SOSTENIBILIDAD

El gobierno de coalición no solucionará los fracasos del pasado: se espera que el sector privado desempeñe un papel más importante en el suministro de energía, transporte y seguridad.

Para ayudar a salvar el planeta, los gobiernos de todo el mundo están optando por adoptar políticas sostenibles y alentar (o forzar) al sector privado a hacer lo mismo. Dada la crisis climática, la mayoría de los gobiernos responsables se están centrando en encontrar todos los medios posibles para satisfacer las necesidades actuales sin sacrificar el planeta para satisfacer las necesidades de las generaciones futuras.

En Sudáfrica, las cosas son distintas. Aunque el país ha presentado directrices para una transición justa hacia energías más ecológicas, esto no ha sido por elección propia, sino por necesidad. Se debe principalmente al colapso de la infraestructura energética del país, no a la dirigencia gubernamental o a un cambio de opinión en el lobby del carbón.

Las empresas estatales, específicamente en electricidad, ferrocarriles y puertos, son un legado del estado de apartheid y del acuerdo “post-apartheid” de Sudáfrica. Ser propiedad del Estado no es un problema, siempre y cuando una empresa esté bien gestionada. Pero en Sudáfrica el gobierno no ha logrado administrarlos bien. Y el fracaso en estas áreas ha resultado en un giro hacia el sector privado, ya sea para ayudar a arreglar la electricidad, los ferrocarriles y los puertos o para llenar el vacío de otras maneras.

Incluso cuando el gobierno ha adoptado políticas sostenibles, el sector privado se ha convertido en el principal impulsor de este cambio, empeorando aún más la desigualdad.

El problema de una mayor participación del sector privado es el afán de lucro del sector. Las soluciones impulsadas por el sector privado no sólo son para quienes pueden pagar, sino que también terminan impulsando las prioridades públicas. Por lo tanto, quienes pueden pagar también impulsan el “desarrollo”, en lugar de que el gobierno decida en interés de la sociedad en su conjunto (ahora y en el futuro). Esto es lo contrario de cómo deberían ser las cosas.

Este proceso de privatización involuntaria quita el poder de tomar decisiones sobre el desarrollo de las manos de los representantes del pueblo (gobierno) y lo pone en manos de empresas privadas. Estas no están motivadas por intereses sociales más amplios (incluso globales), sino por el lucro y los intereses de los accionistas. Esto socava la democracia y quita poder a los ciudadanos.

LEER  El Monte Etna de Sicilia sigue activo, impresionante

Además, las fallas de infraestructura han llevado al “decrecimiento” en Sudáfrica. El decrecimiento es la idea de que, para salvar nuestro planeta, las economías deben desacelerar o incluso detener su crecimiento, al menos medido en términos de PIB.

El desarrollo seguirá estancado incluso después de las históricas elecciones de 2024.



Leer más: Elecciones en Sudáfrica: el Partido MK de Zuma le roba protagonismo al ANC con una retórica provocadora y pocas políticas claras


Estudio la democracia, las necesidades de los ciudadanos y el desarrollo, sobre todo en el sur global. En artículos y libros recientes he señalado la importancia de considerar el desarrollo de manera holística, centrándose en las libertades reales, el poder y las necesidades de los ciudadanos.

En este artículo sostengo que el resultado de las elecciones de 2024 en Sudáfrica, cualquiera que sea la coalición que surja, no cambiará el rumbo de la economía del país, a pesar de que el Congreso Nacional Africano (CNA), que gobierna el país desde 1994, ha sido severamente castigado por el electorado por mala administración y corrupción, perdiendo su mayoría parlamentaria y obteniendo apenas el 40% de los votos.

Colapso de la infraestructura y privatización inevitable

Hay cinco sectores principales en los que el colapso de la infraestructura ha sido más evidente: energía, transporte, seguridad, educación y agricultura. Aquí analizaré tres.

Energía: Eskom, la empresa estatal de electricidad, lleva mucho tiempo quebrando. Se supone que existe una estrategia de recuperación, pero se espera que los apagones continúen a pesar del respiro de dos meses. Ahora hay pruebas claras de que un giro masivo del sector privado hacia la energía solar ha reducido la demanda de infraestructuras basadas en carbón viejas, debilitadas y mal construidas. Desde 2019 la demanda ha caído entre 1.500MW y 3.000MW.

Transporte: La Agencia de Ferrocarriles de Pasajeros de Sudáfrica (Prasa) está casi en mal estado. La mala gestión, la corrupción, el robo y el vandalismo han provocado una fuerte disminución en el uso de los servicios ferroviarios por parte de los pasajeros. En 2010, los pasajeros de ferrocarril realizaron más de 500 millones de viajes. Esta cifra se redujo a poco más de 19 millones de viajes en 2022. El sector privado también ha intervenido aquí, principalmente en la forma de la industria de los taxis minibús, que se muestra reacia a pasarse a la electricidad.

Transnet, la empresa paraestatal de transporte que gestiona el transporte de mercancías por ferrocarril, también ha estado en decadencia por razones similares, nuevamente desde hace más de una década. Actualmente está funcionando (en el mejor de los casos) a un tercio de su capacidad.



Leer más: Tiempos de incertidumbre para la política exterior de Sudáfrica mientras el país se dirige hacia un gobierno de coalición


Esto ha desplazado el transporte de mercancías hacia las carreteras sudafricanas y ha creado caos y cuellos de botella en los puertos. El traslado a las carreteras mediante empresas de transporte privadas, que acelera el daño a la infraestructura vial, es un ejemplo clásico de los efectos nocivos del colapso del sector público. Y dentro de los próximos seis a nueve meses, los sudafricanos verán en funcionamiento los primeros trenes privados, pero ¿serán la respuesta?

Seguridad: La privatización de la seguridad en Sudáfrica lleva más de 25 años en marcha, pero en los últimos tiempos ha alcanzado su punto álgido. La corrupción interna y la mala dirección del Servicio de Policía sudafricano han dado lugar a una actuación policial ineficiente o inexistente y a altos niveles de desconfianza en este servicio público vital. Como resultado, los niveles de delincuencia aumentan cada año. Sudáfrica tiene ahora una de las tasas de homicidios más altas del mundo (superior a la de Colombia y México).

No es de extrañar que la seguridad privada esté en auge en el país, pero sólo para los ricos. Desde 1997, el personal activo ha aumentado en más del 400%, y desde 2014, las empresas registradas han aumentado casi un 86%. Se estima que el valor de la industria es de 50.000 millones de rands (2.600 millones de dólares).

¿Cambiará algo un gobierno de coalición?

Sudáfrica no sólo no está logrando crecer: es uno de los pocos países (junto con el Reino Unido) que es significativamente más pobre que hace una década. Su PIB per cápita ha caído de 8.800 dólares estadounidenses en 2012 a 6.190 dólares estadounidenses en 2023. También está haciendo la transición hacia un suministro de energía más ecológico, no por elección sino por necesidad.

Sudáfrica sigue siendo una democracia, sin embargo. Los ciudadanos siguen eligiendo a sus representantes en la creación y gestión de la infraestructura macroeconómica que determina el desarrollo. Y, dados los problemas enumerados anteriormente, el país necesita un cambio, ya. Pero ¿las últimas elecciones traerán consigo ese cambio? Creo que no.

El Congreso Nacional Africano (ANC) ha perdido su mayoría en el Parlamento, lo que le obliga a buscar uno o más socios de coalición. Pero un gobierno de coalición no resolverá nada.

Si el ANC entrara en coalición (de cualquier forma) con la Alianza Democrática, la oposición oficial, podría calmar los nervios de los inversores debido a la naturaleza favorable a las empresas del DA, pero también empoderaría aún más al DA para servir a las élites y, por lo tanto, socavar la voluntad y la capacidad del gobierno para impulsar la transformación económica en Sudáfrica.

Si el ANC entrara en coalición con los Luchadores por la Libertad Económica, mucho más izquierdistas, no sólo perturbaría los mercados sino que eventualmente conduciría a una parálisis política, dada la militancia, el populismo y la falta de credibilidad del partido como socio responsable de la coalición. Los fracasos de varias coaliciones municipales así lo atestiguan.



Leer más: Sudáfrica vota en 2024: ¿podría una coalición entre los principales partidos ANC y EFF gobernar el país?


Y hay poca o ninguna mención a la sostenibilidad en la principal alternativa etnonacionalista, el Partido uMkhonto we Sizwe.

Sudáfrica necesita desesperadamente una opción real que fomente la libertad: un partido creíble que esté firmemente a la izquierda del CNA. Los votantes no lo tenían en esta papeleta electoral. No es de extrañar, entonces, que los resultados electorales y de la coalición no logren cambiar la actual trayectoria de desarrollo del país.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies