SOSTENIBILIDAD

La comida local no es suficiente: necesitamos una transición sostenible en el sistema alimentario

Habiendo puesto de relieve las fallas y la fragilidad de un sistema alimentario globalizado, la pandemia de COVID-19 creó un repentino enamoramiento por el consumo local, que fue ampliamente alentado por el gobierno de Québec como una medida para mitigar los efectos de la pandemia.

Por un lado, los retrasos en la llegada de trabajadores extranjeros y la interrupción del funcionamiento de los mataderos fueron algunas de las mayores dificultades a las que se enfrentaron los agricultores quebequenses. Por otro lado, uno de los mayores desafíos para los productores ecológicos locales de menor escala fue satisfacer rápidamente una abrumadora demanda de alimentos locales frescos.

Sin embargo, esta no es una tendencia que haya durado: si bien hubo un fuerte retorno a la normalidad en 2021 (en comparación con 2020), algunos agricultores locales incluso informaron una caída en la demanda de sus productos en 2022.

Sin embargo, el gobierno de Québec ha estado redoblando sus esfuerzos para promover la comida local en nombre de la “autonomía alimentaria”, ya sea aumentando su apoyo a Alimentos de Québec (la organización responsable de la marca de los alimentos producidos dentro de la provincia), o mediante la adopción de su Stratégie nationale d’achats d’aliments québécois (una estrategia para la compra local de alimentos dentro de las instituciones públicas). La provincia también está invirtiendo mucho, aunque por poco, en tecnologías como invernaderos e infraestructura para el procesamiento de alimentos.

Entonces, ¿cómo se explica la disminución de la popularidad de los alimentos locales cultivados ecológicamente?

Como investigadores en sistemas alimentarios sostenibles, nos gustaría ofrecer algunas consideraciones sobre por qué los políticos y los ciudadanos deberían apuntar a cambios que son mucho más ambiciosos que el apoyo efímero a la producción y el consumo local de alimentos.

La autonomía alimentaria es insuficiente

La principal conclusión que hemos extraído de la investigación que realizamos con agricultores locales y otros involucrados en iniciativas de alimentos alternativos es que la “autonomía alimentaria”, como marco para reorganizar el sistema alimentario de Québec (y otras provincias), no es suficiente. En cambio, lo que se necesita es una “transición justa”.

¿Cómo es insuficiente la autonomía alimentaria? En primer lugar, no cuestiona adecuadamente los modelos de producción dominantes. Las de los productores ecológicos de menor escala, que pueden ser muy diversas en términos de prácticas en la finca, deben priorizarse y replicarse.

Frente al cambio climático en particular, los agricultores que entrevistamos creen que una mayor biodiversidad en escalas más pequeñas promueve la resiliencia de los ecosistemas agrícolas. Por el contrario, los modelos convencionales, a menudo “hiper-especializados” y dependientes de una gran cantidad y variedad de insumos no agrícolas, no permiten tal resiliencia.

La precariedad de la agricultura

Sin embargo, independientemente del modelo de producción, otro punto ciego de la autonomía alimentaria es la considerable y permanente precariedad que experimentan las personas que cultivan nuestros alimentos. Nuestra investigación confirmó lo que se ha demostrado en los últimos años: que la carga financiera y mental que enfrentan los agricultores es preocupante e insostenible.

A esta carga contribuye la conocida escasez de trabajadores agrícolas domésticos, que está siendo compensada por trabajadores migrantes cuyas condiciones de vida y de trabajo son con demasiada frecuencia deplorables.

Además, los agricultores de pequeña escala en particular, muy a menudo deben usar el sombrero tanto de productores de alimentos como de expertos en mercadeo y distribución, mientras que reciben muy poco apoyo en cualquiera de estas áreas. El lado de la comercialización y distribución es particularmente difícil para los productos ecológicos locales.

Si bien los agricultores de pequeña escala no pueden cumplir con los requisitos de la cadena de suministro de los supermercados convencionales, como un suministro estable durante todo el año o una vida útil prolongada, la comercialización directa a través de los mercados de agricultores o las suscripciones de Agricultura Apoyada por la Comunidad (CSA, por sus siglas en inglés), por ejemplo, pueden ser ambas. requiere mucho tiempo y es relativamente ineficiente.

Además, la accesibilidad logística y económica de este tipo de comercialización se ve comprometida por factores socioeconómicos que van mucho más allá del ámbito de la producción de alimentos; El cultivo ecológico a pequeña escala es a menudo incompatible con la lucha contra la inseguridad alimentaria. Las conexiones entre los consumidores marginados y los agricultores ecológicos son, por lo tanto, difíciles y solo ocasionalmente se realizan a través de iniciativas específicas.

En suma, es claro que la autonomía alimentaria no aborda todos estos temas, por lo que los investigadores se refieren a ella como la “trampa local” cuando se promueve como marco de acción por sí sola. El consumo local por sí solo no aborda la mayoría de los problemas más importantes que se encuentran en el corazón de nuestro sistema alimentario.

Gráfico que muestra las conexiones y distinciones entre Autonomía Alimentaria, Transición Justa, Agroecología y Soberanía Alimentaria
Si bien el consumo local está en línea con la soberanía alimentaria, la agroecología y el proceso de transición justa, la autonomía alimentaria por sí sola conduce inevitablemente a la ‘trampa local’, ya que no aborda los problemas ambientales y socioeconómicos que son inseparables de los sistemas alimentarios.
Gráfico por Bryan Dale

Hacia una transición justa

El objetivo no debe ser simplemente lograr la autonomía alimentaria, sino emprender el proceso de una transición justa hacia un sistema alimentario socialmente justo y agroecológico. Esta es una oportunidad para repensar activamente el modelo alimentario actual, que actualmente está diseñado para evitar tal transformación.

Es importante señalar que este proceso debe estructurarse de tal manera que todos los actores agroalimentarios avancen hacia un objetivo común: una agricultura localizada respetuosa con el medio ambiente que produzca alimentos saludables, accesibles e inclusivos sin compromiso. En otras palabras, una transición justa se trata de invitar a todos a la mesa, desde agricultores hasta consumidores, para pensar más allá de los modelos establecidos y las prácticas populares.

Hasta la fecha, nuestra investigación sugiere que el desarrollo de una «infraestructura del medio» proporcionaría una estructura física y logística eficaz tanto para los pequeños agricultores como para los consumidores. Brevemente, dicha infraestructura, tanto tangible como intangible (por ejemplo, redes y recursos) permitiría que una masa suficiente de agricultores ecológicos y otros productores y procesadores de alimentos, por un lado, y consumidores, por el otro, superen las dificultades del marketing directo. así como los asociados a las cadenas de suministro convencionales.

Más específicamente, la infraestructura del medio se adaptaría a las realidades locales y podría tomar la forma de, por ejemplo, centros de alimentos, mataderos comunitarios o mercados de alimentos cooperativos.

Una cuestión de responsabilidad colectiva

Por supuesto, es posible nombrar tales ejemplos porque ya existen. Sin embargo, las formas actuales de agregación de productos y cooperación entre fincas, organizaciones y consumidores son marginales y necesitan más apoyo. Nuestra investigación ha demostrado que tales ejemplos de infraestructura del medio requieren una contribución significativamente mayor desde fuera de la comunidad agrícola.

En la actualidad, la mayoría de las iniciativas de mercadeo alternativo y colaborativo las llevan a cabo terceros, a menudo organizaciones de inseguridad alimentaria basadas en la comunidad, y los representantes de tales organizaciones están de acuerdo en un hecho importante: el desarrollo de una infraestructura del medio requiere un apoyo gubernamental sustancial, así como una profunda compromiso público. En otras palabras, el establecimiento de nuevas infraestructuras y nuevas iniciativas en general deben ser abordadas como parte de la transición hacia un sistema alimentario más justo y ecológico.

Finalmente, la transición justa como marco de acción requiere que dejemos de ignorar los puntos ciegos de la autonomía alimentaria que incluyen la crisis climática, el bienestar comunitario y la justicia social. De hecho, comprometerse con nuestro sistema alimentario es darse cuenta de que la comida está en el corazón de nuestro tejido social.

Como nos dijo el granjero, activista y autor Dominic Lamontagne: “Dado que todos se benefician del acto de comer, todos deberían colaborar”.

Todos necesitamos un sistema alimentario sano y justo. Todos debemos involucrarnos de una forma u otra para dar forma no solo al sistema alimentario del futuro, sino también a comunidades saludables y resilientes en las que nos sentiremos orgullosos de vivir.

De hecho, lograr tales cambios es nuestra responsabilidad colectiva.

LEER  La prohibición de los combustibles fósiles en el África subsahariana puede retrasar la transición a las energías renovables

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies