SOSTENIBILIDAD

Clima: Fuelóleo doméstico, coche de gasolina, avión… La UE presenta su proyecto «big bang»

CLIMA – Fin de los automóviles de gasolina, impuesto al queroseno en la industria aérea, impuesto a las importaciones, reforma del mercado de carbono a riesgo de aumentar los precios del combustible… Bruselas presentó el miércoles 14 de julio su proyecto legislativo «big bang» para lograr el clima de la UE metas.

La Comisión Europea ha presentado doce textos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del continente en un 55% para 2030 respecto a 1990, medidas que serán objeto de intensos debates durante al menos un año entre eurodiputados y Estados miembros.

“L’Europe est le tout premier continent à présenter une architecture verte complète: nous avons l’objectif, et désormais la feuille de route pour l’atteindre”, a déclaré Ursula von der Leyen, présidente de la Commission, lors d’une conferencia de prensa.

Fin de los coches de gasolina a partir de 2035

Si las consecuencias sociales de determinadas propuestas son preocupantes tras el movimiento de los «chalecos amarillos» en Francia, se esforzó en tranquilizar: «Nuestro plan combina la reducción de las emisiones de carbono con medidas para preservar la naturaleza y poner el empleo y la equidad social en el centro de esta transformación “verde”, subrayó el jefe del ejecutivo europeo.

Bruselas propuso el miércoles reducir a cero las emisiones de CO2 de los coches nuevos en la UE a partir de 2035, lo que de facto frenaría las ventas de vehículos de gasolina y diésel en esta fecha en favor de motores 100% eléctricos.

LEER  Alimentar al ganado con insectos podría hacer que la producción de carne y leche sea más sostenible

La medida va acompañada de un compromiso de desarrollar fuertemente las estaciones de carga en las carreteras europeas. “A lo largo de las principales carreteras de Europa, debe haber puntos de recarga cada 60 kilómetros”, prometió la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Gravar queroseno

La Comisión también propone gravar el queroseno para los vuelos dentro de la UE a partir de 2023, al tiempo que les impone una tasa mínima a los biocombustibles, algo que alarma a las empresas, que temen una “distorsión de la competencia” con el resto del mundo.

Pero el pilar principal es una ampliación considerable del Mercado Europeo del Carbono (ETS) establecido en 2005, donde se intercambian los «permisos contaminantes» necesarios para determinados sectores (electricidad, siderurgia, cemento, aviación intracomunitaria), que representan el 40 % de transmisiones del 27.

Hasta ahora, a la mayoría de las empresas objetivo se les han ofrecido cuotas de emisión gratuitas, que pueden revender: Bruselas quiere restringirlas drásticamente.

Bruselas también quiere que determinadas importaciones (acero, cemento, electricidad, etc.) se sujeten gradualmente a las normas del ETS a partir de 2026: los importadores tendrán que comprar “certificados de emisión” en función del precio del carbono que habrían tenido que pagar si las mercancías había sido producido en la UE.

La idea es eliminar toda competencia extranjera “desleal” y desalentar la reubicación. Para la Comisión, se trata de un “ajuste en frontera” y no de un impuesto, para contrarrestar la acusación de proteccionismo. Los ingresos alimentarán el presupuesto europeo.

En aras del equilibrio, los derechos de emisión gratuitos distribuidos a los fabricantes y aerolíneas de la UE para hacer frente a la competencia exterior disminuirían muy gradualmente, entre 2026 y 2036, antes de desaparecer.

“Es un ‘paquete climático’ histórico. El precio del CO2 subirá mecánicamente a un nivel que tendrá un gran impacto en los modelos económicos de las industrias”, que tendrán interés en adoptar tecnologías limpias, estima Pascal Canfin, presidente (Renovar, liberales) de la comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo. .

Precios del petróleo y los combustibles

Bruselas también quiere extender el ETS al transporte marítimo, así como al transporte por carretera y la calefacción de edificios en un “segundo mercado de carbono” a partir de 2026.

En la práctica, esto equivaldría a obligar a los proveedores de combustible o gasóleo de calefacción a comprar cuotas de emisión al precio del CO2, repercutiendo automáticamente este coste adicional en las facturas de los hogares.

ONG ecologistas y eurodiputados de todos los bandos se oponen ferozmente, por temor a los movimientos sociales: «Es un riesgo de chalecos amarillos y gorras rojas combinados (…) para una ganancia climática muy baja», según Pascal Canfin

Al afectar a los más vulnerables, inquilinos de viviendas mal aisladas o habitantes del campo, “la Comisión parece olvidar que son las clases medias las que pagarán el precio”, coincide Agnès Evren (EPP, derecha).

“Los edificios acaparan el 40% del consumo energético, y las emisiones del transporte por carretera siguen aumentando, es necesario a toda costa invertir la tendencia, de forma justa y social”, defendió la Sra. von der Leyen.

Fondo social contra la pobreza energética

La Comisión promete un “mecanismo de acción social”, un fondo alimentado por los ingresos del “segundo ETS” y evaluado por una fuente europea en 70 mil millones de euros durante diez años para contrarrestar la pobreza energética.

Pero Domien Vangenecheten, de la ONG E3G, denuncia la esperada ampliación, desde hace años, de las cuotas de emisión gratuitas a los fabricantes: “Vemos muchas zanahorias, sin la sombra de un palo”.

Los funcionarios electos verdes exigen su cese inmediato, exigiendo también “un precio mínimo” para el CO2. Por el contrario, las siderúrgicas abogan por el mantenimiento duradero de estas ayudas, que consideran necesarias para su competitividad.

“La ecología y la economía no deben oponerse, es crucial considerar la dimensión social (…) y rechazar una progresiva desindustrialización de la UE”, ruge el eurodiputado (PPE) Manfred Weber.

La Comisión también quiere aumentar significativamente la proporción de energías renovables prevista para 2030, incluida la biomasa extraída de los bosques, para disgusto de la ONG Greenpeace, que también denuncia la idea de un objetivo de absorción de CO2 a través de «sumideros de carbono» naturales. (bosques) que enmascararían reducciones insuficientes en las emisiones industriales.

Ver también en The HuffPost: No habrá reforma de la Constitución sobre el clima, concede Castex

LEER  Leonardo DiCaprio, ¿un "hipócrita ecológico"?Sus vacaciones en el yate no pasaron

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies