Calentamiento Global

Los maestros necesitan una acción más audaz de nuestras juntas escolares para educar en y para una emergencia climática

El cambio climático es la crisis más urgente que enfrenta nuestro planeta en la actualidad. Los jóvenes han pedido repetidamente que se tomen medidas para abordar esta crisis, incluida una mejor educación sobre el cambio climático.

Sin embargo, a pesar de las muchas promesas hechas en conferencias mundiales de alto perfil para implementar planes de estudios sobre el cambio climático en todas las escuelas, el seguimiento ha estado lejos de ser satisfactorio.

El gobierno federal, como signatario del Acuerdo de París, un tratado histórico firmado por 194 gobiernos para mitigar el cambio climático, debe cumplir con su compromiso de mejorar la educación sobre el cambio climático. Pero para ello, necesitan pedir cuentas a cada provincia y territorio.

Sin la asistencia formal de los directores de juntas escolares, superintendentes y síndicos que aboguen por la rendición de cuentas y la adopción de medidas a nivel local, la educación sobre el cambio climático nunca se convertirá en una prioridad.

Mejorar los enfoques dispersos e inconsistentes

Los estudiantes canadienses se encuentran entre los que exigen mejoras en la escasa e inconsistente entrega de educación sobre el cambio climático.

La investigación publicada en 2019 encontró que solo alrededor de la mitad de los ministerios de educación de Canadá y alrededor del 60 por ciento de las divisiones escolares en Canadá tenían una política específica de sostenibilidad, entendiendo que esto incluye gobernanza, plan de estudios, instalaciones y operaciones, investigación y alcance comunitario.

Cuando se enseñan temas sobre el cambio climático, a menudo faltan conceptos clave, como el consenso científico de que los humanos están causando el cambio climático, o un enfoque en los impactos o las soluciones.

Se ve a un adulto inclinado sobre un cartel climático rodeado de niños.
Un maestro distribuye carteles a escolares tibetanos antes de una marcha en Dharmsala, India, en septiembre de 2019.
(Foto AP/Ashwini Bhatia)

Brechas de conocimiento general

Una encuesta nacional reciente de 4.035 encuestados en todo el país realizada por Learning for a Sustainable Future (LSF) y Leger destacó las consecuencias de una educación inadecuada sobre el cambio climático en las escuelas.

Un tercio de los canadienses reprobó un cuestionario de conocimientos de 10 preguntas. Solo alrededor de la mitad sabía que los gases de efecto invernadero eran la causa principal del cambio climático. Pocos respondieron correctamente que la temperatura media ya ha aumentado más de un grado centígrado.

A pesar de sus lagunas en el conocimiento, la mayoría de los encuestados estuvo de acuerdo en que estamos experimentando una emergencia climática y que la educación sobre el cambio climático debe ser una alta prioridad.

El diez por ciento de los encuestados eran educadores (406 personas), y entre este grupo, la mitad dijo que la falta de tiempo es una barrera al intentar incluir la educación sobre el cambio climático en el aula.

Un grupo de jóvenes en una manifestación sobre el cambio climático.
La gente se sienta en el césped de Parliament Hill en Ottawa durante una huelga climática mundial en septiembre de 2019.
LA PRENSA CANADIENSE/Justin Tang

Oportunidades de aprendizaje profesional

La investigación del BC Council for International Cooperation, una coalición de organizaciones internacionales de desarrollo, señala que la implementación de la educación sobre el cambio climático en las escuelas canadienses no puede seguir recayendo sobre los hombros de maestros sobrecargados.



Leer más: Huertos escolares-comunitarios siembran las semillas del cambio para abordar el calentamiento global


La educación sobre el cambio climático no ha sido una prioridad para los gobiernos, los programas de formación docente o los distritos escolares, por lo que tal vez no sea sorprendente que la encuesta nacional de LSF y Leger también haya encontrado que solo un tercio de los educadores sintieron que tenían el conocimiento y las habilidades necesarias para enseñar sobre el cambio climático.

Cambios en la formación docente

La Asociación de Decanos de Educación de Canadá, un grupo de decanos de facultades universitarias o escuelas de educación de todo el país, lanzó recientemente un Acuerdo sobre Educación para un Futuro Sostenible para abordar la brecha en la educación sobre el cambio climático en los programas de preparación de docentes.

El acuerdo señala un progreso muy necesario, pero no es un documento legalmente vinculante.

Esto es decepcionante, ya que los maestros debidamente capacitados tendrían un impacto de gran alcance en las acciones de los estudiantes para mitigar los efectos del calentamiento del planeta.

Capacitar a los estudiantes para que actúen

La forma tradicional de enseñar no funciona para temas complejos como el cambio climático. Los docentes deben cambiar hacia la indagación dirigida por los estudiantes y el aprendizaje activo del mundo real.

No es suficiente simplemente citar hechos científicos, ya que centrarse en el “pesimismo” puede intensificar la ansiedad ecológica. Las mejores prácticas para la educación sobre el cambio climático incluyen la oportunidad de emprender acciones personales y colectivas.

Un maestro visto en un salón de clases.
Donde los maestros carecen de apoyo del personal, la junta o el ministerio, algunos aún intentan encontrar formas de integrar el aprendizaje sobre el cambio climático en sus aulas.
(Foto AP/Sarah Blake Morgan)

Es necesario crear espacios seguros e inclusivos que den tiempo para el debate sobre cómo el cambio climático se vincula con la justicia social y los temas políticos polémicos. No es sorprendente que muchos educadores se sientan abrumados y sin preparación para asumir este desafío.

Se necesitan cambios de política

Los maestros eco-campeones en muchas escuelas luchan debido a la falta de apoyo y las barreras que enfrentan los compañeros maestros o los directores. La investigación también ha documentado cómo las políticas relacionadas con la escuela dificultan la innovación de los maestros.

Donde los maestros carecen de apoyo del personal, la junta o el ministerio, algunos aún intentan integrar el aprendizaje sobre el cambio climático en sus aulas.



Leer más: Enseñar a los jóvenes lo que realmente importa por el bien de nuestra vida colectiva en la Tierra


Los maestros recurren a organizaciones como Climate Atlas of Canada, Earth Rangers, GreenLearning o LSF para encontrar planes de lecciones, financiamiento para proyectos de acción o desafíos ecológicos para toda la escuela.

El Proyecto Our Canada, que surgió de las ideas de los jóvenes y es un proyecto de LSF, presenta una variedad de iniciativas de sustentabilidad de los estudiantes, como el cultivo de jardines de biodiversidad, el abastecimiento de energía verde o la lucha contra la moda rápida. Sin embargo, los proyectos de eco-acción estudiantil deben generalizarse en todas las escuelas.



Lea más: 6 acciones que los sistemas escolares pueden tomar para apoyar el aprendizaje de los niños al aire libre


Estudiantes vistos en una protesta por el cambio climático.
Los jóvenes han pedido repetidamente que se tomen medidas para abordar esta crisis, incluida una mejor educación sobre el cambio climático.
LA PRENSA CANADIENSE/Christopher Katsarov

Juntas declaran emergencias climáticas

Algunas juntas escolares han declarado una emergencia climática.

Pero una declaración en papel por sí sola no es suficiente: las juntas deben cumplir con las políticas que se enfocan en la acción a nivel del salón de clases.

Un ejemplo positivo es la Junta Escolar del Distrito Rainbow, la junta escolar pública más grande del norte de Ontario con programas en Sudbury, Española y Manitoulin Island.

Esta junta declaró una emergencia climática en 2019 y creó un plan de acción contra el cambio climático que exigía que todas las escuelas implementaran iniciativas de sostenibilidad. Estos incluyeron desafíos ecológicos mensuales para toda la junta.

Las juntas escolares no pueden esperar

Todos los estudiantes merecen tener una educación que los ayude a abordar problemas y amenazas del mundo real.

Hay ayuda para que las juntas escolares se comprometan con la educación sobre el cambio climático. Algunos distritos innovadores ya han comenzado a apoyar la participación de toda la junta en programas como EcoSchools o Sustainable Future Schools, o han creado su propio plan de acción contra el cambio climático.

Si nuestros sistemas educativos no mejoran, la pregunta que los jóvenes se harán en el futuro no será por qué los adultos no hicieron nada para detener el cambio climático. Preguntarán: “¿Por qué nadie nos enseñó sobre el cambio climático en la escuela, para que pudiéramos aprender a asumir este desafío nosotros mismos?”

LEER  Cómo el cambio climático está eliminando evidencia valiosa de nuestro pasado lejano

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies