NATURALEZA

Nuestro futuro lince

wendy williams

Es el gato más amenazado de la tierra.

Sin embargo, muchos en el sur de España desconocen por completo que el último lince ibérico que queda vive en su puerta. Cada día está más y más cerca, como sucede.

La especie, que tiene el doble del tamaño de un gato doméstico, tiene garras más grandes, manchas parecidas a las de un leopardo y pelaje color canela, ha estado al borde de la extinción por varias razones en las últimas décadas.

Pero, gracias a un increíble giro del destino, las cosas finalmente comienzan a cambiar.

Según los últimos datos, actualmente hay 253 linces viviendo en libertad en Andalucía, incluidos 82 cachorros y 66 hembras.

Por supuesto, eso no parece mucho para la especie en su conjunto. Pero todo es muy alentador cuando se considera que esto marca un asombroso aumento del 148 % desde que solo había 102 en 2002.

La población de Sierra Nevada se ha duplicado en la última década

Distribuidas principalmente en dos áreas principales -el Parque Nacional de Doñana entre Huelva y Sevilla, y la parte cordobesa de Sierra Morena- su número ha aumentado tan solo en el último año 28.

«Es un regreso increíble», dijo Miguel Simon, director de Life Project, una agencia financiada por la UE responsable de la conservación del lince.

“Solo la población de Sierra Morena se ha duplicado en la última década, mientras que la población de Doñana ha crecido en un 50 por ciento”, le dijo a Olive.

Algunos de los métodos de conservación del grupo son ingeniosos, incluida la introducción de estaciones de alimentación complementaria para compensar la escasez de conejos.

Otra de las medidas fue el inicio de un programa de cría, en marzo de 2005 un lince ibérico llamado “Saliega” se convirtió en el primero en dar a luz a tres crías sanas en el Centro El Acebuche de Doñana Especie que ha sido criada con éxito en cautividad.

Este número ha crecido rápidamente y hasta la fecha se han mantenido en cautiverio un total de 47 linces.

Otra operación pionera, conocida como «translocación», ha permitido el traslado de animales entre Sierra Morena y Doñana para mezclar poblaciones y evitar la endogamia.

Según Simon, este enfoque resultó exitoso.

«Hemos liberado a seis individuos, tres machos y tres hembras, una de las hembras ya ha dado a luz a dos cachorros, por lo que somos muy optimistas», dijo.

Finalmente, las cosas parecen estar mejorando y el proyecto avanza lentamente hacia su objetivo de eliminar a los gatos de la lista en peligro crítico.

Eso sería una gran bendición para un gato con ascendencia ibérica que se remonta al 4500 a.

Durante miles de años, en realidad hasta mediados del siglo XIX, el lince prosperó en España, disfrutando de una mezcla de praderas abiertas y exuberantes arbustos.

Pero desde principios del siglo XX, los linces se han vuelto cada vez más raros en el norte de España, con solo 100.000 personas en toda la Península Ibérica.

Entre 1960 y 1990, la población de linces de la península se redujo en un asombroso 80 por ciento, a alrededor de 102 en 2001.

Hay múltiples razones para la gran disminución, incluida la caza furtiva, los accidentes de tráfico y la reducción de los hábitats naturales.

Pero el factor más importante fue su dieta, que en su mayoría carecía de conejos.

En 1952, un médico francés liberó una enfermedad llamada mixomatosis para proteger sus campos de hortalizas en el sur de Francia, pero la enfermedad se propagó rápidamente y en 1959 murió hasta el 95% de la mayoría de los conejos españoles.

Y, a medida que su presa se extinguió, también lo hizo el lince.

Durante un tiempo, las cosas mejoraron: después de todo, los conejos se reproducen de la misma manera que los conejos, y la población no tardó mucho en mostrar fuertes signos de recuperación.

Sin embargo, en 1988, España vivió una segunda pandemia, esta vez una infección viral de VHD, que una vez más acabó con la población de toda la península.

Todavía hay muchos obstáculos en el camino de la supervivencia.

Hoy en día, los conejos, al igual que los linces, han desaparecido por completo del norte de España, y la supervivencia de las dos especies está estrechamente relacionada.

Afortunadamente, la especie ha logrado sobrevivir en ambas regiones de Andalucía, y la batalla continúa desde la década de 1990 para evitar que se convierta en el próximo tigre dientes de sable.

Pero todavía hay muchos obstáculos en el camino de la supervivencia.

Además de la trágica noticia del atropello del lince, una nueva amenaza pone en peligro a la especie.

El último problema es la enfermedad renal crónica (ERC), que se identificó por primera vez en 2009.

Es el mayor golpe al programa en una década y hasta ahora ha afectado al 40 por ciento de las 77 personas encarceladas.

Aunque hasta ahora solo cuatro gatos han muerto a causa de la enfermedad, ha debilitado gravemente al grupo.

“Esto es duro (duro. No sabes lo que está pasando”, dijo Antonio Rivas, director de El Acebuche.

«Afortunadamente, no parece estar propagándose a quienes viven en la naturaleza, al menos por ahora hemos logrado estabilizarlo aquí».

Si pueden controlar la enfermedad, se espera que algunos de los linces cautivos sean liberados en la naturaleza el próximo año.

Lo que es más importante, después de 16 años de arduo trabajo e inversión, el proyecto Life ha llegado a la etapa en la que considera reducir el estado de peligro de extinción del lince.

De hecho, actualmente está redactando un plan para mover la especie de la lista de «en peligro crítico» a la lista de «en peligro» entre 2011 y 2016.

Para lograr esto, los conservacionistas deben asegurarse de que haya al menos 50 hembras territoriales en Sierra Morena, con otras 25 en Doñana.

Se ha acordado que también necesitan crear al menos dos nuevos centros de población, cada uno con 10 mujeres territoriales.

Esto ya ha comenzado en el norte de Jaén.

Después de años de cuidadosa planificación, Talkers ha reintroducido con éxito el lince en el área de Guarrizas.

Después de mucha discusión, se decidió este mes que este sería también el sitio de la primera reintroducción de linces nacidos en cautiverio.

Otra zona, Guadalmerato en Córdoba, donde el lince ibérico desapareció a finales de la década de 1980, también alberga un proyecto piloto para reintroducir el lince.

Tras la liberación del lince en la región el año pasado, este año nacieron dos cachorros, lo que eleva el total de la región a ocho.

Los conservacionistas también esperan reintroducir tres nuevas poblaciones en Portugal, donde el lince alguna vez fue fuerte.

“Al final en Andalucía queremos tener al menos dos linces por hectárea, tres sería lo ideal, cuatro mejor”, concluye Javier Madrid, jefe de la Junta de Medio Ambiente. Si eso sucede, el lince eventualmente perderá su estigma como el felino más amenazado del mundo y, en cambio, se convertirá en un símbolo muy necesario del éxito de la conservación.

Solo entonces la gente del sur de España podrá finalmente ver al hermoso gato, que ha vivido en sus puertas durante siglos.

LEER  Desde olas de calor mortales hasta inundaciones, el cambio climático exacerbará muchos extremos en 2021 - The EcologíaGroup

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies