CAMBIO CLIMÁTICO

Las promesas globales para reducir el CO2 no alcanzan el objetivo de calentamiento de 1,5 grados centígrados

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, hizo que la cumbre climática de ayer se tratara de mantener el calentamiento global en 1,5 grados centígrados.

Ese es un nuevo objetivo para las Naciones Unidas. Hace solo cuatro años, 195 países acordaron mantener el calentamiento muy por debajo de los 2 °C en virtud del Acuerdo de París, con 1,5 °C agregado como objetivo aspiracional ante la insistencia de los pequeños estados insulares.

Eso cambió cuando el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático confirmó en un informe histórico el año pasado que superar el umbral de 1,5 C daría como resultado daños y sufrimiento generalizados.

“No he escuchado a ningún país cuestionar o decir nada en contra de la idea del objetivo de 1,5 C”, dijo Manuel Pulgar-Vidal, quien dirige el trabajo climático internacional para el Fondo Mundial para la Naturaleza y se desempeñó como presidente de una cumbre climática de la ONU en 2014. “ No ha sido cuestionado, afortunadamente”.

Pero llegar allí será difícil.

“Requerirá transformaciones fundamentales en todos los aspectos de la sociedad: cómo cultivamos alimentos, usamos la tierra, alimentamos nuestro transporte y potenciamos nuestras economías”, dijo Guterres en su declaración de apertura ayer en la sede de la ONU.

Para tener una mejor oportunidad de mantener el umbral de 1,5 C, el mundo debe reducir las emisiones en un 45 % durante los próximos 11 años, dijo el IPCC. Eso requeriría una rápida expansión de la energía limpia, maximizar los sumideros de carbono, políticas que dejen de lado los combustibles fósiles y un final abrupto de la inversión en infraestructura con alto contenido de carbono.

Publicaciones relacionadas

Así que el objetivo oficial de ayer incluía el fin de la nueva energía a base de carbón para el próximo año, la adopción del precio del carbono y el abandono de los combustibles fósiles.

“Es hora de cambiar los impuestos de los salarios al carbono y gravar la contaminación, no las personas”, dijo ayer Guterres.

Cómo hacerlo es la cuestión.

“No todas las organizaciones internacionales están alineadas en torno a ese tipo de agresión”, dijo Rachel Kyte, enviada especial del secretario general para energía sostenible. “Él realmente, realmente se ha ido por eso”.

Guterres también recordó a los participantes que el «boleto de entrada» para el tiempo en el podio era una «acción concreta», preferiblemente en forma de compromisos para fortalecer sus compromisos con el Acuerdo de París para el próximo año y entregar planes para convertirse en carbono neutral a mediados de siglo. .

Un conjunto de países han respondido. La presidencia chilena de las conversaciones climáticas de la ONU que comienzan en Santiago en diciembre anunció ayer por la mañana que 59 países habían señalado que cumplirían compromisos de París más fuertes el próximo año, mientras que 11 están atravesando procesos internos que probablemente los lleven allí. Sesenta y seis países se han comprometido a proporcionar planes el próximo año para detener las emisiones netas para 2050 o están tomando medidas para lograrlo.

La neutralidad de carbono también es clave para mantener el umbral de 1,5 C. Con la adición ayer de Italia y Japón, todas las naciones desarrolladas del Grupo de los Siete, excepto Estados Unidos, han hecho ese compromiso.

En general, el mismo conjunto de países ha prometido nuevas promesas de París y estrategias de descarbonización profunda. Los ambientalistas dicen que si la cosecha de compromisos de París del próximo año pone a esos países en una trayectoria para volverse climáticamente neutrales a mediados de siglo, pondrá los compromisos de 2050 en un terreno más firme.

“Para alcanzar la descarbonización a nivel mundial para 2050, el camino hacia eso tiene que pasar hasta 2030”, dijo David Waskow, director de la Iniciativa Climática Internacional del Instituto de Recursos Mundiales.

Pero también significa que la división se está profundizando entre los países que han adoptado el 1,5 C como principio rector y los que no lo han hecho. Ambas listas son largas en países de bajos ingresos, estados insulares vulnerables y naciones europeas. Les faltan las principales naciones emergentes: India, Brasil y China no están en ninguna de las listas. Y, por supuesto, Estados Unidos tampoco.

Al final. solo alrededor de un tercio de los miembros de la ONU calificaron para hablar ayer al cumplir con el estándar de Guterres para «acción concreta».

El presidente Trump hizo una aparición breve e inesperada, pero nunca estuvo en el programa. Se cree ampliamente que Australia y Japón solicitaron tiempo para hablar, pero se les negó debido a su papel en la financiación del carbón. Los manifestantes volaron un dirigible del presidente japonés Shinzo Abe en un balde de carbón frente a la sede de la ONU para recalcar su punto de vista.

Pero China e India sí llegaron a la lista, a pesar de las declaraciones que Kyte calificó de “muy genéricas y decepcionantes”.

Si bien esos dos países no se comprometieron a acercar la aguja del mundo al objetivo de 1,5 C, Kyte y Laurence Tubiana, exfuncionario francés y arquitecto del Acuerdo de París, señalaron que mostraron una mayor ambición en algunas de las otras vías de la cumbre. . India asumió un papel activo en los anuncios conjuntos sobre la fabricación con bajas emisiones de carbono, mientras que China lideró un flujo de trabajo dedicado a proteger y expandir los sumideros naturales de carbono.

Si bien India prácticamente descartó actualizar su contribución determinada a nivel nacional al Acuerdo de París esta semana antes de 2023, los observadores esperan que China aún pueda anunciar planes el próximo año para alcanzar el máximo de emisiones antes de la fecha límite de 2030 que prometió en París.

La canciller alemana, Angela Merkel, organizará una cumbre entre la Unión Europea y China en noviembre de 2020, un mes antes de una ronda clave de conversaciones climáticas de la ONU en Glasgow, Escocia. Esa podría ser una oportunidad natural para que los líderes europeos involucren a China en una nueva NDC.

“Europa debe estar a la vanguardia, y especialmente porque Estados Unidos, desafortunadamente, ya no está aquí, tiene que haber un vínculo muy estrecho con China, India y Europa”, dijo Laurent Fabius, ex ministro de Relaciones Exteriores de Francia, quien se desempeñó como presidente de la cumbre de París.

Fabius dijo que la meta de 1,5 C es ahora el objetivo adecuado del Acuerdo de París.

“Tenemos que seguir con eso porque las consecuencias si no logramos nuestros objetivos son muy, muy malas”.

Reimpreso de Climatewire con permiso de E&E News. E&E brinda cobertura diaria de noticias esenciales sobre energía y medio ambiente en www.eenews.net.

LEER  Ciudad costera se niega a retirarse

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies