CAMBIO CLIMÁTICO

Cómo no responder a la sequía: lecciones de Angola

Tres años después de una grave sequía en el suroeste de Angola, la gente de la zona sigue sufriendo. El hambre sigue siendo generalizada y siguen perdiendo ganado.

En un informe reciente, analizamos las consecuencias de la sequía extrema en la región en 2019. Casi no llovió durante 10 años. Esto llevó a un desastre humanitario y ambiental. Según datos publicados por Unicef ​​en junio de 2019, alrededor de 2,3 millones de personas experimentaron inseguridad alimentaria como consecuencia de la sequía y cientos de miles sufrieron desnutrición.

Nuestra investigación incluyó entrevistas con comunidades locales de pastores y pastores, políticos locales, activistas y miembros de ONG.

Nuestro informe intentó descifrar por qué la situación sigue siendo tan grave. Las precipitaciones continúan siendo irregulares y escasas, lo que hace que la mayoría de las comunidades rurales locales no puedan sobrevivir al cacimbo (estación seca) sin depender de las donaciones de alimentos y agua. Las cosechas han fracasado y el ganado carece de pastos. Mucha gente está migrando a Namibia oa zonas urbanas. Esto a pesar de que la crisis desencadenó respuestas nacionales e internacionales.

El informe establece los factores que empeoraron el impacto de la sequía. Estos incluyeron la forma en que el gobierno brindó asistencia, así como fallas en la infraestructura. Si bien las redes de transporte y energía existentes se estaban desmoronando debido a la falta de mantenimiento y reparación, la respuesta del gobierno se centró en nuevos proyectos de construcción a largo plazo. Estos privilegiaron los proyectos agrícolas a gran escala sobre la agricultura y la ganadería tradicionales.

Encontramos que no se habían encontrado soluciones al impacto de la sequía y el sufrimiento de las comunidades. Las razones para esto incluyen:

Llegamos a la conclusión de que la ayuda para la sequía no será suficiente a menos que se aborden estos problemas.

las intervenciones

En 2019, el suroeste de Angola se convirtió en uno de los puntos calientes de los debates climáticos internacionales, debido a una situación de sequía extrema. Millones de personas se vieron afectadas, así como millones de cabezas de ganado.

El ciclo de sequía había comenzado una década antes, con una sucesión de años con patrones de lluvia irregulares, según informó la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres en 2016. Las comunidades rurales locales ya estaban acostumbradas a vivir en condiciones áridas y semiáridas. Pero en 2019, el ciclo alcanzó su punto máximo y las estrategias tradicionales de supervivencia ya no fueron efectivas.

Organismos internacionales, como Unicef, calificaron la situación como “la peor sequía en 40 años”. Esto desencadenó una respuesta sin precedentes de la sociedad civil angoleña, el gobierno y los partidos de oposición.

Primero hubo campañas inmediatas para distribuir comida y agua. El gobierno del presidente João Lourenço también patrocinó varios programas enfocados en distribución e infraestructura de agua. Se construyeron nuevas presas y oleoductos. También reorientó un programa financiero diseñado para fortalecer la seguridad alimentaria en las zonas rurales hacia la ayuda inmediata a las comunidades locales.

Además, varias ONG se centraron en soluciones inmediatas a pequeña escala.

Solución de retención de agua a pequeña escala ‘cisterna-calçadão’ en Gambos (Huila)
Ruy Blanes

Tres años después de la crisis, ¿cuál ha sido el efecto de los esfuerzos de socorro?

Lo que queda

Durante nuestra investigación en las provincias de Huila, Cunene y Namibe vimos varios proyectos e intervenciones diferentes. Estos iban desde grandes proyectos de infraestructura, en particular el sistema de transferencia de agua del río Cunene, hasta sistemas locales de acceso y retención de agua como el cisterna calçadao o programas de diversificación de medios de vida.

Pero también encontramos que el nivel de vulnerabilidad humanitaria e inseguridad no había cambiado significativamente. Estos fueron los principales problemas que identificamos:

  • En primer lugar, un factor inesperado añadido a la crisis: el brote de COVID-19. Si bien la tasa de infección entre las comunidades locales fue baja según las cifras del gobierno, las restricciones tuvieron un impacto. Por ejemplo, el cierre de la frontera entre Angola y Namibia a lo largo de 2020 y 2021 interrumpió el comercio.

  • Los programas de asistencia inmediata (campañas de distribución de alimentos, semillas y agua) fueron irregulares y asistemáticos. Varias comunidades que viven en las áreas más remotas quedaron fuera. Los proyectos de distribución de agua comenzaron con grandes tanques de cisterna que eran demasiado grandes y pesados ​​para llegar a las áreas fuera de la vía. Posteriormente se introdujo un sistema de “moto-cisterna” con motocicletas que transportaban tanques de agua. Pero las malas condiciones de la carretera dificultaron esto.

  • El papel y la capacidad de las autoridades locales (comunales o municipales) se vieron obstaculizados por un centralismo excesivo. Todas las principales iniciativas, como los programas de reducción de la pobreza y los esquemas de desarrollo de infraestructura, fueron diseñadas y promovidas desde el gabinete presidencial sin un compromiso sostenido con las autoridades locales. Todos también implicaron minuciosos procesos burocráticos.

  • Han surgido una serie de problemas con los proyectos a largo plazo. Un ejemplo es el sistema de transferencia de agua alrededor del río Cunene. En primer lugar, se enfrenta a una conclusión incierta. En segundo lugar, podría crear más desigualdades en la distribución y el acceso al agua. En nuestra visita a la comuna de Oncocua en la provincia de Cunene, las comunidades locales se preguntaban por qué los ductos proyectados no incluían sus áreas. Además, los proyectos privilegian a las grandes empresas involucradas en nuevos proyectos de construcción en lugar de rehabilitar la infraestructura existente. Los ejemplos incluyen las represas de Neves y Matala que se remontan al período colonial (anterior a 1975). Históricamente, las comunidades locales organizaron sus medios de vida en torno a ellas. Pero la falta de mantenimiento ha creado “micro-sequías” en áreas ricas en agua.

  • Los proyectos de ayuda y socorro organizados por ONG proporcionaron soluciones inmediatas. Estos iban desde la construcción de pozos de agua y bombas hasta la reparación de sistemas de retención de agua. Pero la respuesta dependía de la financiación externa y carecía de un plan general.

  • Los proyectos agroindustriales y mineros a gran escala en la región han intensificado la presión sobre el suelo y los recursos hídricos, e interrumpido o obstaculizado los patrones de los pastores tradicionales. Como informó Amnistía Internacional en 2019 y 2021, estos proyectos en la provincia de Huila dieron lugar a la apropiación de los tradicionales pastizales comunales. Este aumento del conflicto.

  • Las iniciativas del gobierno se llevaron a cabo sin el apoyo o el conocimiento de las comunidades locales. Esto fue particularmente cierto en lo que respecta al diseño de soluciones prácticas, como la instalación y el mantenimiento de pozos de agua y el desarrollo de parcelas agrícolas.

En agosto de 2022, Angola realizará elecciones presidenciales. Como parte de su campaña antes de las elecciones, el presidente Lourenço ha dicho que los esfuerzos para manejar los efectos de la sequía serán su prioridad en el próximo gabinete. El anuncio puede parecer un gesto positivo. Pero el hecho de que se formule tres años después de la crisis muestra que la respuesta a la sequía en el suroeste de Angola ha sido, hasta ahora, ineficiente.

LEER  Energía renovable olvidada - Microcentral hidroeléctrica - Electron Sea

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies