Calentamiento Global

Lagunas lo suficientemente amplias como para «conducir un camión diésel»: cómo saber si un negocio es realmente cero neto

La ciencia es clara: las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) deben alcanzar su punto máximo antes de 2025 para evitar que el calentamiento planetario supere los 1,5 ℃. La solución es simple: dejar de hacer e invertir en cosas que emiten GEI y, en cambio, proteger los sistemas naturales que los eliminan de la atmósfera.

La divulgación de las emisiones de una empresa debería permitir a los consumidores e inversores tomar decisiones informadas. Pero las empresas rara vez están obligadas a divulgar todas las emisiones generadas en su «ciclo de vida» completo.

Por ejemplo, la mina de carbón Cumbria del Reino Unido, que fue aprobada en diciembre, producirá 2,8 millones de toneladas de carbón coquizable cada año para la industria siderúrgica sin tener en cuenta las emisiones producidas cuando se quema este carbón. Estas emisiones, en cambio, representan la responsabilidad de la industria siderúrgica.

La mina de carbón de Cumbria no ha hecho afirmaciones con respecto al cero neto. Pero otras compañías de combustibles fósiles han utilizado esta ambigüedad de los informes para afirmar que están en camino de convertirse en cero neto a pesar de que el uso de sus productos es responsable de casi las tres cuartas partes de las emisiones globales de GEI. Los consumidores o inversores probablemente tomarán decisiones que resulten en la generación de emisiones a niveles insostenibles. Desde que se unieron a la Alianza Net Zero Banking de las Naciones Unidas (ONU), 56 bancos han proporcionado financiamiento por valor de US$270 mil millones (£221 mil millones) a compañías de combustibles fósiles.

Pero las acciones del gobierno del Reino Unido y varias grandes empresas son prometedoras. El gobierno ahora requiere que las empresas que compiten por los principales contratos gubernamentales informen sus emisiones de ciclo de vida completo.

LEER  El cambio climático está divorciando a los albatros monógamos: nuevo estudio


Leer más: Los científicos de Exxon pronosticaron con precisión el cambio climático en la década de 1970. ¿Qué hubiera pasado si los hubiéramos escuchado y actuado entonces?


Entendiendo este absurdo

El impacto climático de una organización se puede aclarar inmediatamente al separar sus emisiones de GEI en cuatro grupos o alcances.

El alcance 1 se refiere a las emisiones de GEI generadas directamente por las actividades comerciales hasta el punto de venta. El alcance 2 se refiere a las emisiones relacionadas con la generación de la energía comprada por una empresa. Las emisiones generadas en la producción y entrega de los recursos de una empresa se denominan alcance 3 aguas arriba, y alcance 3 aguas abajo contabiliza todas las emisiones después de que se haya vendido un producto o servicio.

La guía actual solo requiere que una empresa, como el operador de la mina de coque de Cumbria, informe sus emisiones de alcance 1 y 2. Sin embargo, un informe realizado en 2020 por el consultor de gestión global McKinsey encontró que estas emisiones solo representan entre el 14% y el 25% de las emisiones totales del sector del carbón. Por lo tanto, la mayoría de las emisiones de GEI asociadas con la minería del carbón no se divulgan.

La mayoría de las emisiones asociadas con una mina de carbón no se divulgan.
Serguéi Borisov_88/Shutterstock

Cálculo de emisiones de alcance 3

Pero estas emisiones son esenciales para determinar la huella de carbono de una organización y su cálculo es relativamente sencillo.

La ONU ha publicado un estándar llamado Protocolo de Gases de Efecto Invernadero que detalla cómo calcular las emisiones de alcance 3. Y la mayoría de los bienes, servicios, materiales y equipos utilizados por las empresas tienen factores de conversión de GEI fácilmente disponibles.

Estos factores nos permiten convertir actividades como conducir en sus emisiones de GEI asociadas. El factor de conversión de GEI para conducir un automóvil promedio durante un kilómetro es de 0,171 kg de CO₂e. Conduciendo un coche 100 km, emitiríamos 17,1 kg de CO₂e.

En el caso de quemar carbón de coque, podemos confiar en las leyes de la física y la química. Quemar carbón implica un proceso de combustión en el que el carbono del carbón reacciona con el oxígeno para producir CO₂. Usando los factores de conversión de GEI del gobierno, sabemos que quemar una tonelada de carbón coquizable produce 3,14 toneladas de CO₂, independientemente de para qué lo use o dónde lo use.

Al multiplicar este factor de conversión por la cantidad total de carbón coquizable extraído de la planta de Cumbria (2,8 millones de toneladas), obtenemos una medida fiable de las emisiones generadas al quemar el carbón de la planta: 8,8 millones de toneladas de CO₂. Aproximadamente la misma cantidad de emisiones se produciría al conducir un automóvil 1,3 millones de veces alrededor de la Tierra. Estas son emisiones de alcance 3 que se ignoran en gran medida al determinar si una mina de carbón es cero neto.

Aplicando esto en la práctica

Las empresas están en mejores condiciones para estimar las futuras emisiones de GEI que surgen del uso de sus productos. Los fabricantes de automóviles, por ejemplo, cuentan con los datos necesarios para predecir las emisiones futuras que generarán sus vehículos. Conocen el kilometraje de por vida esperado de sus modelos vendidos y el tipo de combustible que utilizan sus vehículos.

Algunas organizaciones ya calculan sus emisiones de alcance 3 y brindan esta información de buena gana. Microsoft tiene una herramienta que mide las emisiones de GEI de su software en la nube que funciona con el uso de Internet y estima las emisiones evitadas al usar la nube. Y el productor químico global BASF publica información disponible públicamente sobre las emisiones de GEI asociadas con sus productos a lo largo de su ciclo de vida completo.

Esto debería permitir a los consumidores e inversores tomar decisiones más informadas.

Las emisiones futuras de otras actividades, como el cambio de uso del suelo, son más difíciles de medir. Sin embargo, entre 2010 y 2019, se estima que la deforestación causó entre el 5,9 y el 9,5 % de las emisiones totales de GEI. Iniciativas como la Guía de eliminación y sector de la tierra de la ONU, que se publicará en 2023, producirá factores de conversión de GEI para el cambio de uso de la tierra y permitirá una evaluación más precisa del impacto climático de estas actividades.

Un camión que transportaba troncos cortados en una carretera de montaña.
La deforestación causó entre el 5,9 y el 9,5 % de las emisiones totales de GEI entre 2010 y 2019.
MediaWorldImages/Alamy Foto de stock

En la última cumbre sobre el cambio climático de la ONU (COP27), el secretario general, António Guterres, criticó los criterios actuales para los compromisos de cero emisiones netas por tener lagunas lo suficientemente amplias como para “pasar por ellas con un camión diésel”. La medición de las emisiones de alcance 3 es crucial para evaluar con precisión en qué medida una organización está progresando hacia el cero neto. Para evitar el colapso climático, se debe exigir a más empresas que divulguen lo que muchas de ellas ya saben.


Imagine el boletín semanal sobre el clima

¿No tienes tiempo para leer sobre el cambio climático tanto como te gustaría?

Obtenga un resumen semanal en su bandeja de entrada en su lugar. Todos los miércoles, el editor ambiental de The Conversation escribe Imagine, un breve correo electrónico que profundiza un poco más en un solo problema climático. Únase a los más de 10 000 lectores que se han suscrito hasta ahora.


Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies