Calentamiento Global

Esto es lo que se sabe sobre cómo el cambio climático alimenta los ciclones tropicales

Cuando el huracán Ian azotó Florida, fue uno de los huracanes más poderosos registrados en los Estados Unidos y siguió a una serie de tormentas masivas y devastadoras de dos semanas en todo el mundo.

Unos días antes en Filipinas, el tifón Noru dio un nuevo significado a la rápida intensificación cuando estalló de una tormenta tropical con vientos de 50 mph a un monstruo de categoría 5 con vientos de 155 mph al día siguiente. El huracán Fiona inundó Puerto Rico y luego se convirtió en la tormenta más intensa registrada en Canadá. El tifón Merbok ganó fuerza sobre un cálido Océano Pacífico y destrozó más de 1,000 millas de la costa de Alaska.

Grandes tormentas azotaron desde Filipinas en el Pacífico occidental hasta las Islas Canarias en el Atlántico oriental, Japón y Florida en las latitudes medias y el oeste de Alaska y las Islas Marítimas de Canadá en las latitudes altas.

Mucha gente pregunta sobre el papel que juega el aumento de las temperaturas globales en tormentas como estas. No siempre es una respuesta simple.

Ciclones récord a fines de septiembre de 2022.
mateo barlow

Está claro que el cambio climático aumenta el límite superior de la fuerza de los huracanes y la tasa de lluvia y que también eleva el nivel medio del mar y, por lo tanto, las marejadas ciclónicas. La influencia en el número total de huracanes es actualmente incierta, al igual que otros aspectos. Pero, a medida que ocurren los huracanes, esperamos que más de ellos sean tormentas importantes. El huracán Ian y otras tormentas recientes, incluida la temporada del Atlántico 2020, brindan una imagen de cómo puede ser eso.

Nuestra investigación se ha centrado en los huracanes, el cambio climático y el ciclo del agua durante años. Esto es lo que los científicos saben hasta ahora.

Precipitaciones: La temperatura tiene una clara influencia

La temperatura tanto del océano como de la atmósfera son críticas para el desarrollo de huracanes.

Los huracanes son impulsados ​​por la liberación de calor cuando el agua que se evapora de la superficie del océano se condensa en la lluvia de la tormenta.

Un océano más cálido produce más evaporación, lo que significa que hay más agua disponible para la atmósfera. Una atmósfera más cálida puede contener más agua, lo que permite más lluvia. Más lluvia significa que se libera más calor, y más calor liberado significa vientos más fuertes.

Sección transversal simplificada de un huracán.
mateo barlow

Estas son propiedades físicas básicas del sistema climático, y esta simplicidad da mucha confianza a las expectativas de los científicos sobre las condiciones de las tormentas a medida que el planeta se calienta. El potencial de una mayor evaporación y mayores tasas de lluvia es cierto en general para todo tipo de tormentas, en tierra o mar.

Esa comprensión física básica, confirmada en simulaciones por computadora de estas tormentas en climas actuales y futuros, así como eventos recientes, conduce a una alta confianza en que las tasas de lluvia en los huracanes aumentan al menos un 7% por grado de calentamiento.

Fuerza de la tormenta y rápida intensificación

Los científicos también confían mucho en que la velocidad del viento aumentará en un clima más cálido y que aumentará la proporción de tormentas que se intensifican hasta convertirse en poderosas tormentas de categoría 4 o 5. De manera similar a las tasas de lluvia, los aumentos en la intensidad se basan en la física de los eventos de lluvia extrema.

El daño está exponencialmente relacionado con la velocidad del viento, por lo que las tormentas más intensas pueden tener un mayor impacto en las vidas y las economías. El daño potencial de una tormenta de categoría 4 con vientos de 150 mph, como Ian al tocar tierra, es aproximadamente 256 veces mayor que el de una tormenta de categoría 1 con vientos de 75 mph.

Dos mujeres de pie en una cocina dañada por el viento miran hacia el cielo a través de una sección faltante del techo.
El huracán Ian destrozó los techos de casas, negocios y al menos un hospital.
Bryan R. Smith / AFP vía Getty Images

Si el calentamiento provoca que las tormentas se intensifiquen más rápidamente es un área activa de investigación, y algunos modelos ofrecen evidencia de que esto probablemente sucederá. Uno de los desafíos es que el mundo tiene datos históricos confiables limitados para detectar tendencias a largo plazo. Las observaciones de huracanes en el Atlántico se remontan a la década de 1800, pero solo se consideran confiables a nivel mundial desde la década de 1980, con cobertura satelital.

Dicho esto, ya hay alguna evidencia de que se puede distinguir un aumento en la intensificación rápida en el Atlántico.

En las últimas dos semanas de septiembre de 2022, tanto Noru como Ian exhibieron una rápida intensificación. En el caso de Ian, se emitieron pronósticos exitosos de rápida intensificación con varios días de anticipación, cuando la tormenta aún era una depresión tropical. Ejemplifican el progreso significativo en los pronósticos de intensidad en los últimos años, aunque las mejoras no son uniformes.

Hay algunos indicios de que, en promedio, el lugar donde las tormentas alcanzan su máxima intensidad se está moviendo hacia los polos. Esto tendría implicaciones importantes para la ubicación de los principales impactos de las tormentas. Sin embargo, aún no está claro que esta tendencia continúe en el futuro.

Marejada ciclónica: dos influencias importantes

La marejada ciclónica, el aumento del agua en una costa causada por una tormenta, está relacionada con una serie de factores que incluyen la velocidad de la tormenta, el tamaño de la tormenta, la dirección del viento y la topografía del fondo del mar costero. El cambio climático podría tener al menos dos influencias importantes.

Casas en vecindarios enteros vistas desde un helicóptero están rodeadas de agua de inundación.
El día después de que el huracán Ian tocara tierra, las casas estaban rodeadas de agua en Fort Myers, Florida.
Foto AP/Marta Lavandier

Las tormentas más fuertes aumentan el potencial de marejadas más altas, y el aumento de las temperaturas está provocando un aumento del nivel del mar, lo que aumenta la altura del agua, por lo que la marejada ciclónica ahora es más alta que antes en relación con la tierra. Como resultado, existe un alto grado de confianza en un aumento del potencial de marejadas ciclónicas más altas.

Velocidad de movimiento y posibilidad de estancamiento

La velocidad de la tormenta puede ser un factor importante en la cantidad total de lluvia en un lugar determinado: una tormenta de movimiento más lento, como el huracán Harvey en 2017, proporciona un período de tiempo más largo para que se acumule la lluvia.

Hay indicios de una desaceleración global en la velocidad de los huracanes, pero la calidad de los datos históricos limita la comprensión en este momento y los posibles mecanismos aún no se comprenden.

La frecuencia de las tormentas en el futuro es menos clara

Cómo puede cambiar la cantidad de huracanes que se forman cada año es otra pregunta importante que no se entiende bien.

No existe una teoría definitiva que explique la cantidad de tormentas en el clima actual, o cómo cambiará en el futuro.

Además de tener las condiciones ambientales adecuadas para alimentar una tormenta, la tormenta tiene que formarse a partir de una perturbación en la atmósfera. Actualmente existe un debate en la comunidad científica sobre el papel de estas perturbaciones previas a las tormentas en la determinación del número de tormentas en los climas actuales y futuros.

Las variaciones climáticas naturales, como El Niño y La Niña, también tienen un impacto sustancial sobre si se desarrollan los huracanes y dónde. La forma en que ellos y otras variaciones naturales cambiarán en el futuro e influirán en la actividad futura de los huracanes es un tema de investigación activa.

¿Cuánto influyó el cambio climático en Ian?

Los científicos llevan a cabo estudios de atribución sobre tormentas individuales para medir cuánto les afectó probablemente el calentamiento global, y esos estudios están actualmente en curso para Ian.

Sin embargo, no se necesitan estudios de atribución individuales para estar seguros de que la tormenta ocurrió en un ambiente que el cambio climático causado por el hombre hizo más favorable para un desastre más fuerte, más lluvioso y de mayor oleaje. Las actividades humanas seguirán aumentando las probabilidades de tormentas aún peores, año tras año, a menos que se lleven a cabo reducciones rápidas y drásticas de las emisiones de gases de efecto invernadero.

LEER  Cómo el cambio climático intensifica el ciclo del agua, provocando lluvias extremas e inundaciones: el diluvio del noreste fue solo el último

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies