Calentamiento Global

Enfriar la Tierra al reflejar la luz solar hacia el espacio es una distracción peligrosa

La Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente consideró esta semana una resolución sobre la modificación de la radiación solar, que se refiere a tecnologías controvertidas destinadas a enmascarar el efecto de calentamiento de los gases de efecto invernadero reflejando parte de la luz solar hacia el espacio.

Los defensores argumentan que las tecnologías limitarán los efectos del cambio climático. En realidad, este tipo de “geoingeniería” corre el riesgo de desestabilizar aún más un sistema climático que ya está profundamente perturbado. Es más, sus impactos totales no se podrán conocer hasta después del despliegue.

El proyecto de resolución inicialmente pedía la convocatoria de un grupo de expertos para examinar los beneficios y riesgos de la modificación de la radiación solar. La moción fue retirada el jueves después de que no se pudo llegar a un consenso sobre el controvertido tema.

Un acontecimiento notable fue el llamado de algunos países del Sur Global a “no utilizar” la modificación de la radiación solar. Apoyamos firmemente esta posición. El cambio climático causado por el hombre ya es un experimento a escala planetaria de más; no necesitamos otro.

Un negocio arriesgado

En algunos círculos, la geoingeniería solar está ganando importancia como respuesta a la crisis climática. Sin embargo, las investigaciones han identificado consistentemente riesgos potenciales que plantean tecnologías tales como:

Aquí, analizamos varios ejemplos de modificación de la radiación solar que ejemplifican las amenazas que plantean estas tecnologías. Estos también se muestran en el siguiente gráfico.

Una infografía que muestra los efectos de los métodos de ingeniería solar.
Autores proporcionados

Una carga de aire caliente

En abril de 2022, una nueva empresa estadounidense lanzó dos globos meteorológicos al aire desde México. El experimento se realizó sin la aprobación de las autoridades mexicanas.

La intención era enfriar la atmósfera desviando la luz del sol. La reducción resultante del calentamiento se vendería con fines de lucro como “créditos de enfriamiento” a quienes quieran compensar la contaminación por gases de efecto invernadero.

Enfriar apreciablemente el clima requeriría, en realidad, inyectar millones de toneladas métricas de aerosoles en la estratosfera, utilizando una flota especialmente diseñada de aviones de gran altitud. Una empresa de este tipo alteraría los patrones globales de viento y lluvia, lo que provocaría más sequías y ciclones, exacerbaría las lluvias ácidas y ralentizaría la recuperación del ozono.

Una vez iniciada, esta inyección de aerosol estratosférico tendría que llevarse a cabo continuamente durante al menos un siglo para lograr el efecto de enfriamiento deseado. Detenerlo prematuramente conduciría a un aumento sin precedentes de las temperaturas globales que superaría con creces los escenarios de cambio climático extremo.



Leer más: Intentar enfriar la Tierra atenuando la luz solar podría ser peor que el calentamiento global


tierra seca y agrietada
La inyección de aerosoles a la atmósfera puede provocar más sequías.
Shutterstock

Cabezas en las nubes

Otra tecnología de geoingeniería solar, conocida como brillo de nubes marinas, busca hacer que las nubes bajas sean más reflectantes rociando gotas microscópicas de agua de mar en el aire. Desde 2017 se están realizando pruebas en la Gran Barrera de Coral.

El proyecto es de pequeña escala e implica bombear agua de mar a un barco y rociarla desde boquillas hacia el cielo. El líder del proyecto dice que la máquina generadora de niebla tendría que ampliarse por un factor de diez, a unas 3.000 boquillas, para iluminar las nubes cercanas en un 30%.

Después de años de pruebas, el proyecto aún no ha producido evidencia empírica revisada por pares de que el brillo de las nubes podría reducir las temperaturas de la superficie del mar o proteger a los corales del blanqueamiento.

La Gran Barrera de Coral es del tamaño de Italia. Para ampliar los intentos de aclarar las nubes se necesitarían hasta 1.000 máquinas en barcos, todas bombeando y rociando grandes cantidades de agua de mar durante meses durante el verano. Incluso si funcionara, la operación no es, como afirman sus defensores, “benigna para el medio ambiente”.

Los efectos de la tecnología aún no están claros. En el caso de la Gran Barrera de Coral, menos luz solar y temperaturas más bajas podrían alterar el movimiento y la mezcla del agua, dañando la vida marina. La vida marina también puede morir a causa de las bombas o verse afectada negativamente por la contaminación acústica adicional. Y en tierra, el brillo de las nubes marinas puede alterar los patrones de lluvia y aumentar la salinidad, lo que perjudicaría la agricultura.

En términos más generales, el año pasado 101 gobiernos acordaron una declaración que describe la geoingeniería marina, incluido el brillo de las nubes, como si tuviera “el potencial de producir efectos nocivos generalizados, duraderos o graves”.



Lea más: Lo que sabemos sobre los 10 eventos climáticos más salvajes del año pasado en Australia: desde combinaciones de incendios e inundaciones hasta lluvias extremas provocadas por ciclones


Una excursión para iluminar las nubes en 2021 (Universidad de Southern Cross)

Bolas, burbujas y espumas.

El Proyecto Hielo Ártico implica extender una capa de pequeñas esferas de vidrio sobre grandes regiones de hielo marino para iluminar su superficie y detener la pérdida de hielo.

Se han realizado pruebas en lagos helados de América del Norte. Los científicos demostraron recientemente que las esferas en realidad absorben algo de luz solar, lo que acelera la pérdida de hielo marino en algunas condiciones.

Otra intervención propuesta es rociar el océano con microburbujas o espuma de mar para hacer que la superficie sea más reflectante. Esto introduciría grandes concentraciones de sustancias químicas para estabilizar las burbujas o la espuma en la superficie del mar, lo que plantearía un riesgo significativo para la vida marina, el funcionamiento de los ecosistemas y la pesca.

No más distracciones

Algunos científicos que investigan la geoingeniería solar discuten la necesidad de “rampas de salida”: la terminación de la investigación una vez que una intervención propuesta se considera técnicamente inviable, demasiado arriesgada o socialmente inaceptable. Creemos que este punto ya se ha alcanzado.

Desde 2022, más de 500 científicos de 61 países han firmado una carta abierta pidiendo un acuerdo internacional de no uso de la geoingeniería solar. Aparte de los tipos de riesgos discutidos anteriormente, la carta decía que las tecnologías especulativas restan importancia a la urgente necesidad de reducir las emisiones globales y que no existe ningún sistema de gobernanza global para regular de manera justa y efectiva su implementación.

Los llamados a la experimentación al aire libre de estas tecnologías son equivocados y restan energía y recursos a lo que necesitamos hacer hoy: eliminar gradualmente los combustibles fósiles y acelerar una transición justa en todo el mundo.

El cambio climático es el mayor desafío que enfrenta la humanidad y las respuestas globales han sido lamentablemente inadecuadas. La humanidad no debe perseguir distracciones peligrosas que no sirven para abordar las causas profundas del cambio climático, conllevan riesgos incalculables y probablemente retrasarán aún más la acción climática.

LEER  El humo de los incendios forestales puede calentar la Tierra durante más tiempo de lo que pensábamos

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies