en el mar se originó con la esperanza de crear sociedades más sostenibles e igualitarias lejos de la tierra. La tecnología aún se está desarrollando, mientras que los investigadores consideran las implicaciones de ingeniería, legales y comerciales.

Una nueva investigación sugiere que las inundaciones costeras podrían amenazar hasta el 20% del PIB mundial para el año 2100, gran parte de ellas vinculadas a la industria del turismo. En cambio, el turismo podría convertirse en una nueva fuente de ingresos para las radas marítimas. Dado el espacio costero cada vez más reducido para los turistas, la creación de nuevos espacios en el mar podría ser una forma de enfrentar el problema del aumento del nivel del mar de frente.

Una cabaña levantada varios pies sobre el agua del mar sobre pilotes.
La ingeniería pesada podría mantener a flote algunos complejos turísticos.
Serge Skiba/Shutterstock

2. Llevando la playa a ti

La playa urbana es un concepto que está ganando popularidad en todo el mundo. Se trata de crear áreas arenosas en pueblos y ciudades mediante la importación de arena sobre hormigón. También puede haber piscinas artificiales y juegos mecánicos. Cada uno tiene características diferentes. Hay opciones para familias y para adultos, con coctelerías o restaurantes.

Las oportunidades para el hedonismo todavía están ahí, pero en lugar de viajar millas para disfrutarlo, está justo en tu puerta. Menos viajes significan menos emisiones de carbono, y las playas urbanas podrían ayudar a aliviar la presión sobre la costa real.

Quizás la playa urbana más famosa es la Paris Plage. Desde su apertura en 2002, los parisinos y los turistas de verano han podido descansar bajo las palmeras a orillas del río Sena. Su creación costó más de dos millones de euros y desde entonces se ha ampliado debido a su popularidad.

The Paris Plage: una playa de arena con palmeras en macetas con vistas al río Sena.
—¡Sous les pavés, la plage!
Efired/Shutterstock

El Nottingham Riviera es un intento de recrear este éxito en el Reino Unido. La playa sin salida al mar en el centro de la ciudad tiene arena y agua, salas de juegos y chiringuitos.

La playa urbana se está convirtiendo en una industria en sí misma, con empresas especializadas en playas falsas que se pueden construir como accesorios de temporada o áreas permanentes. Si llegar a la costa se vuelve demasiado arduo en el futuro, estos ejemplos podrían proporcionar todo lo necesario para una experiencia junto al mar sin el mar.

3. Reconstrucción de la costa

Quizás la solución más pragmática sea aceptar que la naturaleza siga su curso y renunciar al control a medida que el aumento del nivel del mar reconfigura el terreno. Permitir que la nueva costa vuelva a ser salvaje podría crear millones de acres de nuevos humedales, hábitats que son muy buenos para almacenar carbono y que se han deteriorado en aproximadamente un 50 % desde 1900.

Los ejemplos de Hong Kong, España y la isla de Wallasea en el Reino Unido demuestran cómo convertir áreas costeras muy gestionadas en nuevos hábitats puede crear nuevas oportunidades para la vida silvestre y las personas.



Leer más: Mares en aumento: para mantener a los humanos a salvo, deje que la naturaleza dé forma a la costa


Lo mismo ocurre con la isla mexicana, Mayakoba. Sus bosques de manglares únicos fueron dañados y contaminados por la construcción de numerosas cadenas hoteleras en la costanera, pero hoy en día, solo el 10% de estos hoteles permanecen en la costa.

La comunidad local abandonó su modelo de turismo de alta densidad y protegió las dunas y los manglares, que estaban siendo erosionados por el desarrollo excesivo. Se excavaron nuevas redes de canales para crear un estuario, atrayendo aves y anfibios. Este nuevo humedal fue designado como reserva natural y los visitantes llegaron para disfrutar de un nuevo tipo de experiencia turística.

Un embarcadero flotante rodeado de manglares.
La reconstrucción de la costa proporcionaría un nuevo hábitat de humedales para las especies amenazadas.
Lara Danielle/Flickr, CC BY

La capacidad de visitantes y las actividades en la playa se redujeron para garantizar que los entornos costeros sensibles pudieran permanecer protegidos. Pero permitir que el mar regresara al territorio costero recuperado permitió que floreciera un modelo de turismo más sostenible, uno que podría replicarse en otros lugares a medida que aumenta el nivel del mar.

Pero antes de que eso suceda, nuestra visión de la costa debe cambiar. Los humanos una vez vieron la tierra y el mar como una continuación del otro, en lugar de dos entidades discretas. Revivir este concepto podría permitirnos navegar por un futuro en el que una vez que ciertas fronteras se hayan desdibujado más allá del reconocimiento.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies