Calentamiento Global

Cómo mantener la esperanza en un mundo que parece imposible de salvar

A medida que los líderes mundiales se embarcan en otra COP sobre el clima, puede ser fácil mostrarse cínico, asustado o abrumado por la magnitud de los impactos que el cambio climático está teniendo (y seguirá teniendo) en nuestro mundo.

Después de todo, la realidad del aumento del nivel del mar y las tormentas más frecuentes y severas son perspectivas aterradoras.

Sin embargo, junto con lo malo, también es esencial reconocer lo bueno, como la reciente misiva de la Agencia Internacional de Energía que indica que aún podríamos limitar las temperaturas globales a 1,5 grados Celsius debido al crecimiento récord de las tecnologías verdes.



Leer más: Reducir la ansiedad ecológica es un paso fundamental para lograr cualquier acción climática


¿Por qué deberíamos preocuparnos por las buenas noticias en un mundo tan claramente condenado? ¿No nos distraen esto de asuntos más urgentes? En pocas palabras, la falta de buenas noticias es mala para nuestra salud y hace que muchos asuman que todo está perdido, creando una profecía autocumplida que obstaculiza una acción climática eficaz.

¿Un mundo oscuro?

El periodista David Wallace-Wells abre su libro: La Tierra Inhabitable con la frase «Es peor, mucho peor de lo que piensas». Este sentimiento tipifica la dieta constante de malas noticias que durante las últimas décadas ha infundido miedo y ansiedad en una gran proporción de la sociedad, especialmente entre los jóvenes.

Se manifiesta como ecoansiedad y explica por qué en una encuesta reciente realizada a 10.000 jóvenes y niños de todo el mundo, el 75 por ciento de los encuestados pensaba que el futuro era aterrador y más de la mitad se sentía impotente o impotente. Uno de cada cuatro de estos encuestados duda en tener hijos por miedo a traerlos a un mundo amenazador o condenado.



Leer más: ¿Es la 'ansiedad climática' un diagnóstico clínico? ¿Deberia ser?


Si a estos sentimientos le sumamos las investigaciones que muestran que la confianza en las instituciones a nivel mundial ha disminuido en los últimos años, el panorama parece aún más sombrío. Sin embargo, una encuesta de Pew de 2019 en Estados Unidos sugirió que el 71 por ciento de los encuestados incluso experimenta una disminución en la confianza interpersonal.

Esta realidad se hace eco del síntoma de angustia que el profesor de comunicaciones George Gerbner acuñó en los años 1970 como “síndrome del mundo malo”. Un Estado así considera que la violencia y el egocentrismo están arraigados en la sociedad, lo que, como es lógico, conduce a un aumento del miedo y la desconfianza sobre el mundo y el futuro. Este escenario es motivo de preocupación por dos razones importantes.

En primer lugar, si bien cierto nivel de miedo puede estimular la acción, también puede conducir a una ecoparálisis. La ecoparálisis es la hiperansiedad que puede hacer que las personas se sientan desesperadas y sin voluntad, sentimientos que probablemente sienten más de 10.000 jóvenes.

Tal miedo puede causar más que apatía, como advirtió Gerbner hace mucho tiempo. También puede hacer que las personas se sientan, como él dice, “más dependientes, más fácilmente manipulables y controladas, más susceptibles a medidas engañosamente simples, fuertes y duras y a posturas de línea dura…[who]…pueden acoger con agrado la represión si promete aliviar sus inseguridades”.

Un camión de bomberos circula por la autopista 96 de California mientras el incendio McKinney arde en el Bosque Nacional Klamath, California, el 30 de julio de 2022. Imágenes como estas, aunque provocativas y atractivas, también sirven para reforzar nociones de impotencia y ansiedad.
(Foto AP/Noah Berger)

Un mundo autoritario no será la respuesta a nuestra crisis climática, porque es precisamente la sociedad civil la que estimula un cambio saludable.

El segundo motivo de preocupación por esta sombría representación del mundo es que tal descripción no es exacta. Sí, es cierto –para continuar con el ejemplo anterior– que la democracia mundial se ha erosionado en muchos casos, lo que no favorece una transición justa hacia un mundo post-combustibles fósiles. Pero la democracia también ha mostrado algunos éxitos notables con respecto a las libertades civiles y la participación política en países como Sudáfrica, Indonesia y varios otros estados como Benin, Botswana, Ghana, Namibia, Mauricio y Senegal.

Estos ejemplos deberían recordarnos que nuestras percepciones negativas de un “mundo malo” no siempre están fundadas, lo que puede fomentar la esperanza, algo que necesitamos muchísimo.

Preconcepciones negativas

Howard Frumkin, profesor emérito de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Washington, nos recuerda que la esperanza es fundamental para el florecimiento humano. La esperanza, sin embargo, no es una noción fácil de entender.

Frumkin concibe la esperanza como una percepción de que tenemos agencia o, más simplemente, el sentimiento de que somos capaces de actuar. Si a esto le sumamos la investigación psicológica que demuestra que se puede aprender, e incluso alentar, la capacidad de actuar observando a los demás, podemos ver por qué el pensador medioambiental David Orr define la esperanza como “un verbo arremangado”.

Lo que esto nos dice es que si queremos abordar el cambio climático, necesitaremos escuchar y ser testigos de las innumerables historias de personas y grupos que, con voluntad propia, están buscando activamente futuros sostenibles.

Tomemos como ejemplo el trabajo de Project Drawdown, una organización sin fines de lucro que utiliza estrategias climáticas basadas en la ciencia para detener e incluso revertir el cambio climático. Sus conclusiones son dignas de mención: la principal de las estrategias para abordar el cambio climático es garantizar que las niñas de todo el mundo reciban educación.



Leer más: Mantener la calma en un mundo que se calienta: 8 pasos para ayudar a controlar la ansiedad ecológica


La investigación del Proyecto Drawdown muestra que con más educación las niñas tienen más probabilidades de gestionar su salud reproductiva, obtener salarios más altos, tener menos incidencia de enfermedades y contribuir positivamente a la nutrición de sus familias. Todos los resultados que tengan claros beneficios sociales, individuales y ambientales.

Al observar las percepciones públicas sobre el estado de la educación de las niñas en todo el mundo se revela un fenómeno importante: la gente duda de que tal objetivo sea factible. Un estudio de 2018 que consta de miles de encuestas en todo el mundo encontró que cuando se les preguntó: «En todos los países de bajos ingresos del mundo actual, ¿cuántas niñas terminan la escuela primaria?» la mayoría de las personas respondió sólo el 20 por ciento, cuando en realidad lo hace el 60 por ciento.

En pocas palabras, nuestras creencias sobre la educación de las niñas no sólo son negativas sino peligrosamente erróneas, y esta incapacidad para concebir que el objetivo sea posible presenta otra barrera para una acción eficaz para abordar los problemas globales. Desde la educación de las niñas hasta el cambio climático, las percepciones negativas de inutilidad e imposibilidad tienen graves consecuencias.

Mantener la esperanza

Decir las buenas noticias no significa negar las malas. El truco para dar buenas noticias no está en ignorar las realidades más oscuras de nuestro tiempo, por ejemplo, lanzando un optimismo ingenuo o ideológico que algunos think tanks o líderes populistas preferirían que adoptáramos. Este tipo de pensamiento sólo retrasa la acción y mantiene un enfoque de siempre frente al cambio climático.

Una descripción general de la terapia dialéctica conductual producida por la Universidad de California en San Francisco.

Más bien necesitamos pensar dialécticamente. El pensamiento dialéctico nos hace aferrarnos simultáneamente a realidades aparentemente opuestas, como la verdad de que todavía son muy pocas las niñas que reciben educación y que hoy en día el 60 por ciento de las niñas en los países de bajos ingresos están terminando la escuela primaria y muchas trabajan para lograr ese número. mucho más alto. O que puede haber noticias climáticas positivas en un mundo en llamas.

La esperanza que necesitamos hoy es oscura, sin duda. Reconoce las trágicas realidades de nuestro tiempo. y también busca, aprende y defiende sus éxitos. Es una esperanza activa sostenida por la convicción de que la realidad puede ser paradójica, tanto buena como mala.

Participar en el acto de la esperanza puede ayudarnos a sentirnos menos aterrorizados por el futuro y sentirnos más seguros en nuestra creencia de que es posible construir un mundo mejor y más justo. Todos haríamos bien en recordar esto si, o incluso cuando, nuestros líderes nos decepcionen en la COP28.

LEER  Las islas del Pacífico están de vuelta en el mapa y la acción climática no es negociable para los posibles aliados

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies