NATURALEZA

Los corredores corren a un ritmo energéticamente eficiente, según muestran nuevos datos

Correr puede ser una forma divertida de mantenerse en forma y quemar calorías. Pero la mayoría de las personas se adaptan al mismo ritmo cómodo, ya sea en carreras cortas o largas. Esa velocidad generalmente mantiene su uso de energía lo más bajo posible.

“Estaba realmente sorprendida”, dice Jessica Selinger. “Hubiera pensado que las personas corren más rápido en distancias más cortas y disminuyen su ritmo en distancias más largas”, dice ella. Trabaja en Canadá en Queen’s University en Kingston, Ontario. Como biomecánica (BY-oh-mek-an-ist), estudia cómo se mueven los cuerpos.

Selinger formó parte de un equipo que estudió a más de 4600 adultos. Mientras hacía ejercicio, cada corredor usaba un dispositivo de fitness llamado Lumo Run. Los investigadores combinaron su información de seguimiento con datos de experimentos de laboratorio. Juntos, estos datos muestran que cada persona tiene su propio ritmo más cómodo. Es el que menos energía consume. Y no cambia con la distancia trotada.

“Hay una velocidad que te hará sentir mejor”, dice Selinger. “Esa velocidad es aquella en la que en realidad estás quemando menos calorías”. Su equipo informó sus hallazgos el 28 de abril en Biología actual.

Perspectivas de datos del mundo real

Los investigadores recopilaron información de rastreadores de actividad física en hombres y mujeres. Sus edades y pesos variaban ampliamente. Ya sea que sus trotes abarquen solo un rango estrecho de distancias o varíen mucho, su ritmo se mantuvo bastante constante.

Selinger dice que la mayoría de las investigaciones como esta se llevan a cabo en laboratorios universitarios. Allí, las carreras en cinta permiten aprender cómo varía el uso de energía de una persona con la velocidad. Dichos estudios tienden a reclutar personas más jóvenes y saludables que el público en general. Al comparar los datos de las carreras en cinta rodante con los corredores que usan rastreadores de actividad física, los investigadores pudieron determinar qué velocidades alguien encontró más eficientes energéticamente.

El dispositivo portátil utilizado en este experimento permitió a los investigadores rastrear muchas más ejecuciones de las que podrían en un laboratorio. También permitió a los científicos incluir más condiciones de la vida real. Eso hizo posible observar una «sección representativa mucho más amplia de la humanidad», dice Selinger. También podrían estudiar una gama más amplia de condiciones, como personas que no estaban muy en forma o que tal vez no comieron antes de correr. Tales datos son más confusos que los recopilados en pruebas de laboratorio estrictamente controladas.

La gran cantidad de carreras registradas por los dispositivos portátiles constituye una regla general convincente sobre cómo corre la gente, dice Rodger Kram. Es un fisiólogo de la Universidad de Colorado Boulder que no trabajó en el nuevo estudio. «Creo que la regla es correcta».

A diferencia de los adultos, los niños pequeños, como este niño de 10 años, tienden a correr a toda velocidad hasta que se agotan y tienen que dejar de fumar.Peter Cade/Piedra/Getty Images Plus

Kram cree que sería interesante ver cómo el ritmo más cómodo de alguien puede cambiar con la edad. También le gustaría aprender más sobre cómo los niños controlan su ritmo y queman calorías.

“Los niños corren muy rápido”, dice. “Y luego serán como [gasping for air].” Ahora dice que desearía «haber usado un Lumo cuando tenía ocho años».

Las velocidades ideales difieren y tienen sus límites

Los resultados del estudio no cubren necesariamente recorridos de más de varias millas. Eso es porque la gente se cansa cuando corre tramos muy largos. Además, los científicos no estudiaron a los mejores atletas y otros corredores que estaban entrenando para la velocidad. Selinger dice que el ritmo más cómodo de un corredor puede acelerarse cuando alguien entrena. También podría disminuir con la edad.

¿Quiere quemar más calorías e ir más rápido que su ritmo de eficiencia energética? Intente correr con música alegre, dice Selinger, o trote con alguien que sea más rápido que usted.

Los nuevos resultados coinciden con lo que se ha visto en animales. Los caballos y los ñus, por ejemplo, también parecen correr a su velocidad más eficiente. Del mismo modo, las personas tienden a elegir su velocidad más eficiente energéticamente al caminar.

Tiene sentido que las personas se hayan adaptado a correr sin usar demasiada energía, dice el coautor del estudio, Scott Delp. Es biomecánico en la Universidad de Stanford en California. Imagina ser un humano primitivo que está a punto de salir a cazar un animal sabroso pero difícil de encontrar. “Pueden pasar días antes de que obtenga mi próxima comida”, dice. “Así que quiero gastar la menor cantidad de energía en el camino para conseguir esa comida”.

LEER  Un arqueólogo explica lo que podemos aprender de los descubrimientos de las naves exploradoras.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies