CAMBIO CLIMÁTICO

Nueva Zelanda debe superar su obsesión por los autos grandes y volverse más pequeños o eléctricos para reducir las emisiones.

Si su próximo automóvil no es eléctrico, debe ser mucho más pequeño que el último.

Los científicos han advertido que el mundo necesita reducir a la mitad las emisiones cada década para mantener el calentamiento global a menos de 1,5 grados por encima de los niveles preindustriales.

El gobierno de Aotearoa Nueva Zelanda tiene como objetivo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a cero neto para 2050.

El año pasado, la Comisión de Cambio Climático (CCC) trazó el camino hacia el cero neto en su consejo al gobierno. En las últimas semanas, el gobierno ha publicado su plan para lograr estos objetivos climáticos.

El objetivo no es insignificante, especialmente considerando que los neozelandeses han estado comprando vehículos más grandes durante casi dos décadas.

Para lograr el cero neto para 2050, Nueva Zelanda debe reducir el CO total2 emisiones en un tercio antes de 2030 y en otro tercio para 2040.

Cómo apuntar a un tercio de las emisiones

¿Cómo podemos reducir las emisiones de Nueva Zelanda en un tercio cada década?

Alrededor del 20% de las emisiones de Nueva Zelanda provienen del sector del transporte.

Tanto el gobierno como la comisión ven la eliminación de carbono del transporte como la fruta más fácil en el camino de la reducción de emisiones (en parte porque el gobierno y los agricultores todavía están trabajando en un plan para reducir el 50 % de las emisiones que provienen de la agricultura).

Como parte de su plan, el gobierno tiene la intención de ayudar a los hogares de bajos ingresos a reducir sus emisiones de transporte y hacer que el 30% de la flota de vehículos livianos sea eléctrica para 2035.

Pero la hoja de ruta del gobierno para lograr esto parece escasa en detalles.

La popularidad de las bicicletas eléctricas ha aumentado, pero las ciudades deben diseñarse para permitir que las personas utilicen mejor el transporte que no es un automóvil.
imágenes falsas

Para reducir las emisiones del transporte, la comisión propuso que los neozelandeses caminen, anden en bicicleta, usen más bicicletas eléctricas y scooters y conduzcan menos.

La buena noticia es que las ventas de bicicletas eléctricas y scooters están en auge en Nueva Zelanda y se prevé que superen las ventas de automóviles nuevos en los próximos años.

Los urbanistas también están empezando a tener en cuenta estos modos de transporte al planificar nuevas formas de desplazarnos por nuestras ciudades.

La comisión recomienda que el transporte público y el transporte motorizado (utilizando nuestra propia energía para desplazarnos a pie y en bicicleta), que actualmente representan solo el 6 % de todos los viajes, aumenten al 14 % para 2035 para lograr los objetivos de reducción de emisiones.



Leer más: Cero neto: a pesar del lavado verde, es vital para abordar el cambio climático


El gobierno ha prometido invertir en transporte público e introducirá un mandato de autobuses públicos de cero emisiones para 2025. Pero se ha resistido a los llamados para extender permanentemente la iniciativa de mitad de tarifa de tres meses actualmente en vigor.

Los autos nuevos deben ser más pequeños

Para reducir las emisiones en un tercio cada década, Nueva Zelanda necesita menos automóviles en la carretera. Pero también necesitamos descarbonizar los autos y camiones que tenemos, y debemos hacerlo rápido.

Las barreras para lograr esto incluyen el envejecimiento de la flota de vehículos de Nueva Zelanda, que es una de las más antiguas del mundo desarrollado. El automóvil promedio tiene 14 años y la edad promedio de los automóviles cuando se desguazan es 20 años.

Aproximadamente 150.000 automóviles se desechan cada año, de una flota de vehículos de 4,4 millones. Esto significa que llevará 30 años entregar toda la flota. Eso es demasiado lento si queremos alcanzar cero emisiones netas para 2050.

Las personas reemplazan sus vehículos en promedio cada seis a 11 años. En términos reales, esto significa que cada vez que reemplaza su automóvil, debe producir un 30 % menos de emisiones que el que se reemplaza para cumplir con los objetivos de reducción.



Leer más: Net-zero, carbon-neutral, carbon-negative… ¿confundido por toda la jerga del carbono? Entonces lee esto


El problema es que el tamaño promedio del motor de nuestros autos creció de manera constante entre 2000 y 2010, y se mantuvo estable entre 2010 y 2020. Esta década tiene que ser la de los motores más pequeños.

Pero nuestra obsesión por los coches grandes sigue creciendo. El Ford Ranger ha sido el automóvil nuevo más popular en Nueva Zelanda durante los últimos años.

A nivel mundial, los vehículos utilitarios deportivos (SUV) crecieron del 16 % de las ventas de automóviles nuevos en 2010 al 45 % de las ventas de automóviles nuevos en 2021.

Los SUV fueron el segundo mayor contribuyente al aumento de las emisiones globales de carbono de 2010 a 2018, más que la industria pesada o la aviación. Si los SUV fueran un país, serían el séptimo mayor emisor del mundo.

No hay necesidad de SUV masivos en un entorno urbano y con demasiada frecuencia se usan como un símbolo de estatus en lugar de un caballo de batalla.

Por suerte para los propietarios de SUV, los fabricantes de vehículos pronto producirán en masa grandes vehículos utilitarios eléctricos. La infraestructura de carga de vehículos eléctricos (EV) está en camino de ser universal, y la industria energética se está preparando para satisfacer el gran aumento resultante en la demanda de electricidad.

La tecnología de las baterías avanza a buen ritmo, encontrando formas de evitar el uso de metales de tierras raras como el cobalto, que tienen un alto costo ambiental y social.



Leer más: El marketing agresivo ha impulsado el aumento de la ute de doble cabina en las calles de Nueva Zelanda: ¿es hora de pisar el freno?


El costo inicial sigue siendo una barrera

Los EV cuestan más por adelantado pero tienen costos de funcionamiento más bajos, por lo que los costos de compra y funcionamiento de por vida de un nuevo EV ya son más bajos que los de un motor de combustión interna (ICE). Se proyecta que el precio de compra inicial de un nuevo EV sea más barato que los ICE para 2031.

Pero para muchos de los que suelen conducir coches usados ​​baratos, el coste inicial seguirá siendo prohibitivo durante algún tiempo, a menos que el gobierno ofrezca más incentivos que el plan de descuentos existente. Las cadenas de suministro para obtener la cantidad de vehículos eléctricos de segunda mano que necesitamos tampoco están garantizadas.

Para lograr el cero neto, su próximo automóvil deberá ser eléctrico o, al menos, tener dos tercios del tamaño de su automóvil actual. Nuestra obsesión por conducir automóviles, y en particular por los vehículos grandes, debe cambiar.

Necesitamos caminar y andar en bicicleta más, o ir al trabajo en bicicletas eléctricas o scooters, y nuestras ciudades deben diseñarse en torno a los carriles para bicicletas y un mejor transporte público subsidiado. Necesitamos dejar de usar nuestros vehículos como símbolos de estatus y comprar autos más pequeños.

¿Qué obtendremos a cambio? Nuestros hijos obtendrán un planeta en el que realmente puedan vivir.

LEER  Natural Parte 1 | Barbie necesita dos | Barbie española

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies