SOSTENIBILIDAD

Ocho formas de garantizar que el sector del níquel de Indonesia sea sostenible

La ambición del presidente Joko “Jokowi” Widodo de convertir a Indonesia en un centro mundial para la producción de baterías para vehículos eléctricos (EV) ha puesto a las materias primas mineras del país, en particular al níquel, en el centro de atención.

Desde una ley de 2020 que ordena el procesamiento de productos mineros para convertirlos en productos más valiosos y comercializables (downstreaming), la producción y exportación de níquel de Indonesia han aumentado considerablemente. Se esperan más en los próximos años, ya que el gobierno apunta a tener 30 nuevas fundiciones de níquel operativas este año, una adición significativa a las 13 fundiciones en construcción para mediados de 2023.

Sin embargo, las controversias que rodean al sector del níquel de Indonesia son difíciles de ignorar. Los impactos ambientales y sociales de la minería y el procesamiento del níquel (desde la deforestación, la pérdida de biodiversidad, la contaminación del agua y del aire y el desplazamiento de las comunidades locales) frecuentemente aparecen en los titulares. Además, han sido notables el tumulto causado por la prohibición de las exportaciones de níquel de Indonesia, que llevó a una demanda en 2021 ante la Organización Mundial del Comercio, y el colapso de los precios del níquel debido al exceso de oferta.

Las cuestiones relacionadas con la industria del níquel del país también se politizaron durante las elecciones presidenciales de 2024, ya que los candidatos en competencia las utilizaron para atacar a sus oponentes y equipos de campaña. Prabowo Subianto y el hijo de Jokowi, Gibran Rakabuming Raka, quienes resultaron ser la pareja ganadora en las elecciones presidenciales de este año, han indicado claramente su intención de continuar con el programa de níquel de Jokowi. Los dos y sus partidarios acusaron a Tom Lembong, ex ministro de Comercio de Jokowi y ahora líder del equipo de campaña del candidato presidencial Anies Baswedan, de difundir mentiras públicas sobre cómo Indonesia jugó un papel importante en la caída de los precios mundiales del níquel.

LEER  Una guía para principiantes sobre inversión sostenible

Como mayor productor y poseedor de reservas de níquel del mundo, según datos del Servicio Geológico de Estados Unidos, el procesamiento posterior es aparentemente inevitable para Indonesia. Sin embargo, la sostenibilidad de la extracción continua y la adición de valor sigue siendo una cuestión.

Para abordar esto, The Conversation Indonesia entrevistó a Putra Adhiguna, directora general del Energy Shift Institute; Putra Hanif Agson Gani, candidata a doctorado en Ingeniería de Recursos Energéticos y Minerales de la Universidad de Nueva Gales del Sur, Sydney; y Krisna Gupta, investigadora principal del Centro de Estudios Políticos de Indonesia, para analizar los aspectos cruciales para garantizar una industria del níquel sostenible desde el principio hasta el final.

A continuación presentamos ocho aspectos cruciales a considerar para garantizar la sostenibilidad ambiental y económica del sector del níquel de Indonesia.

Sostenibilidad del níquel en Indonesia

La conversación IndonesiaCC POR

1. Realinear la narrativa de la industria del níquel

Adhiguna afirmó que la complejidad de los problemas de sostenibilidad de la industria del níquel de Indonesia, entrelazados con preocupaciones económicas, sociales y ambientales, se vuelve más complicada debido a los posibles conflictos de intereses derivados de la participación de los funcionarios nacionales y locales en la gestión del níquel. La dinámica de poder corre el riesgo de limitar el discurso sobre el níquel a cuestiones específicas y algo restringidas.

Por ejemplo, la narrativa sobre la transformación del níquel, fuertemente promovida por Jokowi, a menudo se vincula con la ambición de Indonesia de convertirse en un productor mundial de baterías para vehículos eléctricos. En realidad, el 70% del níquel de Indonesia se absorbe para la producción de acero inoxidable, un material primario para artículos que van desde utensilios de cocina hasta rascacielos y turbinas eólicas. Sólo el 5% de la producción total se destina a baterías.

“En mi opinión, nunca nos convertiremos en un gigante mundial de los vehículos eléctricos. Creo que (la narrativa) es engañosa”, dijo Adhiguna. Su investigación indica que actualmente Indonesia controla sólo el 0,4% del mercado mundial de baterías eléctricas.

Según Adhiguna, la fuerte narrativa de la industria del níquel sobre el desarrollo de baterías para vehículos eléctricos dificulta una discusión exhaustiva sobre su sostenibilidad económica y ambiental. No obstante, argumentó que la transformación del níquel para materias primas de baterías debe realizarse junto con otros productos derivados. Pero al mismo tiempo, el gobierno debería realinear sus ambiciones y narrativas que se han convertido en debate público.

2. Incentivos para la descarbonización y la gestión de residuos

Según Gani, la naturaleza de la industria minera y de procesamiento hace que sea un desafío ser completamente “limpio” desde el punto de vista ambiental.

A nivel upstream, las emisiones surgen directa e indirectamente de los equipos mineros y de la energía necesaria para el procesamiento). El dragado de tierras también altera el paisaje, lo que podría afectar a la vida silvestre.

Mientras tanto, el procesamiento del níquel en fundiciones que utilizan pirometalurgia (procesos de combustión) emite altos niveles de contaminación del aire y produce gases de escape que contaminan el aire. La hidrometalurgia (la extracción de níquel con soluciones químicas utilizadas principalmente para producir materias primas para baterías) genera residuos que corren el riesgo de contaminar el agua y el suelo.

Gani sugirió que las empresas integren sus fuentes de energía con energía renovable para reducir el impacto ambiental de la industria del níquel. Invertir en equipos de bajas emisiones también puede ser parte de la solución.

Las empresas también pueden gestionar o reciclar sus residuos para su reutilización. Por ejemplo, el procesamiento de los gases de escape de las fundiciones para convertirlos en hidrógeno se puede volver a utilizar como fuente de energía.

Sin embargo, gestionar los impactos ambientales es una tarea costosa, lo que lleva a la mayoría de las empresas mineras de Indonesia a evitarlos. Gani señaló que las empresas en su mayoría intentaron satisfacer la demanda de una industria minera “verde” simplemente adhiriendo al uso obligatorio de biodiesel del Ministerio de Energía y Recursos Minerales – e incluso eso tiene un alto costo.

Aquí es donde la industria del níquel necesita apoyo gubernamental. “Desde el propio gobierno creo que debe haber incentivos para la reducción de emisiones”, afirmó.

fundición de níquel
Foto aérea de la actividad de fundición de níquel en el área industrial propiedad de PT Obsidian Stainless Steel (OSS) en Konawe, sureste de Sulawesi, Indonesia. La fundición de níquel adopta la tecnología de horno eléctrico de horno rotatorio (RKEF), considerada la más avanzada y respetuosa con el medio ambiente del mundo, para producir acero inoxidable.
ANTARA FOTO/Jojon/Spt

3. Presiones de los consumidores

Adhiguna señaló que los esfuerzos gubernamentales por sí solos eran insuficientes para mejorar la sostenibilidad ambiental de la industria del níquel. Los consumidores indonesios de níquel también pueden desempeñar un papel importante al exigir prácticas sostenibles de minería y procesamiento.

Por ejemplo, los usuarios indonesios de productos de níquel podrían adoptar la política de la Unión Europea que exige que la bioenergía provenga únicamente de fuentes gestionadas de manera sostenible y libres de deforestación. Aunque esta política ha creado tensiones con los productores de aceite de palma de Indonesia, las estrictas regulaciones finalmente obligaron a las empresas a adaptarse.

Según él, las demandas más viables de níquel sostenible podrían provenir de los productores y consumidores de vehículos eléctricos y sus componentes, como las baterías. Estas empresas manufactureras también podrían presentar demandas colectivas. Sin embargo, la implementación es un desafío debido a las actuales tensiones comerciales entre China y otros países.

Adhiguna añadió que otro enfoque es que los consumidores de arrabio de níquel (níquel procesado para materias primas de acero inoxidable) exijan que los operadores de fundición adopten prácticas más respetuosas con el medio ambiente, incluida la extracción sostenible de minerales extraídos.

«La presión también es muy necesaria para los productos de acero inoxidable y sus derivados», afirmó.

4. Limitar la expansión

Adhiguna cree que restringir la expansión de la industria es una solución viable para abordar los impactos ambientales, preservar las reservas y rectificar la caída de los precios del níquel en el mercado.

La caída de los precios del níquel desmiente el argumento del gobierno de que la explotación del níquel tiene como objetivo mejorar el bienestar de la población. La minería masiva de níquel desde 2013 ha provocado un exceso de oferta, lo que ha provocado una caída significativa de los precios respecto a hace una década.

Una vez más, Adhiguna recomendó que las restricciones de expansión comiencen en el sector downstream o en las fundiciones. La producción de mineral de níquel se ve afectada por la demanda de instalaciones de procesamiento y limitar el número de fundiciones mejoraría gradualmente los precios del mineral de níquel.

“Cuanto más rápido crezcan las fundiciones, más inevitablemente se producirá la extracción de minerales y la deforestación. Agregar una fundición significa aumentar la tasa de crecimiento de la deforestación”, explicó.

5. Fortalecimiento de los datos de exploración y reservas de níquel

La Asociación Indonesia de Mineros de Níquel (APNI) declaró a principios de este año que las reservas de mineral de níquel de alta ley de Indonesia, utilizadas principalmente para la producción de acero, se agotarían en seis años. Aunque el gobierno ha refutado la declaración de la APNI, ésta subraya que el níquel de Indonesia es finito.

“Compruebe con precisión las reservas de níquel de Indonesia. ¿Hay nuevas exploraciones? ¿Las nuevas ubicaciones mineras se encuentran en áreas forestales protegidas? preguntó Gupta.

Gani también enfatizó la importancia de reducir los impactos ambientales a partir de la etapa de exploración de la minería. La exploración que considera los impactos ambientales puede conducir a diseños de minas que minimicen la deforestación y otros riesgos ambientales.

6. Evaluación de las prohibiciones de exportación y fortalecimiento de la cooperación

OMC
La sede de la OMC en Ginebra, Suiza. En 2021, la Unión Europea presentó una demanda contra Indonesia por cerrar su grifo de exportación de níquel.
Shutterstock/EQRoy

La sostenibilidad económica de la industria del níquel se extiende más allá de las actividades de producción. También deben considerarse cuidadosamente las condiciones del mercado y el valor económico del níquel. Sin ganancias adecuadas, la transición hacia la sostenibilidad parece lejana.

Para lograr la viabilidad económica, Gupta argumentó que el gobierno de Indonesia necesitaba evaluar si las exenciones fiscales y la obligación de que los operadores de fundiciones utilicen productos locales realmente promueven la sostenibilidad empresarial. Señaló cómo, en medio de estas demandas, el gobierno, paradójicamente, había proporcionado incentivos fiscales para los vehículos eléctricos sin níquel.

Según Gupta, esta evaluación también debería ir acompañada de un estudio comparativo exhaustivo para determinar si los beneficios de las políticas de incentivos para las fundiciones superan los beneficios de exportar mineral de níquel.

“Podría resultar que esto sea más perjudicial que simplemente exportar níquel en bruto. Dada la trayectoria poco clara hacia los vehículos eléctricos (con baterías de níquel), vale la pena considerar si estos incentivos son sostenibles”, añadió.

Gupta también recomendó que el gobierno fortalezca la cooperación internacional en la cadena de suministro de níquel en lugar de imponer prohibiciones a las exportaciones, que no siempre benefician a Indonesia. Casi el 90% de las exportaciones de níquel de Indonesia se envían a China.

«Las inversiones relacionadas con la transformación del níquel en Indonesia podrían ser más competitivas y codiciadas por empresas de varios países en lugar de sólo por unos pocos», sugiere Gupta, añadiendo la importancia de trabajar con organizaciones multilaterales como la OCDE.

7. Elaboración de una hoja de ruta integral

Tanto Gupta como Adhiguna cuestionaron hasta dónde puede llegar Indonesia de manera realista en la implementación de la transformación del níquel. Dado que China experimenta actualmente un exceso de oferta de baterías eléctricas, Adhiguna reiteró lo importante que era para Indonesia tener una hoja de ruta de largo alcance para su ambición del níquel.

Mientras tanto, Gupta cree que Indonesia necesita reevaluar hasta qué punto se extiende el interés de los inversores en desarrollar la transformación del níquel. “Si no llega a los coches, tal vez las motocicletas estén bien. Si llega a las pilas, pues ya es algo. O incluso si sólo pudiéramos optar por el acero inoxidable, tampoco estaría mal”, afirmó.

Haciéndose eco de este sentimiento, Gani también cree que es hora de que el gobierno explore otros productos de níquel que podrían proporcionar valor añadido, no sólo para las baterías. Después de todo, el níquel se utiliza ampliamente en la vida cotidiana, desde utensilios de cocina y equipos electrónicos hasta el apoyo a diversos sectores industriales.

8. Prácticas mineras sostenibles

Al integrar los aspectos mencionados anteriormente, según Gani, es hora de que las prácticas mineras sostenibles sirvan para algo más que un simple eslogan, aplicado con una supervisión más estricta por parte del gobierno.

Indonesia podría emular a países que han implementado con éxito prácticas sostenibles, como Canadá con sus fuentes de energía minera alimentadas por biomasa.

Añadió que las empresas también podrían mostrar su compromiso comprando Certificados Internacionales de Energía Renovable, demostrando qué parte de su electricidad proviene de energías renovables.

“Además de ser un material que puede ayudar al avance de las energías renovables en Indonesia, también sería beneficioso para la industria del níquel hacer referencia a prácticas mineras sostenibles en sus procesos de exploración, explotación y teoría”, concluyó Gani.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies