SOSTENIBILIDAD

Ecología: programas candidatos para la evaluación de ONG de la Red de Acción Climática

Clima – luz roja o luz verde… Las ONG evalúan los planes de los candidatos presidenciales de 2022 sobre ecología el domingo 20 de marzo, revelan JD.comAl menos podemos decir que cuando los temas climáticos son difíciles de abordar en los debates presidenciales, muchos de ellos son rechazados.

La Red de Acción por el Clima (RAC) reúne a unas 30 asociaciones (Acción contra el Hambre, Fundación para la Naturaleza y la Humanidad, Medio Ambiente Francia, Greenpeace, Oxfam, Iglesia Católica, WWF) para estudiar y aprobar siete Sectores reservados: Transporte, Industria, Agricultura, Vivienda, Energía, Internacional, Finanzas.

Yannick Jadot y Mélenchon, los mejores alumnos

El candidato ecologista Yannick Jadot encabeza la clasificación con seis luces verdes y una naranja. Este último es de relevancia internacional, ya que el RAC cree que «sigue siendo vago acerca de detener el financiamiento de combustibles fósiles en el extranjero». Más allá de eso, sus planes siguen siendo «ambiciosos» en transporte, «integrales y precisos» en agricultura y alimentación, y presentan una «hoja de ruta clara» en energías renovables.

Sin embargo, yendo más allá, señala el RAC, «se pueden desarrollar medidas más precisas para apoyar la agricultura sostenible».

En su plan, Yannick Jadot propone un abanico de medidas, desde bajar el IVA a los productos orgánicos hasta transformar viviendas en oficinas céntricas para facilitar la transición. En particular, ofrece un plan masivo para eliminar la deuda de los agricultores reorientando la Política Agrícola Común (9.000 millones de euros) y las ayudas estatales, permitiendo que 100.000 jóvenes se conviertan en agricultores en pequeñas fincas sin pesticidas. (4000000000).

Sus pautas incluyen: alejarse de la agricultura industrial, eliminar gradualmente la energía nuclear, cerrar diez reactores para 2035; lograr electricidad «100% renovable» y aumentar las turbinas eólicas de 9,000 a 12,000 para 2027. Los candidatos de EELV también quieren emitir 400 euros de cheques energéticos a 6 millones de hogares a partir de 2030 e incluso frenar la venta de nuevos coches térmicos. También planea prohibir las aerolíneas cuando los viajes en tren sean de menos de cuatro horas.

Los planes del candidato Mélenchon parecen satisfactorios para el RAC, que saluda especialmente su deseo de limitar el tráfico aéreo y «reducir el uso de los coches privados». Y también acoge con satisfacción su objetivo de ser 100% orgánico y local en las cafeterías escolares. “Es el único candidato que propone como objetivo reducir el consumo medio de proteína animal en un 50%”, afirma el informe, aunque también llamó la atención internacional por no mencionar a los países del Sur que sufren el cambio climático.

En su plan, Jean-Luc Mélenchon quería incluir en la constitución el principio de la «regla verde», según la cual nada más puede tomarse de la naturaleza o complementarse con lo que pueda. También quiere garantizar una distancia máxima (de 15 a 30 minutos, en coche o transporte público) entre cualquier lugar de residencia y los servicios públicos esenciales (colegios, estaciones, hospitales, correos).

El candidato renegado ha prometido 200 mil millones de euros en inversiones ecológicas y sociales. En el plan: Una transición planificada a energía 100% renovable, alejándose de los combustibles fósiles y nucleares, y renovando todo el parque de edificios. También quiere crear 300.000 empleos agrícolas, crear una junta de planificación ecológica e incluso volver a aislar al menos 700.000 hogares al año y declararse culpable de ecocidio.

Fabien Roussel, tercero, pero sin luz verde

El candidato del Partido Comunista, Fabien Roussel, recibió cinco luces naranjas y dos rojas. El RAC, en particular, lo criticó por no ofrecer nada en las comidas grupales «para promover una dieta sin carne». También hay que decir que el candidato se dio a conocer al público al declarar su amor por «la buena carne y el buen vino».

Cuando se le preguntó sobre el consumo de carne y su impacto en la deforestación o el agua, explicó la necesidad de «comer menos, pero comer mejor»: «Debe ser producido en Francia y respetar las normas sanitarias, protegiendo los pastos que absorben la asimilación. producido en el pastizales Carbono producido según métodos prohibidos en Francia» y «debe dejar de importar carne». Los comunistas también se han fijado el objetivo de llegar a 500.000 agricultores para 2030.

Por el lado del clima, Fabien Roussel dijo que quería «un nuevo modelo de desarrollo que nos libere de la destrucción social, ecológica y climática del capitalismo» y propuso un fondo social y ecológico de 140 000 millones de euros para alinear la política con las recomendaciones del IPCC.

Quiere que el transporte público y diario y los sistemas gratuitos sean elevados a la categoría de bienes comunes y prioridad nacional. Lo mismo ocurre con el agua y la energía: defiende la electricidad libre de carbono gracias a una combinación de energía nuclear/renovable y la construcción de al menos otras seis EPR. También quiere gastar 10.000 millones de dólares al año en modernizaciones energéticas para 700.000 hogares.

Pécresse, Le Pen y Macron, siete luces rojas

Para Valérie Pécresse, el descubrimiento no es excepcional, incluso si no se tira nada. El RAC cree que los candidatos han propuesto «medidas sustanciales» en materia de transporte, pero «no a la altura». También señaló una «medida rara» del «presupuesto estatal verde» del candidato. En particular, propuestas «no muy detalladas» para descarbonizar la industria o comprometerse a duplicar el ritmo actual de rehabilitación energética de las viviendas.

La candidata lanzó su iniciativa «Solución Ecológica», en particular la provisión de 200.000 estaciones de carga, el desarrollo de un mercado de vehículos eléctricos usados ​​y la «reindustrialización sostenible».

Insistió en realizar una nueva «Grenelle de l’environnement» que reuniría a miembros de la sociedad civil, la administración y las empresas para llegar a una «solución de consenso», como en los cinco años de Nicolas Sarkozy. Quiere poner en marcha seis nuevos reactores nucleares EPR y lograr que la UE imponga un impuesto al carbono en sus fronteras.

La copia del candidato Macron no se destaca. La RAC considera su plan «incompleto» y «fragmentado», con solo una planificación ecológica y un impuesto de límite de carbono para ganar su favor. ¿Componentes de transmisión? Emmanuel Macron «perdió el tema de la reducción de emisiones en la industria» con su plan «solo centrado en los vehículos eléctricos». Su proyecto de remodelación de la casa tampoco fue convincente. El RAC también lamentó la «ausencia de medidas de política climática internacional» y la falta de interés del candidato en «ecologizar el presupuesto nacional».

Durante su conferencia de prensa para presentar su plan, el presidente saliente habló poco sobre ecología. Dijo que sus proyectos de biodiversidad y bosques se detallarán más adelante. Para los defensores del clima, su historial en esta área está lejos de ser satisfactorio. Abandonó la prohibición del glifosato y el pacto climático no pudo presentar todas las propuestas al parlamento según lo acordado.

En energía nuclear, tras el cierre de la planta de Fessenheim, el jefe de Estado finalmente dio a conocer un plan para los próximos años para reactivar la industria y construir nuevos reactores. En su haber, el sistema «Ma prime Rénov» se ha reforzado tras la crisis del Covid-19 para permitir a los franceses cambiar sus calderas a gas natural y fuel oil o invertir en hidrógeno verde en el marco de «Francia 2030».

Marine Le Pen tampoco está convencida de que reduzca el IVA sobre el combustible, y el RAC argumenta que su plan de transporte «no cumple con los objetivos nacionales de la industria para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero». También hizo un trabajo en blanco sobre la «transformación ambiental de la industria pesada».

Sobre la agricultura, “no hay propuestas para acelerar la transformación agroecológica y brindar alimentos saludables”. Finalmente, el RAC lamentó que el candidato quisiera «desmantelar» los aerogeneradores y confiar «totalmente» en la industria nuclear. Marine Le Pen quiere poner en marcha seis nuevos reactores nucleares EPR y conseguir la salida de Francia del mercado eléctrico europeo de la Unión Europea.

Éric Zemmour, que carece de propuesta de matrimonio, recibe siete luces rojas

El candidato de «¡Reconquista!», Éric Zemmour, tampoco estaba convencido, y el RAC argumentó que sus planes carecían de propuestas concretas. Esto es especialmente cierto en el caso de las transiciones agroecológicas, la diplomacia climática o la «reverdecimiento de los presupuestos nacionales».

El RAC citado por la JDD señaló que en el sector del transporte, el proyecto de Éric Zemmour “no cumple con la meta nacional de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero”. Incluso su propuesta de aumentar la velocidad de autorización fue vista como «mala para el clima». Por último, en lo que respecta a la reforma del hogar, “totalmente incompatible con la importancia de este aspecto”.

Éric Zemmour dijo en su plan que quiere poner en marcha al menos 14 nuevos reactores nucleares EPR, cancelar el objetivo de reducir la participación de la energía nuclear del 70% al 50% para 2035, terminar con todos los proyectos de energía eólica y eliminar la movilidad en bajo. zonas de emisión (pegatina ‘Crit’Air’), incluso hasta 90 km/h en carreteras nacionales y provinciales y 50 km/h en ciudad.

El programa de Anne Hidalgo se consideró demasiado impreciso para notarlo.

Finalmente, no se especifica el plan de Anne Hidalgo, que no carece de recomendaciones pero que se considera demasiado impreciso para el RAC. La candidata dijo que quería un ecosistema «más social y equitativo», así como un ISF climático restaurado para financiar la transición energética. También prometió «una gran ley de tierras» que permitiría a los jóvenes asentarse.

También se comprometió a reconocer el delito de «genocidio ecológico» y quiso incluir en la constitución «el principio de no regresión para proteger los bienes públicos, la biodiversidad, la protección del medio ambiente y la obligación de luchar contra el calentamiento global». Ella también quiere crear un campeón ambiental, incluso yendo al 100% de energía renovable, en lugar de «abandonar» la energía nuclear a toda prisa.

Nótese que el RAC no menciona a Philippe Poutou, quien aboga por una «ecología radical» (…) «bajo el control de la sociedad y la población». En su programa, estipuló específicamente la «requisición» de grandes grupos y socializó la agricultura «en manos de pequeños agricultores».

ver también Huffington Post: Greenpeace lanza una impactante campaña climática antes de las elecciones presidenciales de 2022

LEER  cómo las compañías de teatro australianas se enfrentan a la crisis climática

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies