NATURALEZA

Por qué los adolescentes no pueden evitar ignorar la voz de mamá

¿A veces ignoras a tu mamá mientras chateas con amigos? Si eres un adolescente, eso es bastante común. Y una nueva investigación puede explicar por qué tantos adolescentes ignoran la voz de su madre.

Los cerebros de los niños pequeños están muy sintonizados con las voces de sus madres, según ha demostrado la ciencia. Pero a medida que los niños se transforman en adolescentes, todo cambia. Los cerebros de los adolescentes ahora están más sintonizados con las voces de los extraños que con las de sus propias madres, según muestra una nueva investigación. “Los adolescentes tienen toda esta otra clase de sonidos y voces que necesitan sintonizar”, explica Daniel Abrams. Es neurocientífico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford en California.

Él y su equipo compartieron sus hallazgos el 28 de abril en el Revista de neurociencia.

Los investigadores escanearon los cerebros de niños de 7 a 16 años mientras escuchaban cosas dichas por sus madres o por mujeres desconocidas. Las palabras eran puro galimatías: teebudieshawlt, keebudieshawlt y peebudieshawlt. El uso de palabras sin sentido permitió a los científicos estudiar las voces por sí mismas, no lo que decían. Mientras los niños escuchaban, ciertas partes de sus cerebros se activaron. Esto fue especialmente cierto en las regiones del cerebro que nos ayudan a detectar recompensas y prestar atención.

Abrams y sus colegas ya sabían que los cerebros de los niños más pequeños responden con más fuerza a la voz de su madre que a la de un extraño. “En la adolescencia, mostramos exactamente lo contrario de eso”, dice Abrams. Para los adolescentes, estas regiones del cerebro responden más a voces desconocidas que a las de sus madres. Este cambio en lo que más llama la atención de la voz parece ocurrir entre los 13 y los 14 años. Es entonces cuando los adolescentes están en medio de la pubertad, una transición de aproximadamente una década hacia la edad adulta.

LEER  ¡sorpresa!Encuentran dieciséis especies de pequeñas avispas disfrazadas de una sola

Estas áreas en el cerebro adolescente no dejan de responder a mamá, dice Abrams. Es solo que las voces desconocidas se vuelven más gratificantes y dignas de atención. Este es el motivo: a medida que los niños crecen, amplían sus conexiones sociales mucho más allá de su familia. Entonces, sus cerebros deben comenzar a prestar más atención a ese mundo más amplio.

Eso es exactamente como debería ser, agrega Abrams. “Lo que estamos viendo aquí es puramente un reflejo de esto”.

Pero las voces de las madres todavía tienen un poder especial, especialmente en momentos de estrés, mostró un estudio de 2011 en niñas. Los niveles de hormonas del estrés disminuyeron cuando estas niñas estresadas escucharon las voces de sus madres por teléfono. No sucedió lo mismo con los mensajes de texto de las mamás.

El cerebro parece adaptarse a las nuevas necesidades que llegan con la adolescencia. “A medida que maduramos, nuestra supervivencia depende cada vez menos del apoyo materno”, dice Leslie Seltzer. Es antropóloga biológica de la Universidad de Wisconsin–Madison. Ella formó parte del equipo que llevó a cabo ese estudio de 2011. En cambio, dice, confiamos cada vez más en nuestros compañeros, amigos y otras personas más cercanas a nuestra edad.

Entonces, aunque tanto los adolescentes como sus padres a veces pueden sentirse frustrados por los mensajes perdidos, está bien, dice Abrams. “Así es como está conectado el cerebro, y hay una buena razón para ello”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies