SOSTENIBILIDAD

Un futuro sostenible comienza a nivel del suelo

En 2015, las Naciones Unidas adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como un “llamado a la acción” en una “asociación global”. Para 2023 parece que nuestro progreso ha estado lejos de ser satisfactorio en el logro de estos objetivos.

Los reveses debidos a los desastres naturales, el aumento de los costos, los conflictos armados y la pandemia de COVID-19 incluso han revertido los avances ya logrados en algunos de los objetivos.

El informe de la ONU 2023 concluye que los aspectos de la sostenibilidad (ambientales, económicos y sociales) deben considerarse en su conjunto para lograr una recuperación significativa. Se identifica a la ciencia como el vehículo de ese cambio. Pero debe ser “multidisciplinario, producido de manera equitativa e inclusiva, abiertamente compartido, ampliamente confiable y aceptado, y 'socialmente sólido' – relevante para la sociedad”.

El informe también muestra que el progreso en otras áreas del desarrollo puede afectar negativamente a la tierra y a la vida que depende de ella. Además, los ecosistemas terrestres corren mayores riesgos debido al cambio climático, los deslizamientos de tierra, los terremotos y los contaminantes ambientales.



Leer más: ¿Qué es la suciedad? Hay todo un mundo retorcido vivo en el suelo bajo nuestros pies, como explica un científico del suelo


Para mejorar la calidad de vida de las generaciones actuales y futuras tenemos que proteger, restaurar y promover la tierra sostenible.

Los principios científicos están disponibles.

Para gestionar nuestro medio ambiente, necesitamos comprender las relaciones entre la atmósfera, el suelo y los contaminantes a escala local y regional, y también a lo largo del tiempo.

La superficie del terreno, excluyendo muchas superficies fabricadas como el concreto, es como una membrana que permite la migración y retención de aire, agua, contaminantes y calor.

Todo tipo de actividad de desarrollo humano, incluida la extracción de productos básicos, la construcción de carreteras e instalaciones urbanas, las prácticas agrícolas e incluso la contención de residuos mineros y municipales, se ve afectada por la naturaleza porosa de los suelos.

Un hombre inspecciona suelo seco en Nador, al norte de Marruecos, el 8 de marzo de 2024.
(Foto AP/Mosa'ab Elshamy)

Sabemos que la eliminación de aguas subterráneas provoca el asentamiento del suelo. Por otro lado, las lluvias provocan deslizamientos de tierra ya que el exceso de presión del agua rompe la estructura del suelo. Además, el clima estacional provoca ciclos húmedos y secos y ciclos de congelación y descongelación que generan repetidos desplazamientos del suelo.

Es esencial que nosotros, como científicos y formuladores de políticas, consideremos la geología, el clima y el medio ambiente para ayudar a predecir el comportamiento del suelo en un sitio determinado.

Canadá tiene capacidad y experiencia

Canadá posee la segunda masa terrestre más grande del planeta y alberga una amplia variedad de suelos que incluyen arcilla, loess, turbas orgánicas, labranzas glaciales, acuíferos e incluso desiertos y permafrost. Esta enorme variedad de condiciones del terreno presenta desafíos únicos en cada ubicación.

A lo largo de décadas, los ingenieros han enfrentado estos desafíos mediante el desarrollo de métodos para evitar fallas del suelo en proyectos importantes, con ejemplos que van desde Downie Slide en Columbia Británica hasta el Puente Confederation que une New Brunswick con la Isla del Príncipe Eduardo.



Leer más: Colapso del puente de Baltimore: un ingeniero de puentes explica lo que sucedió y lo que hay que cambiar


El éxito de proyectos grandes y prolongados es directamente el resultado de la voluntad de planificadores, científicos y formuladores de políticas de trabajar en diversas disciplinas, acomodar experiencias regionales, compartir información ampliamente y utilizar la observación para mejorar continuamente. En conjunto, esto ha generado un extenso conjunto de datos empíricos.

El siguiente paso lógico es desarrollar un marco científico que pueda abordar interacciones complejas entre la atmósfera, el suelo y los contaminantes. Este contexto se puede aplicar a casi cualquier situación que implique diversos tipos de fluidos y partículas sólidas.

Tomemos, por ejemplo, el caso de las instalaciones de almacenamiento de relaves. Estas instalaciones contienen lodos de desechos (sólidos residuales en líquidos procesados) a menudo durante muchas décadas después del cierre de la mina a la que originalmente prestaban servicio. Las experiencias de rupturas de presas en Mount Polley, Columbia Británica y Brumadinho, Brasil, generan una profunda preocupación pública sobre la eliminación convencional de desechos mineros.

Imágenes del catastrófico fallo de la presa de relaves de Brumadinho.

Una comprensión clara de las interfaces entre las partículas del suelo y los líquidos contaminados en estados húmedos, secos y congelados proporcionará una base para idear nuevos métodos para reducir la huella requerida y el riesgo de falla de los proyectos de construcción. Se pueden desarrollar soluciones específicas similares para reducir el impacto de las sales deshielo en las carreteras, los fertilizantes en las tierras agrícolas y los derrames de petróleo terrestres.

La sostenibilidad tiene sentido socioeconómico

La Estrategia Canadiense de Minerales Críticos acelera la extracción de minerales críticos; sin embargo, también requiere una gestión de relaves más segura en todas las etapas, desde la apertura hasta mucho después del cierre de la mina.

Del mismo modo, el diseño de la infraestructura urbana a la luz del cambio climático y la gestión de las tierras agrícolas es fundamental para restaurar la confianza de la sociedad y al mismo tiempo garantizar que cumplamos nuestro objetivo de emisiones netas cero para 2050. Las soluciones científicas pueden permitir el crecimiento económico y abordar los problemas ambientales a nivel mundial. Mismo tiempo.

La aplicación de nuevos métodos en el campo necesitará la aprobación pública. Tendremos que trabajar juntos dentro de nuestras comunidades para marcar el comienzo de una nueva era de ciencia socialmente sólida para salvaguardar nuestras tierras. Al mismo tiempo, debemos esforzarnos por transferir la experiencia local en conocimiento que pueda combatir los desafíos globales.

LEER  Canciller, su política de transporte no respeta sus compromisos climáticos

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies