SOSTENIBILIDAD

Cómo el calentamiento global está poniendo presión sobre el juego de verano de Nueva Zelanda

La Copa Mundial de Cricket masculina celebrada recientemente en la India alcanzó un récord de audiencia. Pero había una cosa que los organizadores no querían que los espectadores vieran (aparte de la derrota de India ante Australia en la final): la propia crisis climática del cricket.

Además de luchar contra el calor y la humedad, los jugadores se vieron obligados a lidiar con un aire insalubre creado por los contaminantes de los vehículos, las fábricas y la construcción, y agravado por el aumento de las temperaturas en 20 de los 47 partidos.

Como señaló el capitán indio Rohit Sharma: “No es lo ideal y todo el mundo lo sabe”.

Las Naciones Unidas describen la amenaza con más fuerza. El secretario general António Guterres advirtió que el mundo está en un “camino catastrófico” hacia un “futuro infernal”. Es un futuro que amenaza la viabilidad misma del cricket.

Semifinal entre Nueva Zelanda e India en el Mundial ODI: la mala calidad del aire afectó a 20 de 47 partidos.
imágenes falsas

El críquet y la crisis climática

Como juego de verano al aire libre en el que el entorno natural desempeña un papel único, el cricket es quizás el deporte de campo que corre mayor riesgo debido al cambio climático.

El aumento de las temperaturas y las olas de calor amenazan la seguridad de los jugadores y espectadores, así como la preparación y el mantenimiento de las superficies de juego.

Asimismo, el cricket es vulnerable a mayores riesgos de sequía e inundaciones. La contaminación del aire, especialmente en el subcontinente indio, continúa enturbiando el juego.



Leer más: Es hora de ajustar cuentas: Cricket Australia, patrocinio de combustibles fósiles y cambio climático


La amenaza se ve agravada por las precarias regiones en las que se juega al cricket. Bangladesh y Pakistán, donde los Black Caps de Nueva Zelanda jugaron sus dos últimas series de pruebas en el extranjero, ocupan el séptimo y octavo lugar respectivamente en vulnerabilidad en el Índice de Riesgo Climático.

Al mismo tiempo, el cricket no es simplemente una víctima potencial de la crisis climática, sino que contribuye a ella.

Si bien va por detrás de otros deportes en el cálculo de su impacto ambiental, el cricket es un juego que requiere muchos recursos. La preparación de un campo de cricket requiere alrededor de 60.000 litros de agua al día. Un cronograma de giras internacionales en expansión significa vuelos regulares de larga distancia.

Uno de los pocos estudios existentes estimó que un partido de la Premier League india producía alrededor de 10.000 toneladas de dióxido de carbono. En general, la huella de carbono del cricket es sustancial.



Leer más: El riesgo de calor y los atletas jóvenes: el aumento de las temperaturas genera demandas e injusticia ambiental


Deporte y Sostenibilidad

Para un juego que enfrenta una potencial crisis existencial, los esfuerzos de sustentabilidad del cricket han sido lentos en comparación con otros deportes.

De acuerdo con el Acuerdo de París, el Comité Olímpico Internacional se comprometió a reducir en un 50% las emisiones directas e indirectas de carbono para 2030, y prometió que los Juegos Olímpicos de Brisbane de 2032 serán “climáticamente positivos”.

Tanto la FIFA como World Rugby tienen planes de sostenibilidad, al igual que la Fórmula Uno y la mayoría de las ligas deportivas estadounidenses, incluida la NBA. Sail GP incluso tiene una “Liga de Impacto” que mide los esfuerzos de mitigación ambiental.



Leer más: Los crecientes costos del cambio climático amenazan con hacer del esquí un deporte menos diverso e incluso más exclusivo


Si bien podría justificarse cierto escepticismo (la FIFA celebró una Copa Mundial en Qatar, país rico en petróleo, y el torneo masculino de 2030 se celebrará en dos continentes), al menos la intención es clara.

Por el contrario, el Consejo Internacional de Cricket no ha publicado una estrategia de sostenibilidad. De sus miembros de pleno derecho, sólo la Junta de Críquet de Inglaterra y Gales tiene un plan de este tipo.

De las más de 200 organizaciones deportivas que se han adherido al Marco de Acción Climática de Deportes para la ONU (que exige que los participantes reduzcan las emisiones a la mitad para 2030 y alcancen cero emisiones netas para 2040), sólo seis son entidades de críquet y la mayoría están en Inglaterra.

Las inundaciones en algunas partes de Nueva Zelanda redujeron a la mitad el número de partidos de cricket programados a principios de 2023.
imágenes falsas

Inacción en Nueva Zelanda

New Zealand Cricket (NZC) guarda tan silencio sobre el clima como muchos de sus homólogos mundiales. La sostenibilidad ambiental no aparece en los documentos estratégicos del NZC.

Al mismo tiempo, su informe anual 2022-23 lamenta que menos de la mitad de todos los partidos recreativos programados se hayan podido jugar en algunas zonas debido a la lluvia y las inundaciones. También señala que los “ciclones, inundaciones y emergencias civiles relacionadas” que causaron estas cancelaciones estaban “mucho más allá de su control”.

La temporada de cricket 2023-24 de Nueva Zelanda podría ser la más calurosa hasta ahora. Tras las devastadoras inundaciones en Auckland a principios de 2023, es posible que se produzca una sequía este verano. Las olas de calor son cada vez más persistentes y peligrosas.

El cricket no está hecho para esos extremos. En un momento en que el juego tiene dificultades para atraer participantes, el cambio climático está dificultando el juego para los jugadores de críquet recreativos.

La declaración de misión de New Zealand Cricket establece:

Pensamos en el futuro y retribuimos. Se trata de hacer las cosas correctas por las mejores razones. Liderando el camino y siguiendo nuestro propio camino. Nunca nos rendimos, cedemos ni decimos morir.

Quizás haya llegado el momento de aplicar esos admirables sentimientos a su respuesta a la crisis climática. El primer paso sería suscribirse al Marco de Acción Climática del Deporte para la ONU y conseguir algunas carreras de sostenibilidad en el tablero.

LEER  El clima de Francia a fines de 2021 es 'el clima más templado medido desde 1947'

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies