SOSTENIBILIDAD

La moda ultrarrápida es una tendencia inquietante que socava los esfuerzos por hacer que toda la industria sea más sostenible

Desde la década de 1990, la moda rápida ha permitido que la gente común compre las últimas tendencias de las pasarelas. Pero el gran volumen de prendas que se fabrican, venden y pronto se desechan está contribuyendo a una crisis de sostenibilidad global.

Ahora, justo cuando la industria de la moda debería estar despertando y liberándose de este círculo vicioso, va en la dirección opuesta. Estamos en una espiral descendente, de la moda rápida a la moda ultrarrápida. La cantidad de recursos naturales consumidos y de residuos producidos está aumentando como una bola de nieve.

La moda ultrarrápida está marcada por ciclos de producción aún más rápidos, tendencias que parpadean y te lo perderás y prácticas laborales deficientes. Marcas como Shein, Boohoo y Cider se liberan del concepto de colecciones de temporada. En cambio, están produciendo prendas a velocidades vertiginosas y autogenerando microtendencias como balletcore, Barbiecore e incluso mermaidcore. Al mismo tiempo, existe una transparencia o rendición de cuentas limitadas en torno a las cadenas de suministro de prendas de vestir.

No se puede permitir que continúe la sobreproducción y el consumo de ropa. Sin cambios, la industria representará el 26% del presupuesto mundial de carbono para limitar el calentamiento global a 2°C para 2050. La industria de la moda debe asumir la responsabilidad de sus acciones. Los formuladores de políticas también tienen un papel importante que desempeñar para permitir el cambio necesario hacia una economía de la moda más responsable y circular. Y no olvidemos el poder de los consumidores.

El lado oscuro del éxito de Shein (China Tonight, ABC News)


Leer más: Para que nuestros armarios sean sostenibles, debemos reducir en un 75% la cantidad de ropa nueva que compramos


¿Ropa barata a qué precio?

Alguna vez se pensó que la pandemia desencadenaría una transición hacia una industria de la moda más sostenible. Lamentablemente, en realidad la industria está empeorando, no mejorando.

La mayoría de las marcas de moda ultrarrápida surgieron a finales de la década de 2010 después de la más conocida, Shein, fundada en 2008. Estas marcas en línea, directas al consumidor, ganaron popularidad durante los confinamientos, y Shein ostentaba el título de la marca más popular del mundo en 2020.

Marcas establecidas como Gap introducen 12.000 artículos nuevos al año y H&M 25.000. Pero Shein los deja atrás, enumerando 1,3 millones de artículos en el mismo período de tiempo. Como es esto posible?

El modelo de moda ultrarrápida se alimenta de datos y marketing adictivo en redes sociales para crear una demanda insaciable de los consumidores.

Pero los precios increíblemente bajos de Shein (su sitio web tiene miles de artículos por menos de 5 dólares australianos) tienen un costo humano. El propio Informe de Sostenibilidad e Impacto Social de 2021 de la empresa (luego eliminado del sitio) encontró que solo el 2% de sus fábricas y almacenes cumplían con sus propios estándares de seguridad de los trabajadores, y el resto requería acciones correctivas.

La marca también ha renunciado a los diseñadores internos. En cambio, trabaja con proveedores independientes que pueden diseñar y fabricar una prenda en dos semanas.

El resultado es un modelo de negocio increíblemente rentable. Shein presentó una oferta pública inicial (IPO) el año pasado para valorar la marca en 136.000 millones de dólares, frente a los 2.500 millones de dólares de 2018.

Cómo Shein construyó un imperio de la moda rápida de 66 mil millones de dólares (WSJ)

El paso de la moda rápida a la ultrarrápida tiene graves consecuencias medioambientales y sociales. Esto incluye prácticas laborales aún más explotadoras. Según se informa, los trabajadores de la confección de Shein trabajan 75 horas a la semana y los almacenes funcionan las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Ignorar este cambio no es sólo un paso en falso de la moda. Hacerlo pone en peligro los esfuerzos nacionales por una industria de la moda más sostenible.



Leer más: Moda Rápida: Por qué las vidas de los trabajadores de la confección siguen en peligro 10 años después de Rana Plaza — Podcast


Una transición perfecta hacia la sostenibilidad

Un plan nacional de gestión de productos llamado Seamless promete transformar la industria de la moda para 2030.

La idea es llevar la moda a la economía circular. En última instancia, eso significa cero residuos, pero mientras tanto las materias primas se mantendrían en la cadena de suministro durante el mayor tiempo posible diseñando y minimizando los residuos.

Los miembros contribuirán con un impuesto de cuatro centavos por cada prenda de vestir que produzcan o importen.

Estos fondos se destinan a la recolección de ropa, investigación, proyectos de reciclaje y campañas educativas.

BIG W, David Jones, Lorna Jane, Rip Curl, RM Williams, THE ICONIC, Sussan Group y Cotton On son miembros de Seamless Foundation. Cada uno ha contribuido con 100.000 dólares australianos al desarrollo del plan.

Como una de las primeras iniciativas de gestión colectiva de productos textiles para prendas de vestir lideradas por la industria del mundo, Seamless presenta una oportunidad única para impulsar el cambio hacia una industria de la moda más sostenible y circular.

Pero existe el riesgo de que las marcas de moda ultrarrápida actúen como freeriders en Seamless, beneficiándose de la inversión y las iniciativas sin realizar contribuciones significativas. Shein y otros seguirán lanzando cada vez más productos al mercado, de los que será necesario ocuparse al final de su corta vida. Pero si no se comprometen con el plan, no serán ellos quienes paguen por ello.

Seamless también debe reconocer la moda ultrarrápida para abordar los desafíos de sostenibilidad ambiental y social de la industria. De momento sólo hablan de fast fashion e ignoran el auge de la moda ultrarrápida. Su análisis global, por ejemplo, incluye una discusión sobre la moda rápida y no menciona la moda ultrarrápida.

Esto también apunta a una falta de datos en general en la industria, pero en el caso de Seamless, podría tener un gran impacto si se ignora este segmento de mercado en crecimiento.

Se estima que Shein y Temu ganarán un total combinado de 2.000 millones de dólares en ventas en 2024, con clientes de todos los ámbitos de la vida.



Leer más: El problema de los residuos de la moda rápida podría resolverse con textiles reciclados, pero las marcas deben ayudar a impulsar la producción


La represión crítica

Algunas marcas participan activamente y trabajan por un futuro más sostenible. Pero otros, como Temu, están aprendiendo de Shein y buscan emular su modelo de negocio.

La transición hacia una industria de la moda más sostenible y responsable requiere una mayor comprensión de la moda ultrarrápida, cambios sistémicos urgentes y esfuerzos colectivos.

El Instituto para Futuros Sostenibles, donde trabajo, es miembro fundador de una red de investigación académica internacional cuyo objetivo es abordar las complejidades de la moda ultrarrápida. Eso incluye cómo la moda ultrarrápida está afectando los medios de vida de los trabajadores de la confección, cómo está alimentando los desechos textiles y subrayando la lucha de la industria por adoptar los principios de la economía circular. También estamos investigando cómo remodelar el comportamiento de los consumidores, alejándolos de los viajes impulsados ​​por las redes sociales hacia un consumo más sostenible, especialmente entre los consumidores de la Generación Z.

El mes pasado, la ministra federal de Medio Ambiente, Tanya Plibersek, anunció una posible intervención, tal vez mediante la introducción de estándares ambientales mínimos o un impuesto a la ropa para julio.

El reloj está corriendo. Es hora de sentar las bases para una industria de la moda más sostenible y justa. Australia tiene una rica historia de la moda y es el hogar de muchas marcas locales líderes, muchas de las cuales se han globalizado. Estas marcas nos muestran lo que es posible cuando el buen diseño, la sostenibilidad y la innovación impulsan una industria.

En última instancia, nuestras decisiones colectivas ejercen un poder inmenso. Al comprender las consecuencias de nuestros hábitos de moda y abogar por el cambio, todos podemos ser catalizadores de una industria de la moda más sostenible y justa.


Corrección: una versión anterior de este artículo decía que el Consejo Australiano de la Moda lideraba la iniciativa Seamless y que Seamless estaba financiada por el gobierno. La AFC encabezó un consorcio financiado por el gobierno que diseñó el plan, pero Seamless es ahora una entidad independiente financiada por sus miembros.

LEER  Debate Macron-Le Pen: el alcalde Le Touquet presenta un parque eólico cerca de la ciudad

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies