CAMBIO CLIMÁTICO

Las exportaciones de autos usados ​​amenazan los objetivos climáticos Noticias e investigaciones

Reemplazar los autos de gasolina por vehículos eléctricos es un pilar de la estrategia de cambio climático del presidente Biden. Pero incluso si el gobierno establece una fecha límite para la venta de automóviles de pasajeros a gasolina, la exportación de automóviles usados ​​al extranjero podría obstaculizar las reducciones de emisiones globales necesarias para evitar un calentamiento catastrófico.

Cada año, EE. UU. envía cientos de miles de sus autos más antiguos y sucios al extranjero en un comercio en gran medida no regulado. En otras palabras, los autos que no cumplen con los estándares de seguridad, economía de combustible y emisiones en los EE. UU. o Europa dominan las carreteras de los países que dependen de los autos importados.

Por ejemplo, en Kenia y Nigeria, más del 90 % de los vehículos se importan del extranjero.

«La contaminación y el consumo excesivo de gasolina continuaron incluso después de que se retiraron los vehículos de las carreteras de EE. UU.», dijo Dan Becker, director de la campaña Transporte Climático Seguro en el Centro para la Diversidad Biológica. «Es esencialmente un problema del gato de Cheshire».

A nivel mundial, hay aproximadamente 1.400 millones de vehículos en las carreteras. Se espera que este número se duplique con creces para 2050, con un 90 % del crecimiento proveniente de las ventas de automóviles usados ​​en países de bajos ingresos. Esto significa que las emisiones de la flota de transporte mundial, que actualmente representan una cuarta parte de las emisiones mundiales de dióxido de carbono, también podrían duplicarse.

Si no se controla, el comercio mundial de automóviles usados ​​podría tener un impacto nefasto en el cambio climático, la calidad del aire y la salud pública, según las Naciones Unidas. Reporte Lanzado el año pasado.

El estudio encontró que entre 2015 y 2018, Estados Unidos, Japón y la Unión Europea exportaron 14 millones de vehículos de pasajeros usados, el 70 por ciento de los cuales se exportaron a países en desarrollo de África, Europa del Este, Asia, Medio Oriente y América Latina. Dos tercios de los países encuestados carecen de políticas adecuadas para regular la calidad de los automóviles importados. Como resultado, la mayoría de los autos usados ​​importados son ineficientes, inseguros y viejos.

Por ejemplo, en Uganda, la antigüedad promedio de las importaciones de diésel usado en 2017 fue de más de 20 años.

«La mayoría de los vehículos exportados no tienen certificados de circulación válidos», dijo Rob de Jong, jefe de la Unidad de Transporte Sostenible del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y autor del informe. «La oferta de autos usados ​​en sí misma no es algo malo, pero es una oferta gratuita cuando no hay estándares en absoluto».

Algunos países han comenzado a tomar medidas enérgicas contra las importaciones sucias e inseguras. Algunos países, como Egipto, India y Brasil, han prohibido por completo la importación de automóviles usados. Otros países como Irán e Irak han impuesto restricciones de edad, mientras que otros como Singapur y Marruecos han emitido estándares de emisión de vehículos.

Mauricio, una pequeña nación insular en el Océano Índico, prohíbe los autos usados ​​de más de tres años e impone un impuesto al carbono vehicular. Como resultado, las importaciones del país de vehículos eléctricos e híbridos usados ​​han aumentado sustancialmente.

Aún así, como mecanismo de mitigación del clima o control de la contaminación del aire, no existen estándares regionales o globales para regular el flujo de autos usados. De Jong, de las Naciones Unidas, dijo que se necesitaba un enfoque simplificado para frenar la venta de vehículos inseguros e ineficientes.

«El riesgo de no hacerlo», dijo, «no está en línea con el acuerdo climático de París», que tiene como objetivo mantener las temperaturas por debajo de los 2 grados centígrados.

El economista de transporte del Banco Mundial y experto en desarrollo urbano, Roger Gorham, dijo que había un consenso creciente de que la regulación del comercio de automóviles usados ​​debería ser responsabilidad compartida de los países exportadores e importadores.

«Los exportadores deben poder distinguir entre los vehículos exportados legalmente que son realmente seguros, confiables y cumplen con los objetivos ambientales y climáticos del país de destino, en contraposición a los automóviles y camiones que no cumplen ni siquiera con los estándares ambientales y de seguridad más básicos». » dijo. dijo en un correo electrónico. «Pero los países importadores también están obligados a especificar umbrales de rendimiento aceptables para los automóviles (y combustibles) que pueden importar a su país».

En los EE. UU., las exportaciones de automóviles y camiones usados ​​representan solo una pequeña fracción del mercado nacional de automóviles usados. En 2019, se vendieron más de 40 millones de autos usados ​​y 17 millones de autos nuevos, según Edmunds.De esos 40 millones, menos de 1 millón se exportaron al extranjero, según el Ministerio de Comercio. datos.

Aún así, EE. UU. sigue siendo el tercer mayor exportador de automóviles usados ​​después de la Unión Europea y Japón. Además, según un informe difundido esta semana por la Agencia Internacional de la Energía (línea climática18 de mayo).

Los vehículos eléctricos representan actualmente el 5% de las ventas mundiales de vehículos. Ese número debe aumentar al 60 por ciento para 2030, mientras que las ventas de automóviles convencionales de gasolina y diésel deben terminar para 2035, dijo la AIE.

efectivo por chatarra

Leyla Hood, quien se desempeñó como secretaria de transporte del expresidente Barack Obama, dijo que la administración Biden debería trabajar para regular la exportación de autos sucios.

«Parte de nuestra responsabilidad es hacer todo lo que podamos para limpiar el medio ambiente, no solo para nuestro propio país, sino para el mundo», dijo en una entrevista. «Tiene que ser una prioridad».

Los funcionarios de la administración de Biden “tendrán que considerar si están tratando o no con estos autos como un intercambio”, agregó LaHood, quien ahora copreside el “Building America’s Future Education Fund”, una coalición de infraestructura bipartidista.

Bajo la administración de Obama, LaHood supervisó un programa federal llamado Consumer Recovery and Savings (CARS), también conocido como dinero por cacharros, que brinda a los propietarios de automóviles incentivos financieros para cambiar por automóviles y camiones nuevos y más eficientes en combustible. . El programa, diseñado para estimular la economía posterior a la recesión e impulsar las ventas de autos limpios, ha sido muy popular.

Los consumidores que intercambian sus autos usados ​​y compran un auto nuevo obtienen un reembolso en efectivo en el acto. Dentro de las seis semanas posteriores a la aprobación de la asignación de $ 1 mil millones, el Congreso asignó otros $ 2 mil millones para reembolsos de impuestos.

Según el Servicio de Investigación del Congreso Reporteprocesó más de 677 000 devoluciones de impuestos, agregó miles de millones de dólares al PIB de EE. UU., creó o salvó miles de puestos de trabajo, redujo el consumo de combustible en millones de galones y redujo significativamente las emisiones de carbono.

Se suponía que los vehículos de intercambio debían ser destrozados o destruidos, pero en 2010 la Oficina del Inspector General del Departamento de Transporte Reporte Se encontró que la disposición era difícil de verificar. De las instalaciones de eliminación encuestadas, el informe encontró que el 32 por ciento no cumplió con los estándares del DOT, que requieren que las instalaciones informen las disposiciones al Sistema Nacional de Información de Propiedad de Vehículos Motorizados (NMVTIS).

Pero en el momento del informe de la OIG de 2010, solo 15 estados participaban plenamente en la base de datos del NMVTIS, que está diseñada para impedir el robo y el fraude de vehículos. Por ejemplo, después del huracán Katrina, los automóviles que se declararon como chatarra se revendieron en otros estados con títulos falsos, un proceso conocido como lavado de títulos.Hoy, 48 estados participan en el programa, según su sitio webHawái, Kansas y el Distrito de Columbia figuran como «en desarrollo».

«[O]La nueva instalación que recibió 357 vehículos CARS en el momento de nuestra auditoría desconocía el NMVTIS y, por lo tanto, no proporcionó ninguna información sobre el estado de estos vehículos «, encontró la investigación. «Además, una instalación que visitamos no firmó el 27 vehículos de permuta que manejó Formulario de certificado de disposición o fecha. «

Paul Bledsoe, exasesor del Departamento de Energía de Obama y que trabajó en el cambio climático en la administración Clinton, dijo que le preocupa que mucho dinero por chatarra termine siendo exportado.

«Se envían a África o América del Sur», dijo Bledsoe, ahora asesor estratégico en el Progressive Policy Institute, en una entrevista el mes pasado. «Así que el equipo de Biden tiene que asegurarse [retired vehicles] Retirarse definitivamente. «

adelante desde Noticias Eléctricas y Electrónicas Con licencia de POLITICO, LLC. Copyright 2021. Todos los derechos reservados. E&E News ofrece noticias importantes para los profesionales de la energía y el medio ambiente.

LEER  candidatos independientes sacuden el voto liberal

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies