ENERGÍA RENOVABLE

¿Qué es una transición «justa» al cero neto?

La transición neta cero de Australia está pasando apuros. A pesar de los esfuerzos del gobierno, anunciados la semana pasada, para reactivar la debilitada inversión en energía renovable, las emisiones de gases de efecto invernadero de la industria existente siguen aumentando. Sin embargo, según el Acuerdo de París, Australia debe adoptar objetivos aún más ambiciosos para 2035.

Al mismo tiempo, los gobiernos de Australia y el extranjero se enfrentan a una creciente oposición comunitaria al despliegue de la infraestructura de energía limpia necesaria para una transición neta cero. Esta oposición está siendo explotada por los partidos de derecha para obtener beneficios electorales.

Pero esa presión sólo subraya lo que debe hacer el gobierno australiano. Para mejorar su juego climático, necesita un enfoque gubernamental integral y orientado a una misión, basado en lo que se conoce como una “transición justa”.

Los dos elementos principales de una transición justa

Una transición justa requiere tanto justicia distributiva como justicia procesal. Justicia distributiva significa políticas que garanticen una distribución justa de las cargas económicas y los beneficios de la transición climática, junto con protecciones para las personas de bajos ingresos.

La justicia procesal incluye –pero va más allá– involucrarse con los trabajadores directamente afectados por la disminución de la producción de combustibles fósiles. Significa ir más allá del compromiso con las partes interesadas que representan principalmente a las industrias establecidas.

Una transición justa debe incluir, pero ir más allá, a trabajadores como estos que abandonaron la central eléctrica de Hazelwood cuando cerró en 2017.
Mal Fairclough/AAP

Una transición justa daría a todas las comunidades de Australia la oportunidad no solo de participar en debates sobre los costos y beneficios de diferentes enfoques hacia el cero neto, sino también de tener voz y voto en el diseño de políticas climáticas que las afecten directamente.

El éxito de la transición neta cero puede depender de la voluntad del gobierno de utilizar la experiencia de las comunidades locales para encontrar soluciones para las tierras y aguas que mejor conocen.

El gobierno laborista firmó la Declaración de Transición Justa en la cumbre climática global COP27 del año pasado en Sharm el-Sheikh. La declaración explica detalladamente esta idea en su segundo principio:

El desarrollo de planes de transición justa eficaces, coherentes a nivel nacional, impulsados ​​localmente y ejecutados dentro de los países depende de un diálogo social eficaz e inclusivo.

Sin embargo, la estrategia de cero emisiones netas del gobierno albanés no tiene un compromiso explícito con una transición justa. En cambio, su estrategia fragmentada carece de integración y evita abordar la esencial eliminación gradual de los combustibles fósiles.



Leer más: ¿Cómo podría Australia llegar realmente a cero emisiones netas? Así es cómo


Muchos organismos gubernamentales, pero ¿existe algún plan?

En mayo, el gobierno anunció que establecería una Autoridad Net Zero estatutaria “para garantizar que los trabajadores, las industrias y las comunidades que han impulsado a Australia durante generaciones puedan aprovechar las oportunidades de la transformación net zero de Australia”.

Se espera que la autoridad “ayude a los inversores y a las empresas a aprovechar oportunidades de transformación neta cero”, ayude a las regiones y comunidades a atraer nuevas inversiones en energía limpia y ayude a los trabajadores en la transición para alejarse de las industrias con uso intensivo de emisiones.

Para diseñar la legislación para crear la Autoridad Net Zero y “poner en marcha inmediatamente” su trabajo, en julio el gobierno creó un organismo interino conocido como Agencia Económica Net Zero, ubicado en el Departamento del Primer Ministro y Gabinete.

El exministro de Cambio Climático Greg Combet en un Congreso de ACTU en Brisbane en 2018.
El ex ministro de Cambio Climático, Greg Combet, ha sido designado para dirigir la Agencia Económica Net Zero.
Jono Searle/AAP

La agencia está presidida por el ex ministro laborista de cambio climático, Greg Combet, y cuenta con el apoyo de un consejo asesor de diez miembros. La industria minera y los sindicatos mineros están bien representados y ocupan tres escaños. Sin embargo, muchas partes interesadas clave, incluidas las ONG medioambientales y climáticas y el sector de bienestar social, no están representadas.

Al mismo tiempo, el ministro de Clima, Chris Bowen, ha establecido un grupo de trabajo Net Zero en el Departamento de Cambio Climático, Energía, Medio Ambiente y Agua para asesorar sobre el objetivo de reducción de emisiones para 2035 y el plan para alcanzar emisiones netas cero para 2050.

Guiado por el asesoramiento de la Autoridad de Cambio Climático, el grupo de trabajo desarrollará seis planes sectoriales de descarbonización en:

  • electricidad y energía
  • industria
  • recursos
  • el entorno construido
  • agricultura y tierra
  • transporte.

No está claro cómo encaja el trabajo de todos estos órganos. Un Comité de Gabinete Nacional Net Zero global, como sugirió Tony Wood del Instituto Grattan, podría proporcionar la coordinación necesaria, siempre que se guíe por una estrategia integrada para una transición justa a cero emisiones netas.

Sin embargo, en los sitios web gubernamentales relacionados con la agencia interina y el grupo de trabajo no se menciona una transición justa, salvo para decir que se comprometerán con las comunidades, la industria, las Primeras Naciones y los sindicatos, con énfasis en los trabajadores afectados en las regiones. No hay fondos asignados, innovación institucional o desarrollo de capacidades para permitir diálogos inclusivos entre las comunidades y la sociedad.



Leer más: Por qué Australia necesita urgentemente un plan climático y un Comité de Gabinete Nacional Net Zero para implementarlo


Lecciones de diálogo en el país y en el extranjero

La Autoridad Net Zero está bien posicionada para coordinar y financiar dichos diálogos, que se abordan mejor desde una perspectiva orientada al cambio sistémico.

Como descubrió el Sydney Policy Lab en su “campaña de escucha” comunitaria sobre la transición climática en Geelong, la planificación de la transición de la autoridad carecerá de apoyo si ignora los problemas (como la vivienda segura y la vida asequible) que más preocupan a las comunidades.



Leer más: El nuevo amanecer de Australia: convertirse en una superpotencia verde con un papel importante en la reducción de las emisiones globales


Estos enfoques ya han tenido un éxito considerable en otros lugares. En Dinamarca, un estudio de la OCDE encontró que los diálogos sociales han sido un factor importante en la transición exitosa del país a la energía eólica. Actualmente representa una parte importante de la producción energética de Dinamarca.

Y en Suecia, la Agencia de Innovación del gobierno, Vinnova, ha desarrollado recientemente procesos altamente colaborativos para rediseñar los sistemas energéticos, alimentarios y otros para lograr cero emisiones netas y otros objetivos.

Miembros de la Red de Energía Limpia de las Primeras Naciones en Cairns exigiendo una voz en la transición neta cero.
Miembros de la Red de Energía Limpia de las Primeras Naciones en Cairns exigiendo una voz en la transición neta cero.
Red de Energía Limpia de las Primeras Naciones/AAP

Lejos de ralentizar la transición, un compromiso con un diálogo inclusivo la asegurará al generar la licencia social para el cambio, al tiempo que garantizará cierto grado de rendición de cuentas por las injusticias de la era de los combustibles fósiles.

Cuanto más inclusivo sea el diálogo, mejor podrá el gobierno minimizar las reacciones políticas a medida que se acelere la descarbonización.

Una cumbre nacional de emisiones netas cero

Para alcanzar estos resultados será necesaria una coordinación significativa entre los gobiernos federal, estatal y local, y entre los departamentos gubernamentales.

Para impulsar este proceso y aprovechar el éxito de las cumbres regionales, se debe convocar una cumbre nacional para explorar las perspectivas e iniciativas de una amplia gama de partes interesadas. Eso significa no sólo los sindicatos y los trabajadores (por más importantes que sean) sino también las ONG climáticas y energéticas, los gobiernos locales y las comunidades históricamente marginadas.

Una cumbre neta cero colocaría las perspectivas de las élites políticas y los intereses actuales en diálogo con las diversas demandas de los ciudadanos. Debe incluir a las comunidades indígenas, en cuyas tierras es probable que se construya gran parte de la infraestructura de energía renovable y se extraigan minerales críticos.

El debate en la cumbre no puede ser superficial. Debe proporcionar un amplio espacio para muchas voces. El objetivo es descubrir, proponer y financiar una transición neta cero de maneras que no privilegien indebidamente las necesidades de los inversores y las empresas, sino que defiendan la sabiduría y las soluciones de las comunidades locales.



Leer más: Más allá de Juukan Gorge: cómo los pueblos de las Primeras Naciones se están haciendo cargo de los proyectos de energía limpia en sus tierras


LEER  Más energía limpia significa más minas: no deberíamos sacrificar comunidades en nombre de la acción climática

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies