SOSTENIBILIDAD

Para garantizar la seguridad alimentaria, nuestra única oportunidad es proteger el medio ambiente

Medio ambiente – Las trágicas consecuencias de la guerra en Ucrania nos conmocionan todos los días. Además de las horribles víctimas, se esperan grandes daños a la agricultura. Si bien se deben tomar medidas urgentes para evitar que la crisis alimentaria mundial exacerbe el drama actual, la guerra no debe usarse como excusa para debilitar las disposiciones de la Política Agrícola Común o para cuestionar iniciativas políticas, como las estrategias De la granja a la mesa y Biodiversidad. , sobre Legislación sobre deforestación, restauración o pesticidas destinada a hacer que los sistemas alimentarios europeos sean más sostenibles y resilientes.

En los mercados agrícolas, hay llamados a la acción urgente para abordar la seguridad alimentaria a corto plazo y la asequibilidad, especialmente para las comunidades vulnerables dentro y fuera de Europa. Para protegerse de la escasez o del aumento de precios, hay voces que reclaman que Europa aumente la producción de alimentos, especialmente reduciendo las medidas ambientales existentes o volviendo al Green Deal y sus objetivos de protección ambiental.

En respuesta, la Comisión Europea anunció el miércoles 23 de marzo un gran revés ambiental con el potencial de suspender la ecologización de las PAC (que autorizan el uso intensivo de pesticidas para cultivar cereales en áreas dedicadas a la biodiversidad) en 2022, lo que provocó que, como la gente tiene dudas, lo hará. ser cuestionado en los próximos años. La idea, respaldada por Francia, es inútil y contraproducente.

Además, dos textos sobre restauración de ecosistemas y uso sostenible de pesticidas, originalmente programados para ser publicados el mismo día, destinados a reducir los pesticidas en un 50 % para 2030, se pospusieron indefinidamente, lo que atrajo una fuerte atención y movilización de grupos ambientalistas.

En lugar de producir más, producirlo de otra manera

Hoy, las exportaciones de alimentos de Rusia y Ucrania representan alrededor del 12 por ciento del comercio total de calorías a nivel mundial. Los dos países se encuentran entre los cinco principales exportadores mundiales de muchos granos y semillas oleaginosas, pero se espera que alrededor del 23% y el 43% de las exportaciones de trigo y maíz se congelen debido a la suspensión de los envíos. Se espera que los precios mundiales de los alimentos aumenten aún más debido a las interrupciones en los puertos y al aumento de los costos de envío.

Estas preocupaciones no justifican un retroceso en nuestras metas ambientales. En lugar de aumentar la producción europea, Europa debería apoyar las cadenas de suministro mundiales y aumentar el suministro de alimentos haciendo frente a los residuos: 145 millones de toneladas de alimentos no salen de las granjas europeas cada año.

Además, centrarse en aumentar los rendimientos puede tener impactos negativos a largo plazo en la naturaleza y el clima debido a la conversión de la tierra, la expansión a áreas protegidas o la intensificación de la producción mediante el uso de insumos químicos que contaminan y degradan los ecosistemas.

Las secuelas de la guerra también nos han obligado a reexaminar la dependencia de la UE de los fertilizantes importados. Rusia representa el 15 % del comercio mundial de fertilizantes nitrogenados y el 17 % del comercio mundial de fertilizantes potásicos, pero ha detenido las exportaciones debido a las sanciones. Europa gasta 1.000 millones de euros al año para importar estos fertilizantes de Rusia.

En lugar de continuar obteniendo estos insumos en otros lugares y continuar el ciclo de contaminación y degradación del suelo, debemos acelerar la transición a la agroecología.Esto no solo reduce el riesgo de aumentos de precios o escasez de fertilizantes, sino que también mejora la seguridad alimentaria a largo plazo al proteger la calidad de los ecosistemas (suelo, biodiversidad, agua, etc.) que son fundamentales para sostener la producción.

cambiemos nuestra dieta

La buena noticia es que miles de agricultores europeos ya han comenzado esta transición: diversificando sus explotaciones de producción especializada a agricultura mixta; reduciendo o incluso eliminando pesticidas y fertilizantes sintéticos; protegiendo suelos, setos, estanques; o criando ganado en pastos. Debemos continuar apoyando a estos agricultores mientras unimos a otros en la transición agroecológica.

El enfoque actual en los cereales y las semillas oleaginosas también ha llamado la atención sobre una gran parte de los cultivos importados que se utilizan para la alimentación animal. Como señalaron los científicos, sería más eficiente que los humanos comieran estos productos vegetales directamente. En particular, los europeos consumen casi el doble de sus necesidades nutricionales de carne, huevos, leche y queso, y la mayor parte de esta proteína proviene de la agricultura intensiva. Adoptar una dieta saludable y sostenible que reduzca la proporción de alimentos de origen animal y aumente la proporción de frutas, verduras y legumbres aumentará la cantidad de cultivos disponibles para el consumo humano en otras regiones.

Claramente, al hacer que nuestros sistemas alimentarios sean sostenibles, también los estamos haciendo resilientes. Las medidas ambientales y los ODS no debilitarán la seguridad alimentaria, sino que la apoyarán. No es necesario revisar las estrategias Green Deals y Farm-to-Fork para aumentar los rendimientos. En cambio, estos objetivos deben acelerarse mediante la rápida aprobación de una legislación ambiciosa sobre temas clave como la conversión de tierras, la restauración, los pesticidas e incluso los sistemas alimentarios sostenibles.

Mientras los gobiernos negocian y se preparan para la próxima cumbre de la UE, deben priorizarse las soluciones para proteger la naturaleza y el clima, junto con acciones a corto plazo para absorber el impacto de la guerra en Ucrania. Esta es la única manera de garantizar la seguridad alimentaria. En los próximos años y décadas, el sistema alimentario mundial seguirá viéndose afectado por crisis e incertidumbres, incluidas las crisis climática y de biodiversidad. Esperamos que Europa esté a la vanguardia de la construcción de un futuro alimentario más sostenible y resistente.

Este foro está co-firmado por: Veronique AndrieuDirector General de WWF Francia; éster de senoDirector de la Oficina de Política Europea de WWF; Eberhard BrandesDirector General de WWF Alemania; Juan Carlos de OlmoDirector General de WWF España; oletajuleaDirector General de WWF Rumania; Antonio Le BrunDirector General de WWF Bélgica; Ángela MorgadoDirector General de WWF Portugal; propo de miroslawDirector General de WWF Polonia; Kirsten SchuittDirector General de WWF Países Bajos.

ver también Huffington Post: En el Salón Agrícola, ya estamos preocupados por los efectos de la guerra en Ucrania

LEER  Estos platelmintos son 'recintos de penes' para ver quién trae los huevos

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies