NATURALEZA

Un estudio encuentra una gran caída en las poblaciones de animales desde 1970

Muchas poblaciones de vida silvestre en todo el mundo están cayendo en tamaño. La velocidad y la escala de estas pérdidas preocupan a los científicos. En menos de 50 años, los vertebrados (animales como rinocerontes, ranas y osos hormigueros) han disminuido en aproximadamente dos tercios. Esa es la conclusión de un nuevo informe.

Medir el tamaño de estas poblaciones puede ser difícil. Sin embargo, los ecologistas necesitan esos números para saber cómo ha ido cambiando la diversidad de especies de la Tierra. También puede ayudarlos a comprender cómo las personas pueden estar afectando la cantidad y variedad de animales.

Recientemente, un grupo de científicos se dispuso a obtener esos números. Para ello, trabajaron con el Fondo Mundial para la Naturaleza, o WWF, con sede en Suiza, y la Sociedad Zoológica de Londres en Inglaterra. El equipo estudió más de 38.000 poblaciones de animales. Estos incluían más de 5.000 especies. El nuevo análisis se centró en los vertebrados (mamíferos, reptiles, peces, aves y anfibios). Buscó cambios en el tamaño de la población de todos los grupos entre 1970 y 2018.

En general, el estudio mostró una caída promedio en el tamaño de la población del 69 por ciento. El equipo publicó sus hallazgos en octubre. Sus números formaban parte del Informe Planeta Vivo de WWF.

“Nos advierte que debemos hacer algo con respecto a la disminución de las poblaciones en todo el mundo”, dice Rebecca Shaw. Es científica en jefe en la oficina de WWF en la ciudad de Nueva York.

Reuniendo datos

Como grupos de conservación, WWF y la Sociedad Zoológica de Londres trabajan para proteger a los animales y la naturaleza. Cada dos años emiten un Informe Planeta Vivo sobre los impactos que las personas tienen sobre la vida silvestre y la biodiversidad. Los ecosistemas de la Tierra nos proporcionan alimentos, aire limpio y agua. La biodiversidad es importante para la salud de esos ecosistemas, señala Shaw.

LEER  Aprendamos sobre la ciencia de los Juegos Olímpicos de Invierno

Investigadores de todo el mundo recopilaron datos sobre poblaciones de animales. Estudiaron cómo el tamaño de cada población cambiaba con el tiempo. Luego, los modelos informáticos les ayudaron a condensar esta montaña de datos en un solo número. Llamado índice, es una medida de cambio.

un gorila joven con pelaje negro y ojos marrones rojizos se asoma por detrás de hojas verdes
Un gorila de montaña en el Parque Nacional de Virunga en la República Democrática del Congo. Las poblaciones de gorilas de montaña son bajas, pero van en aumento.WWF

Las poblaciones de animales disminuyen antes de que una especie se extinga, señala Brian McGill. No participó en el nuevo informe. Pero es biólogo de la Universidad de Maine en Orono. “Observar los cambios en el tamaño de la población puede mostrarnos especies que tienden a la extinción”, explica. Las especies en este estudio no se han extinguido, al menos, todavía no. Entonces, «todavía hay tiempo para que los humanos tomen medidas y cambien las cosas», dice McGill.

McGill señala al cóndor de California. Es el ave más grande de América del Norte. También es un ejemplo de cómo las personas pueden desacelerar o evitar que un declive pronunciado se convierta en una extinción. Estas aves casi se extinguieron debido al envenenamiento por plomo, la caza y la pérdida de hábitat. Para la década de 1980, había menos de dos docenas de cóndores vivos. Los funcionarios de vida silvestre los capturaron a todos. Luego los criaron en el laboratorio y liberaron a las crías cuando tuvieron la edad suficiente. Hoy, más de 300 cóndores de California vuelan en libertad.

Encontrar una tendencia

El nuevo índice Living Planet calculó una disminución promedio de más de dos tercios en las poblaciones de las especies que estudió. Pero hay mucha complejidad detrás de ese número, dicen los investigadores.

Entre los mamíferos, reptiles y aves, por ejemplo, la abundancia de poco más de la mitad de ellos aumentó o se mantuvo estable. Según WWF, por ejemplo, los gorilas de montaña salvajes aumentaron en casi un 70 por ciento: pasaron de unos 620 individuos en 1989 a poco más de 1000 en la actualidad. La disminución de las poblaciones de animales experimentó cambios más grandes, en promedio, que las crecientes. Es por eso que el informe calculó una disminución promedio cuando vio todos los grupos juntos, explica Shaw. Las poblaciones de peces de agua dulce en todo el mundo, por ejemplo, disminuyeron en un promedio del 83 por ciento.

El informe vincula las poblaciones en declive con los humanos y sus acciones. Estos incluyen una pérdida de hábitats de animales (donde las tierras silvestres se convirtieron en caminos, casas y fábricas, por ejemplo). Esto también incluye la explotación excesiva de ciertas especies y la introducción de especies invasoras. La contaminación y el cambio climático también han influido.

El índice no dice cuántos individuos o especies desaparecieron. Y se centra en los vertebrados, de los que hay unas 45.000 especies. Constituyen solo una pequeña parte de los 8,7 millones de especies estimadas en nuestro planeta.

“No podemos suponer que los patrones encontrados para los vertebrados se traduzcan en insectos, plantas o bacterias”, dice el biólogo Brian Leung. Trabaja en la Universidad McGill en Quebec, Canadá, y no participó en el nuevo estudio. Factores como el cambio climático o la pérdida de hábitat podrían provocar la disminución de todas las especies en un ecosistema, explica Leung. “Pero no podemos saberlo con certeza sin estudiarlo”.

Sopesar éxitos y fracasos

Leung ve mucho potencial en las grandes cantidades de datos utilizados para hacer el índice Living Planet. Con él, dice, los científicos ahora pueden comenzar a observar qué podría ser la base de ciertos patrones en las pérdidas.

Sin embargo, no todos los científicos están de acuerdo sobre la mejor manera de medir la biodiversidad. La mejor manera de describir esos datos al público es otra cuestión. “Como científico, veo mucha complejidad”, dice McGill.

Él pregunta, por ejemplo: «¿Deberíamos tratar de tomar toda esa complejidad y reducirla a un número?» Un solo número es fácil de recordar para las personas, admite McGill. Por otro lado, le preocupa que escuchar malas noticias sobre el planeta, sin comprender la complejidad que hay detrás, pueda hacer que algunas personas se sientan desesperanzadas. Ve a algunos de sus estudiantes entrando en pánico por lo que le está pasando al medio ambiente. “Los números grandes y arrolladores pueden alimentar esta ansiedad”, dice. Esto podría no ser útil, se preocupa.

En los informes sobre el medio ambiente, señala McGill, los fracasos en este momento parecen superar en número a los éxitos. “Sin embargo, las historias de éxito nos muestran que está en nuestro poder cambiar las cosas”, agrega. “Inclinemos la balanza para tener más éxitos que fracasos”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies