CAMBIO CLIMÁTICO

‘Estamos listos para trabajar’, dice líder juvenil de justicia climática

Cada vez más jóvenes se pronuncian en contra de las injusticias ambientales y sociales que están destruyendo la vida de las personas en todo el mundo. Los líderes de los movimientos juveniles ahora están tratando de determinar qué pueden hacer para poner fin a las prácticas nocivas, más allá de las protestas y los juicios.

El 8 de abril, el Foro de la Juventud de la ONU celebró un panel de discusión Tres jóvenes líderes activistas inspiradores Científico americano. En él, explican qué impulsa su acción sobre la justicia climática, las principales oportunidades climáticas que prevén y qué pueden hacer los líderes mundiales para ayudar a hacer realidad su visión.

La líder es Fatemah Alzelzela de Kuwait, fundadora de Jóvenes Campeones de la Tierra y Eco-Star Group del PNUMA. Marcando la diferencia en la reducción de residuos; Máximo Mazzocco de Argentina, 17ª Generación de Jóvenes Líderes del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y Samsung, y fundador de la Eco House sin fines de lucro, que se dedica a Educar a los niños sobre temas ambientales, entre muchas otras tareas Sara Suárez, de Colombia, es una joven periodista ambiental voluntaria del PNUD y la Agencia Sueca de Protección Ambiental, que ha estado trabajando en soluciones climáticas para los más vulnerables a la emergencia climática. Problemas de justicia y derechos civiles. El panel completo convocado por SDGs Media District se puede ver aquí.

[An edited transcript of the panel follows. It was posted with permission from the U.N. Office for the Coordination of Humanitarian Affairs.]

¿Qué experiencias personales lo inspiraron a tomar medidas sobre el cambio climático y la justicia climática?

ALZELZELA: Kuwait es un país muy pequeño con una población muy pequeña y un ingreso nacional muy alto, principalmente de la industria petrolera. Si bien es un gran país, tenemos problemas de gestión de residuos. Tenemos un problema de contaminación del aire, literalmente todos los tipos de contaminación. No apoyamos las zonas verdes. Si alguien quiere ver números y estadísticas sobre los problemas que enfrentamos, no lo hacemos. En 2018, vi un documental sobre la contaminación plástica y la contaminación en general, y cómo afectará esto al mundo y al cambio climático. Esto funciona para mí. Un año después inicié Eco Star. Trabajamos con fábricas de reciclaje en Kuwait para recolectar materiales reciclables de hogares, escuelas y negocios. Cada vez que nos das materiales reciclables, te damos una planta, un árbol o una semilla para animarte a reverdecer la tierra que te rodea. Para que puedas hacer crecer tu jardín a cambio de tus residuos. Además, cada vez que recolectamos materiales reciclables, realizamos más investigaciones con números, estadísticas.

LEER  XVII Premios Ciudad Sostenible - Educación Ambiental
Sarah Suárez en Colombia.Crédito de la imagen: Naciones Unidas

MAZZOCCO: Cuando tenía 17 años, vi gaviotas escupir plástico y me rompió el corazón. Dije: «Tengo que hacer algo al respecto». Y en Argentina, casi el 50 por ciento de la población es pobre, entonces es una locura no hacer nada al respecto. Desde entonces, he estado trabajando en estrecha colaboración con cientos de activistas de todo el mundo. Soy miembro de una organización sin fines de lucro llamada Eco House cuyo principal objetivo es promover el desarrollo sostenible a través de la educación y la promoción. Solo en Argentina tenemos cerca de 800 personas y estamos abriendo locales por todos lados.

SUÁREZ: Vivo en Colombia y hace unos años tuve la oportunidad de ir a la selva amazónica con un equipo médico que estaba asistiendo a una comunidad indígena allá. Me sorprende: si piensas en los recursos naturales, creo que estamos en el lugar más rico del mundo. Pero esta gente es la gente más pobre del mundo. Pasan por todo tipo de dificultades porque no saben aprovechar al máximo los recursos naturales que tienen. Pensé, si no entiendes lo que tienes, ¿cómo puedes protegerlo? Esto me hizo pensar en la importancia de contar historias. Así que me uní al movimiento de Jóvenes Periodistas Ambientales del PNUD. Estamos contando la historia de Zanteban, uno de los ecosistemas más grandes de Colombia. Es importante porque lleva agua a más de 5 millones de personas y está amenazado por la extracción de oro. He conocido a algunos de los jóvenes activistas más increíbles que trabajan para proteger a Zanteban. Incluso conocí a un niño de 10 años que hizo un gran trabajo sensibilizando a los jóvenes. También conocí a políticos, abogados, trabajadores sociales. Viven en uno de los países más peligrosos para convertirse en líderes sociales. Creo que contar sus historias al mundo es una gran manera de ayudar al medio ambiente.

A medida que el mundo comienza a recuperarse de la pandemia de COVID-19, ¿cuáles cree que son algunas de las grandes oportunidades para priorizar la salud del planeta?

SUÁREZ: Vivo en la vía más transitada de Bogotá y por primera vez en mi vida escuché pájaros en la mañana cuando estábamos encerrados. Realmente me hizo pensar: ¿qué necesitamos realmente para vivir en este mundo? ¿Necesitamos toda esta ropa? ¿Necesitamos dos o tres coches? ¿Necesitamos tanto dinero? ¿Qué importa si tengo $ 1 millón en mi cuenta bancaria pero no tengo comida ni agua para comprar, o si tengo un apartamento en la playa y la playa está completamente devastada por la basura? Muchos jóvenes se preguntan: ¿qué importa realmente, qué necesitamos realmente? Si nos hacemos estas dos preguntas todos los días, podemos hacer pequeños cambios que pueden marcar una gran diferencia.

Máximo Mazzocco.
Máximo Mazzocco de Argentina.Crédito de la imagen: Naciones Unidas

MAZZOCCO: Durante la pandemia de COVID, el mundo se detuvo por un momento. Cuando nos detenemos, podemos pensar, tenemos tiempo para ver lo que sucede a nuestro alrededor. Creo que este es un punto de inflexión. El ambientalismo social está creciendo exponencialmente en muchos países, no solo activistas, sino también políticos, personas que trabajan en corporaciones, etc. Creo que estamos en un punto de inflexión. Estoy lleno de entusiasmo y esperanza.

ALZELZELA: Ese es un buen punto. En Kuwait, las lecturas de contaminación del aire están cayendo durante el confinamiento por la pandemia. Los precios de la energía solar y la energía verde en general tienen una tendencia a la baja. Así que tenemos la oportunidad de invertir en eso. Todavía tenemos la oportunidad de hacerlo. En muchas partes del mundo se avecinan cambios. Mucha gente irá a proyectos verdes.

Fatma Alzera.
Fatemah Alzelzela está en Kuwait.Crédito de la imagen: Naciones Unidas

¿Cómo pueden los líderes mundiales ayudar a los jóvenes del mundo a ser parte de la solución de justicia climática?

MAZZOCCO: Ahora los de 30, 35 años tienen más poder. Pueden tomar decisiones. Tenemos que dar espacio a los jóvenes. Mi mensaje a los líderes no es que gobiernen todo, solo trabajen juntos. Los jóvenes tienen nuevas ideas. Queremos un mundo mejor. Como dijo Sarah, no nos importa si hay dinero en el banco. Queremos que todos tengan agua. Queremos brindarles a todos alimentos, alimentos saludables. Esperamos que las especies no se extingan.

Suárez: Totalmente de acuerdo. Veo un futuro muy diferente para la empresa. Si nos involucran, tome medidas y encuentre formas en las que puedan contribuir, por ejemplo, políticas de reciclaje para pequeñas empresas. Esta es una manera fácil de hacer cambios. No estamos pidiendo algo enorme. Solo estamos pidiendo apoyo.

ALZELZELA: Sí, necesitamos todo tipo de apoyo. Donde hay recursos, necesitamos apoyo financiero. Joven listo para trabajar.

Cada uno de ustedes ha sido claramente inspirado. Danos una visión concreta de cómo quieres que sea el mundo en 2030.

ALZELZELA: Una de las cosas que me gustaría ver es que no haya productos de un solo uso. No los necesitamos. Tenemos buenas opciones. Esto es muy factible. No sé por qué no está sucediendo ahora.

SUÁREZ: Para mí, es solo que la gente está haciendo cosas por el medio ambiente todos los días sin siquiera darse cuenta de que lo está haciendo. Por ejemplo, limpiar la playa mientras pasan el rato, no porque se lo pidan, sino porque son más conscientes.

MAZZOCCO: Cuando estaba en la escuela primaria, todos nos preguntaban: «¿Qué tipo de personas queremos ser cuando seamos grandes?» Pero nadie nos preguntó: «¿Qué tipo de sociedad queremos ser cuando seamos grandes? “Aceptarnos y trabajar juntos es lo más importante. Si hacemos esto, surgirán todos los problemas ambientales y sociales. Tenemos que aceptar la visión de los demás. Eso es todo. Esta es la ecuación.

LEER  El equipo climático de Biden dice que subestimó el daño de Trump

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies